País

Primer lote de la vacuna contra COVID-19 llegará esta noche al país

Costa Rica espera hoy el arribo del primer lote de 9.750 dosis de la vacuna fabricada por la farmacéutica Pfizer y la empresa BioNTech contra COVID-19. Se prevé que el avión aterrice en el país a las 9 p.m.

Con estas primeras dosis en suelo nacional, la campaña de vacunación iniciará este 24 de diciembre en hogares de larga estancia y centros de salud para así inmunizar al personal de primera respuesta ante la pandemia.

La vacuna se aplicará en dos dosis, cada dosis distanciada por 21 días. Según explicó el ministro de Salud, Daniel Salas, el cuerpo demora 15 días -después de la segunda dosis- en “levantar el sistema inmunológico” para hacerle frente al virus.

“El hecho que la vacuna arribe hoy al país no significa que hemos superado la pandemia”, declaró Salas y agregó: “poco a poco iremos construyendo una casa de inmunidad, donde primero construiremos un cuarto, luego otro, después la cocina y así sucesivamente. Hasta que la casa esté completamente construida, no podemos abandonar los protocolos”.

Ese proceso de inmunización poblacional será paulatino y estará definido por la disponibilidad de la vacuna. Costa Rica está adquiriendo seis millones para cubrir al 80% de la población adulta (mayores de 18 años): tres millones se le comprarán a la farmacéutica Pfizer y la empresa BioNTech, un millón a AstraZeneca-Universidad de Oxford y dos millones a través de la iniciativa COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según Salas, se espera que el segundo lote de 10.725 dosis arribe la próxima semana al país. De esta forma, Costa Rica se convierte en uno de los primeros países latinoamericanos en poder iniciar su proceso de vacunación.

El presidente de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Román Macaya, atribuye esto a la toma de decisiones tempranas por parte de las autoridades para así asegurar la disponibilidad de la vacuna así como a una larga y fuerte trayectoria en vacunación cimentada en personal altamente capacitado, un sistema de salud capaz de distribuir las dosis de manera pronta y eficiente así como a una población dispuesta a ser inmunizada.

Asimismo, Macaya explicó que la vacunación contra COVID-19 no será masiva, sino que su objetivo es eliminar capas de riesgo. “Por esa razón, la vacunación será segura, controlada y de alto impacto”, dijo.

También, el presidente de la CCSS pidió a la población no acercarse a los centros de salud en busca de la vacuna. Se les insta a esperar instrucciones, los centros de salud se estarán comunicando con las personas según el esquema de vacunación que se anunció anteriormente donde se dividirá a la población en cinco grupos.

A nivel mundial, explicó Salas, la autorización de la vacuna fue dada para un uso de emergencia. Por esa razón, se está priorizando en el sector público de cada país. Según sea el proceso de registro que haga cada empresa farmacéutica y la disponibilidad de producto, el sector privado podría tener acceso a ella en el segundo semestre del 2021, según manifestó el ministro en conferencia de prensa.

Recuento de casos

La noticia de la llegada de la vacuna se dio en el día que se anunció un acumulado de 4.470 nuevos casos entre el sábado 19 y el miércoles 23 de diciembre: el sábado se registraron 1.019 casos nuevos, el domingo fueron 767, el lunes se contabilizaron 635, el martes fueron 911 y el miércoles cerró con 1.138 casos.

El total de casos confirmados asciende a 161.942: 79.161 mujeres y 82.781 hombres. A la fecha, 634 personas se encuentran hospitalizadas, 239 de ellas en cuidados intensivos con un rango de edad de cero a los 90 años.

Debido al aumento de casos, Salas manifestó que “el sistema hospitalario está casi al punto del colapso”. De hecho, la CCSS alertó ayer que, de las camas destinadas a pacientes críticos dentro de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales públicos, apenas quedan nueve.

“La limitación en las UCI esta dada por el recurso humano, no necesariamente por el equipo”, había aclarado Macaya en horas de la mañana en conferencia de prensa de la CCSS. Se refería al equipo de especialistas cuya formación demora unos 10 años. “No se puede capacitar a personal en tan solo un año de pandemia”, agregó.

Preocupados por la situación actual, cinco sindicatos médicos hicieron un “vehemente llamado para tomar medidas extraordinarias ante la gravedad de la crisis sanitaria” derivada de la pandemia por COVID-19. Entre ellas, proponen  el confinamiento inmediato desde este momento y hasta fin de año; también piden cerrar aeropuertos y fronteras, así como una extensión de la restricción vehicular sanitaria. 

Nuestros hospitales están colapsando y como país ya no contamos con recursos para brindarle atención a los conciudadanos que la requieran en las Unidades de Cuidado Crítico. Este colapso tendría, como lógico resultado un inminente y catastrófico aumento de la mortalidad por COVID-19, estamos ante el escenario más perjudicial, y nos depara la situación más difícil para Costa Rica”, manifestaron los sindicatos.

Ir al contenido