País En solo 24 horas se ocuparon siete espacios

CCSS reporta nueve camas libres para pacientes críticos en Cuidados Intensivos

De las camas destinadas a pacientes críticos dentro de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales públicos, apenas quedan nueve. Es decir, en tan solo 24 horas, se ocuparon siete espacios.

Así lo informó la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) este martes. La distribución de las camas críticas es la siguiente: dos en el Hospital San Juan de Dios, cuatro en el Hospital Calderón Guardia, dos en CEACO y una en el Hospital Fernando Escalante Pradilla de Pérez Zeledón.

“Cerca de un tercio de los pacientes COVID-19 que ingresa a cuidados intensivos va a experimentar una falla renal y, por ende, va a requerir una cama de cuidados críticos. Este umbral que alcanzamos nos coloca ante el riesgo de no poder darles el soporte que requieren estos pacientes. Necesitamos reaccionar, el sistema de salud no es infinito y estamos alcanzando una situación altamente peligrosa”, había dicho el ministro de Salud, Daniel Salas, en un comunicado fechado el 19 de diciembre.

Temor a colapso hospitalario

Costa Rica no es el único que teme al colapso hospitalario dado el incremento de casos en las últimas semanas.

En Suiza, los directores de los principales hospitales enviaron una carta al ministro de Salud solicitando mayores medidas de contención, incluido el confinamiento este fin de año. Temen una tercera ola de contagios después de las fiestas navideñas y, con ella, que el sistema hospitalario colapse.

En las últimas semanas, la situación hospitalaria en Ciudad de México es crítica. El pasado jueves, las autoridades habían reportado una ocupación del 80% en unidades de cuidados generales y 69% en UCI.

Ante el aumento de casos, el estado mexicano de Jalisco limitará los horarios a los comercios a partir del 25 de diciembre, también canceló las celebraciones de fin de año. En cuanto a Puebla, se cerraron los centros comerciales y recomendó que las reuniones familiares fueran en burbuja y con un máximo de seis personas, incluidos los niños.

Por su parte, Perú cerrará sus playas desde este 22 de diciembre hasta el 4 de enero de 2021. Esto con el objetivo de evitar aglomeraciones que pudieran propiciar contagios. Asimismo, amplió el toque de queda nocturno hasta el 4 de enero, estableciéndolo de 11 p.m. a 4 a.m. 

En Costa Rica, los hospitales también están reforzándose. De hecho, desde este lunes, hospital Fernando Escalante Pradilla complementó su labor en Emergencias con la Unidad Médica Móvil (UMM). Si bien esta UMM no amplía la capacidad de atención del centro de salud, sí garantiza que el flujo de personas sea más seguro.

Para Carlos Argüello Castro, jefe de Emergencias, esta UMM permite separar a los pacientes en dos áreas: en una se atiende a aquellas personas con patologías respiratorias y síntomas asociados a COVID-19, mientras que en la otra se reciben a pacientes que presentan otras condiciones de salud.

La UMM posee un tercer módulo que funciona como unidad de transito. “Una vez atendido el paciente, previo a hospitalizarlo, se ubica de manera transitoria en la UMM a espera del resultado de la prueba COVI-19, esto nos permite determinar el área donde corresponde ingresarlo”, explicó Argüello en un comunicado.

Si el resultado de la prueba es negativo y la persona no está en riesgo, entonces se traslada a uno de los centros médicos de la red de prestación de servicios de salud de la región Brunca.

Por una navidad segura

La CCSS aprovechó para hacer un llamado a la población a cuidarse y no bajar la guardia ante COVID-19: usar mascarilla, lavarse las manos, mantener el distanciamiento físico y evitar las aglomeraciones.

En el caso de las personas que deban trabajar estos días, la entidad recordó mantener distanciamiento físico de mínimo dos metros entre personas.

En las últimas tres semanas, según indicó la CCSS en un comunicado, se ha observado gran cantidad de personas aglomeradas en sitios públicos, incumpliendo además medidas sanitarias. Valga recordar que el virus se transmite de persona a persona a través de gotículas respiratorias que se expelen al toser, hablar o cantar.

“Lo hemos dicho y lo volvemos a decir. En el caso que la tendencia de incremento en la demanda de servicios de hospitalización por COVID-19 se mantenga, estaremos sobrepasando nuestra capacidad de camas y enfrentaremos la dolorosa situación que han pasado otros países. La CCSS ha hecho lo que le corresponde. Le toca a las personas ser responsables de cuidar su salud y la de los demás”, enfatizó Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS, en dicho comunicado.

Ir al contenido