País

Líderes de sectores sociales: sí hay alternativas que no sean negociar con el FMI

Grupos de la sociedad civil y sindicatos rechazan anuncio del Ejecutivo sobre negociaciones con el organismo internacional.

Dos meses después de anunciar que retiraría la propuesta inicial de negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Carlos Alvarado anunció este jueves que retomará las conversaciones con el organismo internacional, situación que causó malestar entre los sectores sociales del país.

Los grupos de la sociedad civil y sindicatos rechazaron el anuncio y aseguraron que en el país existen otras vías para salir de la crisis económica, más allá de las negociaciones con el FMI. Además, señalaron que el préstamo no resolverá los problemas, ya que existen fallas estructurales que se dejaron de lado.

Desde el 30 de octubre, UNIVERSIDAD había informado sobre el interés de Alvarado en mantener la negociación con el Fondo, la cual expresó durante una sesión virtual de la mesa de diálogo multisectorial.

Incluso, en la misma actividad defendió la necesidad de dichos créditos, al asegurar que «les pediría que apoyemos los créditos presupuestarios, porque son buenos para el país».

Este semanario recogió las impresiones de diez miembros de sectores sociales sobre el anuncio de Casa Presidencial, en las cuales se coincide en que existen otras alternativas y el desagrado hacia la propuesta.

Ana Rosa Ruiz, Mujeres en Acción

Consideramos que Costa Rica tiene opciones antes de ir a una negociación con el FMI. No hemos tomado las decisiones de fondo, tenemos problemas estructurales y el ir a este organismo es seguir con la misma dinámica de años atrás. El problema grave es que estamos cubriendo parte del déficit primario con deuda y seguimos con esa dinámica. Estamos en contra de ir a una negociación si antes no se toman decisiones. 

En la pandemia hay ganadores, hay sectores que se han visto más enriquecidos y deberíamos pedirles un aporte solidario ya para atender esta crisis. El Gobierno necesita más eficiencia, más interacción, no venta de activos ni reducción del gasto, porque estamos en una pandemia.

Montserrat Ruiz, Cámara Nacional de la Economía Solidaria

Nosotros siempre estuvimos en desacuerdo de cualquier negociación con el FMI mientras no se tomaran medidas contundentes en la reactivación económica, y eso era lo que solicitábamos desde un inicio.

Hemos participado en los diálogos, que sabemos que no iban a solventar las crisis, pero es un tema de que el Gobierno tiene que ver que va a hacer con la reactivación económica. No podemos decir que estamos opuestos, pero sí sorprendidos de que siga la posición de negociación con el FMI, cuando hay miles de organizaciones que han generado propuestas que solventan esta crisis sin ir a este tipo de negociaciones.

Sofía Guillén, economista

Es una pena que el país siga recurriendo a deuda, interna o externa. Ya hemos alcanzado niveles insostenibles porque las proyecciones de Hacienda decían que este año íbamos a superar el 70% de PIB de deuda. Es lamentable que el país recurra nuevamente a endeudarse más.

Nosotros tendíamos que estar dedicados a resolver los problemas estructurarles para dejar de seguir pidiendo prestado. ¿Cómo lograrlo? Consolidando un sistema tributario progresivo, cerrando portillos legales que permiten fraude fiscal, apoyar el tejido productivo local, garantizando el buen uso de los fondos públicos y el combate a la corrupción en vez de irnos a endeudar más.

Ni la Asamblea Legislativa ni el Poder Ejecutivo están dedicados a lo que deberían estar, a resolver los problemas estructurales de la crisis social y económica en la que estamos. Endeudarnos más solo empeora las condiciones financieras del país en el mediano plazo.

Gilbert Díaz, Sec

Nos llama siempre la preocupación de que sigamos la ruta de endeudamiento. Se dieron dos mesas de diálogo y eso nunca fue negociado.

Nos preocupa que se comprometa vender instituciones del Estado, como parte de los compromisos con el FMI.  Seguimos en la dirección de que no se deben dar este tipo de compromisos que pongan en riesgo instituciones y que nos endeudan más.

Podríamos haber resulto con nuestro propios recursos, lo que falta es decisión política. Consideramos que no podemos dejar de lado los fondos del Banco Central y que podemos recurrir a ellos.

Jorge Coronado, Bussco

Con el resultado de la mesa, que da 3.16% del PIB en medidas, dijimos que no era necesaria una negociación con el FMI, en el tanto somos del criterio que ese ajuste daba condiciones para proseguir medidas posteriores, pero internas, sin necesidad del fondo.

Esto es responsabilidad del Gobierno y tendrá que atenerse a las consecuencias de lo que esto signifique. Nosotros no nos prestamos, estando en la mesa de diálogo, a ninguna negociación del Fondo, fue un tema que ni siquiera se puso en la mesa y le tocará asumir al Gobierno la responsabilidad de ese anuncio y la acción que desarrolle.

Nosotros mantenemos la postura de no al FMI por lo que ha establecido históricamente en materia de ingresos y gastos. No nos sorprende el anuncio porque siempre supimos que la vía del Gobierno era la de golpear a los sectores populares y a la clase trabajadora.

Luis Chavarría, Undeca

Rechazamos este préstamo con el FMI, principalmente porque no son dádivas sino que vienen muchas exigencias que afectan las instituciones públicas y a los costarricenses.

Las reservas del Banco Central pudieron haber aliviado estas circunstancias, pero no se han querido tocar.

De parte de Undeca rechazamos esta posibilidad que viene a cercenar parte de la soberanía nacional.

Albino Vargas, Anep

Anep lo venía diciendo, que la mesa de dialogo era una manipulación urdida para decirle al FMI que ya se tiene una base social y que ya acabó la protesta en la calle porque se echó los sindicatos a la bolsa, los que participaron de esto.

Seguimos convencidos de que el país no necesita este Fondo, creemos en la validez y la importancia de la democracia de la calle y esperamos rearticular fuerzas con Rescate Nacional y otros sectores sociales cívicos y políticos.

Carlos Alvarado gobierna para las zonas francas y la banca, no para el pueblo. Lamentamos que hayan sindicalistas que validaran este proceso, porque fueron ‘tontos útiles’ de la maniobra gubernamental para entregarnos al FMI.

Xinia López, Rescate Nacional

Estamos muy preocupados porque siempre habían expectativas de que en la mesa de dialogo se tratara este punto, pero ni siquiera se valoró, quedó ahí.

Este anuncio es una ofensa para el pueblo, la gente no quiere eso porque sabe que atrás viene un paquete de impuestos. Nos oponemos totalmente y en eso hemos abocado nuestra baterías desde que arrancaron nuestras protestas. Condicionan al pueblo a impuestos y los pobres tendremos que pagar más.

Toda la culpa se la cargan al sector público, es una angustia pensar que los débiles y los pobres son lo que siempre pagamos más, los ganadores fueron los grandes empresariados y el Gobierno no se inmuta al saber que el hambre toca la puerta de los costarricenses todos los días, mientras se engrosa la cantidad de personas sin trabajo y sin comer. Hay mucha hambre y el Gobierno se hace el sordo, no se reactiva la economía, no se convocaron proyectos para los agricultores como la soberanía alimentaria. Es triste y angustiante.

Carlos Campos, Territorios Seguros

Los términos sobre los cuales se plantea ir a negociar con el FMI se hace sin haber discutido claramente en el espacio que el mismo presidente convoca y sin que se haga de forma transparente. Ese es el primer error: establecer un acercamiento con el FMI que no es desde la perspectiva costarricense, porque hay intereses muy adversos a defender la soberanía nacional y el principio de patria, lo que hace todavía más preocupante el tema.

Es un grave error que no se vea las opciones del foro del Banco Popular porque desde esa perspectiva demostramos que no es necesario plantear ese tema, que hay posibilidad de un gran acuerdo nacional para, entre todos, sacar adelante al país y al final el presidente está respondiendo a intereses que no son nacionales.

Es preocupante, porque en la construcción de confianza, que es tan importante, él mismo (presidente Alvarado) las rompe y no por otra razón que defender intereses mezquinos que quieren que la desigualdad social se profundice, esa es una salida equivocada.

Sabemos que hay intereses económicos muy concretos desde Horizonte Positivo y AED que son los interesados en hacer de este país un estado de conflicto, una situación de crisis para negociar sus grandes negocios. Eso no da la salida de oportunidades y construcción de soluciones para darle oportunidades a las personas más vulnerables.

Ir al contenido