Universitarias UCR es la institución con más carreras acreditadas de todo el país, con un total de 41

Universidades públicas «dan cátedra» a privadas en cantidad de carreras con acreditación

Más de 200 carreras y posgrados universitarios cuentan con una acreditación por parte del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes), entre las cuales, las universidades públicas se llevan la mayor parte.

Un total de 237 carreras universitarias o parauniversitarias están acreditadas por el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes), de las cuales, el 49% pertenecen a universidades públicas y el 41% a privadas, a pesar de que existen diez veces más centros universitarios privados que públicos.

“Los resultados sí evidencian el compromiso de un sector, de unas universidades y otras en la búsqueda de la calidad”, Rodrigo Arias, presidente del Conare.

De hecho, según el Estado de la Educación 2021, se contabilizan 53 universidades privadas en el país, al tiempo que 5 públicas y otras 5 internacionales.

No obstante, las casas de enseñanza superior públicas acumulan, entre las cinco, un total de 116 acreditaciones, mientras que, en el caso de las privadas, solamente 17 de las 53 universidades existentes tienen al menos una acreditación y entre todas ellas suman 97 carreras acreditadas.

Entre las carreras acreditadas de ambos tipos de universidades, se encuentran pertenecientes a Ciencias Económicas, Educación, Derecho, Ciencias de la Salud, Ingeniería, Computación, Matemática, Psicología, entre otras.

Asimismo, según datos del Consejo Nacional de Rectores (Conare), para 2019 las universidades privadas otorgaron en total 30.651 títulos, mientras que las públicas se quedaron en 17.347 diplomas entregados.

En este sentido, el presidente del Conare y rector de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) reafirmó el compromiso de las universidades estatales con la acreditación:

“El compromiso de la universidad pública es de buscar esa actualización, esa pertinencia, esa respuesta oportuna a las necesidades de la población y la sociedad, lo cual se cumple, en gran parte, pues con esa verificación de la calidad académica de nuestras carreras”.

Asimismo, la directora ejecutiva del Sinaes, Laura Ramírez, comentó a UNIVERSIDAD que la importancia de contar con carreras y posgrados con acreditación oficial radica en que en el impacto que esto tiene sobre el desarrollo social y económico del país: “Sinaes solicita a esas carreras y posgrados estar atentas a los cambios del mercado y el entorno social a través de consultas periódicas a empleadores y graduados, lo que se traduce en planes de estudio actualizados”.

Ramírez explicó que la acreditación es un proceso al que cada institución se somete de forma voluntaria, el cual resulta de mucha relevancia para estudiantes de secundaria, padres de familia, universidades y parauniversidades, así como empleadores del sector público y privado.

Compromiso con la calidad

El presidente del Conare señaló que los datos del Sinaes demuestran el “compromiso a lo largo del tiempo” que unas y otras universidades tienen en aras de “avanzar con la calidad académica”. Para Arias, la certificación es compromiso no solo con la búsqueda permanente de la calidad, sino también con el estudiantado.

Explicó que se trata de “todo un espíritu institucional orientado a cumplir con la calidad que se exige”, además de que con estos datos se refleja el compromiso con la búsqueda de la calidad de las universidades de cada sector, aunque destacó que “también debemos de reconocer que algunas de las privadas tienen una cantidad un poquito más alta, entre todas, y algunas por lo menos tienen una”.

“Uno podría preguntar ¿y por qué las demás no se someten a esa acreditación de la calidad académica? Creo que los resultados sí evidencian el compromiso de un sector, de unas universidades y otras en la búsqueda de la calidad”, agregó Arias, al tiempo que resaltó que es importante que todas las universidades, públicas o privadas, sigan avanzando “por el camino de la acreditación académica, porque la sociedad lo necesita y lo demanda”.

Por su parte, la presidenta de la Unión de Rectores de las Universidades Privadas (Unire) y rectora de la Universidad Latina de Costa Rica, Rosa Monge, indicó, ante las diferentes consultas de este Semanario, que consideran valioso analizar tres puntos específicos.

En primer lugar, Monge destacó que 3 de las 17 universidades privadas con acreditaciones “representan más del 50% de esas 97 carreras acreditadas”, las cuales son la Universidad Latina de Costa Rica (24), Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit, 15) y la Universidad Hispanoamericana (UH, 12).

Por otra parte, la presidenta de Unire quiso destacar que la Universidad Latina supera a algunas universidades públicas, como la UNED (23) o el Tecnológico de Costa Rica (17): “Desde Unire, consideramos que la acreditación sí es una prioridad para algunas universidades privadas y que comparar o indicar que esta situación es un reflejo de la calidad de una universidad privada con una universidad pública, es muy subjetivo”.

Finalmente, la rectora de la Universidad Latina explicó que, a pesar de que el proceso de acreditación de carreras es voluntario, este “requiere una inversión muy alta de dinero” y que las universidades privadas no cuentan con presupuesto del Estado, a diferencia de las públicas.

Según confirmó el Sinaes, para 2022 el costo de acreditación de una carrera universitaria con sede en Costa Rica es de $800 y de aprobar todo el proceso se deben cancelar $600 adicionales, por concepto del Avance de Cumplimiento del Compromiso de Mejoramiento (ACCM).

Lo anterior quiere decir que, en este año, la acreditación implica una inversión de unos $1.400, lo cual al tipo de cambio actual equivale a cerca de ₡897.400, lo que es menos costoso, por ejemplo, que el pago de un cuatrimestre de Psicología en la Ulacit.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido