País

Seguridad intervino 1.300 fiestas durante fin de semana

Según el ministro, Michael Soto, esta tipo de actividades sigue en aumento, pese al incremento de casos positivos por COVID-19.

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, informó este lunes que el Ministerio de Seguridad tuvo que intervenir en 1.300 actividades privadas durante el fin de semana. En estas fiestas se atendieron escándalos musicales, aglomeración de personas y consumo de licor.

Las autoridades de salud habían pedido evitar este tipo de reuniones, ya que contribuyen a la propagación de la COVID-19, pero la medida se ha irrespetado en varios sectores.

«Uno creería que con los números que acaba de indicar el ministro de Salud hay un mayor número de conciencia, pero no. Lamentablemente seguimos teniendo fines de semana tremendamente movidos, con una inconsciencia de nuestros ciudadanos con respecto a lo que está viviendo el país», afirmó el ministro Soto.

El jerarca comentó que incluso se han enfrentado a situaciones de violencia cuando los oficiales intervienen en las actividades.

«En Purral de Guadalupe recibimos el reporte de una fiesta. Los oficiales de la Fuerza Pública llegan al lugar y la persona que organizaba estaba alcoholizada, sale con un machete y hubo que desarmarlo y detenerlo. A ese nivel llegamos cuando lo que pretendemos es proteger a la ciudadanía por la seguridad de los costarricenses y ocurren este tipo de circunstancias», dijo.

Soto agregó que se está trabajando con el Poder Judicial, ya que la ley de salud permite a los funcionarios del Ministerio de Salud a pedir una orden de allanamiento cuando hay una situación que vaya en contra de la salud, como en el caso de la pandemia.

Por su parte, el ministro de Salud, Daniel Salas, aseguró que en estos casos se pueden establecer multas económicas, pero que la intención es que la gente comprenda lo perjudicial de romper las burbujas sociales.

«No quisiéramos multar a nadie, pero una sanción es tratar de decirle a la gente que no lo vuelva a hacer y que los del alrededor vean que es algo que puede ocurrir. Vean la cantidad de personas que se están internando, que están falleciendo de forma más continua. Es un escenario que no quisiéramos tener pero está acá y va a depender mucho de la forma de actuar de las personas», afirmó Salas.

Ir al contenido