País Segundo debate será jueves

Revancha opositora restringe presupuesto a ojos cerrados sin saber qué afectaron

Abrupta votación de moción liderada por el PLN provocó que diputados votaran sin precisar recortes de plazas y programas específicos.

El primer debate del presupuesto extraordinario propinó un complejo golpe multimillonario que tocó partidas de sistemas, viáticos, plazas, servicios de contratación, programas específicos, entre otros. Inclusive ordenó un congelamiento de plazas para el sector público, con un futuro incierto para su aplicación.

El recorte neto fue de ¢162 mil millones para el Presupuesto Nacional para el 2021.

El grueso de esa pérdida provino de una moción que firmaron 39 diputados en oposición y con afectaciones a ministerios y sus órganos adscritos.

Además de variar los destinos que pidió el Ministerio de Hacienda, también ordena

20 “reglas” que limitarán las contrataciones del Gobierno y otros.

Tras un trámite atropellado para ese cambio, el presupuesto fue aprobado en primer debate  con 48 votos a favor y tres votos en contra de los diputados José María Villalta (Frente Amplio); Melvin Núñez (Restauración Nacional) y Erick Rodríguez.

Legisladores y asesores identifican como voceras de la moción recortista a las liberacionistas Ana Lucía Delgado y Silvia Hernández, ambas miembros de la Comisión de Hacendarios y, también, primeras firmantes de la lista de la moción.

“A mí me sorprendió muchísimo que se tocara Seguridad porque era evidente. Yo soy, tal vez, demasiado ingenua en esto”, Zoila Volio.

“El equipo técnico que lo trabajó estuvo integrado por los asesores de Liberación Nacional, Unidad Social Cristiana, Restauración Nacional y se sumó a Nueva República. Y estuvo liderado por los Jefes de Fracción de dichos grupos y fracciones parlamentarias”, informó la diputada Hernández en un mensaje de texto.

En un único traspié del plan de recorte, Hernández fue la vocera, para defender a la compleja moción. Aunque la oposición se saltó fácilmente las 73 mociones en la lista para priorizar la del recorte (la número 74), el avance se estancó cuando intervino un órgano técnico que señaló falta de información sobre plazas recortadas.

El plenario esperó con incertidumbre que se aclarara si la moción podía ser anulada específicamente por no saber cuántas plazas pretendían cerrar.

No obstante, después de que 48 diputados aprobaran el plan de recorte, esas dudas fueron disipadas por el jefe de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez, que pretendió tranquilizar diciendo que Hacienda enviará la información “para subsanar cualquier error que existiera o faltante de información que existiera en la moción que acabamos de aprobar”.

Hacienda tendrá que aclarar los nublados que crearon los diputados, con el presupuesto que el ministerio solicitó y defendió por mantener en ¢11,4 billones. Con los recortes, ahora son ¢11,3 billones.

Dos advierten que diputados no saben qué votaron

Pese a que hubo quejas de la fracción PAC contra posibles afectaciones en puestos de educadores (Laura Guido) y protección de áreas de conservación (Paola Vega), el jefe de los oficialistas afirmó en un mensaje que “Aunque en cierto momento existieron dudas sobre la moción, la información que remitió Hacienda nos  brindó seguridad sobre su viabilidad”.

No obstante, frente a la moción recortista, Welmer Ramos quebró con su bancada y se unió a José María Villalta, el diputado que calificó de “improcedente” el plan opositor y quien advirtió que se hizo un trámite acelerado para evitar las críticas.

Ramos votó a favor del presupuesto, en el primer debate. No obstante, dice que por la moción 74 serán afectados los CEN-CINAI (que brindan comida y cuido a niños de escasos recursos). Afirma que está revisando esas partidas.

“Aquí no hay nada de economía ni de ciencia política. Aquí lo que hay es política partidista y electorera, de la más fea. Eso es terrible. Es una moción imprecisa, demasiado grande y con falta de información. Muchos diputados votaron a ojos cerrados. Eso va a ocasionar interpretaciones de terceros que pueden ser contraproducentes para la legalidad que tienen que tener estos trámites”, afirmó Ramos.

Durante el debate, se pidió al PAC y Frente Amplio información sobre las presuntas afectaciones. Dada la premura y dimensión de la moción, asesores de ambos despachos afirmaron estar en trámite de su análisis específico.

Además de llegar al límite de tiempo, votarse en primer lugar, la moción apareció en un formato diferente al usual, en el que únicamente se suman los montos por ministerio y no por programa. Los diputados que estudiaron el cambio debieron sumar individualmente las partidas para lograr entender la dimensión de sus pérdidas.

“Por lo menos mi equipo lo revisó, en términos generales lo vimos bien”, afirmó la subjefa del PUSC, Shirley Díaz.

¿Faltantes? En presupuestos extraordinarios

En palabras de dos diputadas firmantes y votantes del recorte, eventuales faltantes serán solicitados vía extraordinarios. Como referencia, este 2020, el Gobierno enfrentó resistencia legislativa para tramitar cuatro de ellos; de hecho, el segundo fue rechazado por el plenario, en razón del aumento al gasto público.

“Siempre puede que queden algunas partidas (en las) que no hay claridad absoluta de cuál va a ser el impacto del recorte. Sin embargo, se pueden hacer presupuestos extraordinarios. Es mejor hacer ahora el recorte y que se haga un extraordinario, después, en caso de ser necesario, que dejar fondos ociosos por los cuales seguir pagando intereses de la deuda (interna)”, afirmó la socialcristiana Shirley Díaz.

La independiente Zoila Volio, quien habló en contra de un “golpe” por  ¢5.309 millones en el Ministerio de Seguridad, afirma que esa cartera ya tenía déficit por ¢10.000 millones.

“Yo he hablado con miembros de la Comisión (de Hacendarios) y me han dicho que tranquila, que en el primer presupuesto extraordinario podemos incluir y ajustar esta parte de Seguridad (…) A mí me sorprendió muchísimo que se tocara Seguridad porque era evidente. Yo soy, tal vez, demasiado ingenua en esto. Uno lo ve tan evidente (que no debía hacerse un recorte), diay, no, en política no hay nada evidente”, dice la diputada.

La legisladora prevé afectaciones en “uniformes y chalecos antibalas” y otros temas de operación.

“Hay partidas que hablan que son viáticos, pero muchas veces son traslados para algo operacional como un allanamiento, un seguimiento. Hay partidas en el combate al narcotráfico que también se disminuyeron… Entonces, mi posición es que en el primer presupuesto extraordinario tenemos que devolver esta partida lo más que podamos a Seguridad”, dijo Volio a UNIVERSIDAD.

Ministerios sin opinión aún

Manifestaciones públicas de las instituciones afectadas fueron prácticamente nulas, pues no tuvieron tiempo para reaccionar a la maniobra.

El Tribunal Supremo de Elecciones (con un recorte de ¢2.610 millones) manifestó en un comunicado de prensa que específicamente están en riesgo: “un contrato de alquiler de un centro de datos alterno” que alberga una copia secundaria de sus datos y “los sistemas de información que se utilizarán durante las elecciones”, entre ellos, la línea de llamadas de información 800-Elector.

Sobre esos recortes al TSE también se consultó con la subjefa del PUSC, quien manifestó desconocer las implicaciones para las elecciones del 2022.

“Sería hilar muy delgado. Esas preguntas mejor se las hacés a los diputados de Hacendarios”, dijo Díaz.

Durante la discusión parlamentaria, UNIVERSIDAD pidió opinión a los jerarcas de los ministerios de Trabajo (recorte de ¢4.012 millones); Educación (la mayor afectación con una pérdida de ¢77 mil millones); Transporte (¢31 mil millones) y Cultura (¢1.500 millones).

Trabajo y Transporte, al cierre de esta nota, no emitieron criterio.

Educación prefirió no referirse al tema hasta tener “mayor claridad de las mociones”.

En el caso de Cultura y Juventud, la ministra Sylvie Durán envió por correo electrónico reafirmando que “lo que se aprobó fue la propuesta que se trabajó con el Ministerio de Hacienda, sentimos que este escenario es el de menor afectación al MCJ. Es un escenario en el que priorizamos reactivación del sector, presencia en territorios y acceso de servicios culturales para la ciudadanía”.



Tres impactos en MEP, MOPT y Salud

En total, la moción liderada por PLN suma recortes por ¢192 mil millones. Asimismo, aumenta gastos por ¢37.469 millones (es decir, neto, el recorte es de ¢154 mil millones). De ese aumento, ¢28.000 millones son transferencias del Ministerio de Vivienda hacia “instituciones públicas financieras”.

Estos son los ministerios más afectados por los multimillonarios recortes.

Ministerio de Educación Pública Recorte de ¢77.417 millones. En los programas de educación de preescolar a secundaria (académica y técnica) se recorta por un total de ¢6.518 millones las subpartidas de “sueldos para cargos fijos”. Asimismo, los montos destinados para las suplencias suman un recorte de ¢6.957 en todos los ciclos.

Por otro lado, también se le aumenta al ministerio ¢8.469 pero ese dinero va a, en su mayoría, a transferencias “de instituciones descentralizadas no empresariales”.

Ministerio de Obras Públicas y Transporte Recorte de ¢31.095 millones. De esta suma, ¢12.157 millones (casi 40%) son partidas del Consejo Nacional Vial (CONAVI). De este órgano, encargado de construir y preservar la red nacional, una única subpartida titulada “Vías de comunicación terrestre” recibió un impacto de ¢6.000 millones y una subpartida de “Servicios de ingeniería y arquitectura” otro recorte de ¢5.000 millones.
Ministerio de Salud Recorte de ¢13.952 millones. De estos, ¢9.592 (69% del total)  fueron tomados de la Rectoría de la Salud, con un recargo importante a las transferencias que hace el ente ejecutivo hacia gobiernos locales e “instituciones descentralizadas no empresariales”.

Fuente: Moción 74 del proyecto del Presupuesto Nacional 2021.


 

Ir al contenido