País

Presidente de la CNE afirma que condiciones en Upala aún no permiten bajar alerta naranja

Ante las preguntas firmuladas por las y los diputados, el jerarca de la Comisión Nacional de Emergencias explicó que los números de casos de COVID-19 en Upala aún no son bajos.

El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexander Solís, dijo hoy que si bien el cantón de Upala, en la Zona Norte, mantiene 28 casos activos de personas con COVID-19 y efectivamente los números van descendiendo, todavía no hay condiciones para bajar la alerta de naranja a amarilla en ese lugar.

Solís hizo la aclaración esta tarde durante su comparecencia ante la comisión legislativa especial de la provincia de Alajuela, por consultas de los diputados Erwen Masís (Unidad Socialcristiana) y Nidia Céspedes (Nueva República).

Esta mañana hubo una manifestación de comerciantes en el parque de Upala bajo el lema «No más alerta naranja», en la que solicitaron a las autoridades que les permitan abrir los comercios, alegando que ya no pueden mantener a sus familias ni hacer frente a las deudas, ante la crisis económica por el cierre sanitario de establecimientos.

El concejo municipal de Upala también envió una carta a la vicepresidenta Epsy Campbell, al Ministro de Salud Daniel Salas y a Solís, solicitándoles que expliquen los criterios usados para catalogar a los cantones y distritos bajo alerta naranja, aún cuando se encuentran hasta a una hora de distancia entre ellos.

Alexánder Solís señaló que los parámetros para establecer las alertas tienen que ver con factores cualitativos y cuantitativos. Uno es el coeficiente de variación (variación de casos entre cada semana) y si la variación es mayor a 30% se pasa de alerta amarilla a alerta naranja. En la última semana Upala tuvo un 90% de coeficiente de variación. Otro es la pendiente estadística y si esta es mayor a 1, el distrito pasa a estar bajo alerta naranja. Upala tiene una pendiente estadística de 5,5.

El jerarca detalló que hay distritos de Upala donde se ha dificultado más la contención y que las alertas también tienen que ver con movilidad. Por ejemplo, los distritos de Dos Ríos, Aguas Claras y Buenos Aires son rutas de movilidad y corredores migratorios hacia Liberia.

«Esto no es una fórmula tan sencilla como la han querido hacer ver. Si en este momento se abre el comercio, por la forma en que la gente se está comportando, en dos semanas vamos a estar juntando personas de la calle, gravemente enfermas. Esto se nos va a salir de las manos el día en que no podamos atender a la gente en los hospitales. La salud es primero y hay que balancear esas medidas», insistió Solís.

Ir al contenido