Por cada consumidor optimista, existen casi 9 pesimistas, revela encuesta de la UCR

Un 54,4% de las personas consultadas espera que las tasas de interés de los préstamos aumenten, lo cual explica el deterioro en expectativa sobre su situación económica personal, según la encuesta presentada hoy.

Tras seguir experimentando la epidemia por COVID-19, la confianza de los consumidores en Costa Rica bajó de 36,6% en mayo a 28,% y se vive uno de los estados de pesimismo más acentuados registrados en el país desde el año 2002, según la encuesta de agosto de Confianza de los Consumidores, realizada periódicamente por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El investigador Johnny Madrigal Pana, quien coordinó la encuesta, dijo esta mañana que el nivel de pesimismo que se registró actualmente, se ha presentado en tres ocasiones a partir de 2018. “Esta es una situación muy particular que demuestra que hay un efecto pandémico; pero también que el pesimismo que sentían los costarricenses ya lo traían por lo menos desde noviembre de 2018”.

De acuerdo con la encuesta, se valora negativamente la actualidad económica del país y también se percibe negativo el futuro económico. La mayoría de consumidores espera un deterioro de su situación económica personal en los próximos 12 meses porque consideran que aumentarán las tasas de interés de los préstamos; que disminuirá el ingreso familiar; y perderán capacidad de compra.

Por cada consumidor optimista, existen casi 9 pesimistas, ya que los pesimistas aumentaron de 32,9% a 47,4% y los optimistas disminuyeron de 9,0% a 5,4%.

Otro punto abordado está relacionado con las percepciones sobre la política económica y social del Gobierno. Según Madrigal, «es interesante que al principio de la pandemia, de febrero a mayo, había más positivismo, la gente consideraba que había un trabajo bueno; pero ahora bajó y quienes consideran que se está haciendo un trabajo pobre en materia político económica aumentó 50%».

“En los últimos tres meses, la disminución de la confianza se dio en hombres y mujeres, en todos los grupos de edad y niveles de educación”, señala el documento y agrega: “el deterioro de la confianza en el país es generalizado o, en otras palabras, es similar en diferentes estratos poblacionales”.

Con respecto a cómo se valora el momento para comprar bienes como casa y carro, un 79,2% considera que son malos tiempos para comprar casa y un 90,4% para comprar carro.

«¿Qué va a pasar en los próximos tres meses?, en el sentido de que se están haciendo aperturas con el objetivo de reactivar la economía y si eso funciona positivamente entonces es probable que la confianza empiece a aumentar; pero también podría tener otro efecto. Si aumenta el número de casos la gente se va a poner más negativa y la confianza puede bajar aún más, declaró Madrigal.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments