País

Matrimonio igualitario: «Al final cualquier cosa podría pasar por objeción de conciencia», advierte abogada.

Luego de la decisión de la Sala Constitucional de otorgar el derecho en el caso de los matrimonios igualitarios, Arroyo asegura que podría abrirse un portillo para sancionar de la misma forma otros temas.

La abogada Larissa Arroyo aseguró que la decisión de la Sala Constitucional de permitir que un juez o jueza se apeguen a la objeción de conciencia en caso de no querer realizar una unión entre personas del mismo sexo puede dar paso a que se use como justificación para otros temas.

«Así como se hizo en el matrimonio igualitario podría hacerse lo mismo para matrimonios interraciales, o que alguno diga ‘yo no quiero que un esposo o esposa le pague pensión porque eso no está bien, debería trabajar’. Al final cualquier cosa podría pasar por objeción de conciencia, porque lo que están haciendo es reconocer que la persona puede decidir de acuerdo a sus valores personales si quiere o no cumplir con su papel de juez», explicó.

La objeción de conciencia es la razón o argumento que alguien opone a una idea o una propuesta para rechazarla, negarla o impedir que se lleve a cabo, por razones de pensamiento, consciencia o religión.

Sin embargo, el voto de la Sala Constitucional permitirá aplicar este principio únicamente a los jueces que actualmente estén desempeñando esta función.

«La Sala hace algo muy raro, porque lo que establece es un trato diferenciado entre las personas que ya están como juez o jueza, y las que van a serlo en un futuro. Lo que dice es que la objeción de conciencia se le va a permitir a aquellas personas que ya están ejerciendo y no se permitiría a la gente que se vaya a contratar», dijo Arroyo.

En la misma sentencia, la Sala estableció que las parejas del mismo sexo no pueden recibir un trato desigual, por lo que se les debe asegurar el acceso al matrimonio, a pesar de la posible objeción de conciencia de algún juez.

«La Sala lo que dice es que un juez puede negarse, pero que el Poder Judicial tiene que resolver y poner a una persona que no tenga problemas con este tipo de unión, reemplazarlo; lo que no queda claro es cómo se va a hacer. Yo asumiría que tendrán que hacer algún tipo de normativa interna, pero en este momento no hay nada aún», afirmó Arroyo.

Ir al contenido