INAMU, federaciones y colectivas exigen que aprueben proyecto de ley contra acoso callejero

El proyecto de Ley contra el acoso sexual callejero estaba listo para ser votado hoy en primer debate; sin embargo, su votación fue pospuesta hasta el lunes.

Mientras el proyecto de Ley contra el acoso sexual callejero está estacionado en el plenario de la Asamblea Legislativa, listo para ser votado, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), federaciones de estudiantes universitarias, colectivas feministas y más de 9.000 personas que firmaron una petición, exigieron su inmediata aprobación.

“El acoso sexual en espacios públicos es una forma de violencia contra las mujeres y debe ser sancionado. Sus escenarios son muchos y sus cómplices quienes lo justifican, lo minimizan y lo naturalizan”. Con estas palabras,

La Ministra de la Condición de la Mujer y presidenta del Inamu, Patricia Mora Castellanos, expresó: “El acoso sexual en espacios públicos es una expresión de violencia machista que continúa, con toda impunidad, invadiendo el cuerpo de las mujeres, socavando su dignidad y limitando su libertad y su derecho al libre tránsito”.

“El acoso sexual callejero no es inofensivo; puede llevar rápidamente a otras formas de violencia sexual”, manifestó Mora en un comunicado de prensa.

Asimismo, estudiantes universitarias, organizaciones de mujeres y más de 9.000 personas firmaron una petición para que “el Estado costarricense garantice una vida libre de acoso sexual en los espacios públicos”, como un derecho de las mujeres “a transitar y permanecer seguras, sin temor a la exposición a ningún tipo de acto de violencia sexual en espacios públicos, espacios privados de acceso público o medios de transporte”.

Andrea Carazo, representante estudiantil de la Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional (Feuna) ante el Consejo Universitario, dijo a UNIVERSIDAD que este proyecto de ley es un gran avance y un paso afirmativo en cuanto a que el estado garantice una vida digna en el marco del respeto a los derechos humanos.

¿Qué cambia el proyecto de ley?

La iniciativa de ley 20.299 estipula el acoso sexual como una forma más de violencia y reconoce esta conducta como delito y no solo como una simple contravención.

Sanciona como delitos el acoso sexual en espacios públicos o de acceso público; el exhibicionismo o masturbación en espacios públicos, de acceso público o en un medio de transporte remunerado de personas; la persecución o acorralamiento; y la producción de material audiovisual con connotación sexual de otra persona sin su consentimiento.

Además, tipifica como contravenciones las palabras, ruidos, silbidos, jadeos, gemidos, gestos o ademanes con connotación sexual hacia otra persona sin su consentimiento. Esto será penado con entre 15 y 30 días de multa.

Los delitos de exhibicionismo o masturbación en público recibirán prisión de seis meses a un año, o de 30 a 45 días multa. Quienes persigan o acorralen “con una connotación sexual” a otra persona tendrán una sanción de prisión de entre ocho meses y un año, o de 30 a 45 días multa. La “producción de material audiovisual”, es decir, grabar, captar, producir audio, fotografía o video “con connotación sexual de otra persona sin su consentimiento” será penada con “prisión de 18 meses a los tres años, o de 30 a 45 días multa”.

Según el proyecto de ley, se consideran agravantes de los nuevos delitos si son cometidos por “dos o más personas”; si perjudican a una persona menor de edad; a una persona adulta mayor de 65 años o a una persona con discapacidad. La reincidencia del delito también se considera un agravante por el que “la pena a imponer será únicamente la de prisión”.

“Es más fácil en la actualidad ir a denunciar que me robaron un celular, a que me están acosando sexualmente”, dijo Carazo.

“Uno de los aspectos más importantes que tiene el proyecto de ley es que al tipificar estas cosas como delitos, esto permite que nosotras podamos ir a denunciar y tener derecho a una investigación sin tener todos los datos de la persona acosadora, porque evidentemente no los conocemos cuando nos están acosando en la calle, transitando en un espacio público”, comentó Carazo.

Cambio cultural

El Segundo Estado de los Derechos Humanos de las Mujeres (2015) habla de una incidencia del acoso sexual callejero en un 70% de las mujeres. La II Encuesta nacional de salud Sexual y Reproductiva (2015) concluyó que un 75% de las mujeres costarricenses reportaron haber sufrido actos de contenido sexual indeseados y de alto impacto para su salud integral en espacios de acceso público, por parte de hombres desconocidos.

Como ha enfatizado el Inamu y las organizaciones de mujeres, el avance normativo en este tema debe ir acompañado del cambio cultural. El Inamu informó que en los próximos días impulsará una campaña sobre acoso callejero, que circulará en su primera etapa en redes sociales y luego en formatos diversos, incluido un manual de bolsillo dirigido a las mujeres que transitan la ciudad.

“Aún así, nos queda pendiente como sociedad un abordaje integral que involucre la educación, la promoción de una cultura no violenta y cada vez más inclusiva, y programas efectivos que disminuyan las desigualdades y la reinserción social”, comentó Carazo.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments