VIH: Hablemos sobre masculinidades, Grindr, «poppers» y la PrEP

Pie de imagen: Andrés Serrano. Obra «Blood on Semen III». Parte de la exhibición Art AIDS America Chicago.

Uno de los grupos en los que es más difícil la prevención de transmisión de VIH en Costa Rica es el de aquellos hombres que tienen sexo con otros hombres pero que no se consideran a sí mismos gays ni bisexuales; y son, tal vez, quienes viven su sexualidad en la mayor clandestinidad, según el Proyecto Nacional de VIH.

En el país se reporta una alta prevalencia del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en la población de hombres que tienen sexo con hombres (HSH), un grupo donde se suelen dar prácticas sexuales de riesgo, según las autoridades de salud y activistas en la lucha contra el VIH.

Entre 1983 y 2018 en Costa Rica se han registrado 11.076 personas diagnosticadas con VIH. Solo entre 2013 y 2017 se registraron 4.235 nuevos diagnósticos de VIH y un 84,9% de ellos eran hombres, de acuerdo con datos de la Dirección de Vigilancia de la Salud (DVS) del Ministerio de Salud.

Pero además, en el 2017 se hizo una encuesta en la población expuesta a mayor riesgo de contraer VIH del Gran Area Metropolitana (GAM). En HSH, la prevalencia fue de 15.4, en mujeres trans de 24.6 y en mujeres trabajadoras sexuales de 1.3.

David Paniagua trabaja con la Asociación Demográfica Costarricense (ADC) en el Proyecto VIH Costa Rica, dirigido específicamente a HSH y mujeres trans en el GAM y en Puntarenas. Explicó a UNIVERSIDAD que actualmente tienen un abordaje distinto en la prevención, promoviendo una reflexión sobre cómo ha sido el aprendizaje de su masculinidad y de su sexualidad, y hablando sobre el uso de la red social Grindr, el uso de “poppers” y de la profilaxis pre exposición –más conocida como PrEP-.

Prácticas sexuales de riesgo

“No todo hombre tiene que definirse como gay o bisexual si tiene prácticas sexuales con otros hombres. Eso es completamente válido y hay un respeto por la forma en que cada persona se percibe”, indicó Paniagua.

“De ahí surge la categoría de hombres que tienen sexo con hombres; pero también hay que entender que hay ciertos parámetros culturales que precisamente norman la heterosexualidad como una regla. Y hay prácticas que acompañan la construcción cultural de la masculinidad, como las ideas de que los hombres no pueden controlar su sexualidad, y una idea de la masculinidad que no implica el autocuidado, que no implica empatía, que no implica procesos donde puedan conectar de una forma más auténtica con lo que son”, señaló Paniagua.

Todo esto incide en tener prácticas sexuales de riesgo; es decir, cualquier práctica sexual sin el uso correcto del condón.

En una encuesta reciente a HSH sobre comportamientos vinculados al riesgo de transmisión del VIH se les preguntaron las principales razones para no usar el condón y un 54.2% dijo que cuando tenían relaciones con una pareja estable y un 48.1% que cuando tenían sexo oral. Los datos provienen de la “Encuesta de comportamiento sexual y prevalencia de VIH e ITS y estimación de la población de HMS”, elaborada por el Ministerio de Salud, la Caja Costarricense del Seguro Social y organizaciones no gubernamentales.

Julio César Hernández Gil, coordinador del grupo de adultos positivos de Gente Positiva Costa Rica, recordó que “a nivel global venimos de un patriarcado, donde en la comunidad de hombres que tienen sexo con hombres y la comunidad gay, se ve mucho el machismo”.

“Es importante comprender que a la hora de tener relaciones sexuales, por más hombre que uno sea, debe aprender a respetar su cuerpo y su salud, usando el condón”, dijo Hernández a UNIVERSIDAD.

El activista recalcó que hay quienes no se cuidan porque creen que por ser hombres, por ser machos, nunca les va a pasar nada. Pero que no hay que dejar que la otra persona imponga tener relaciones sexuales sin condón, y que no hay que dejarse controlar ni manipular.

“Aunque me interese una persona, que me gusta y está muy bien y vamos a tener relaciones sexuales pero me dice que no usa condones, le decís: ‘si vos no te cuidás, yo sí’”, añadió Hernández.

El trabajo de pares

Laura Sánchez, directora del Proyecto Nacional de VIH, afirmó que el grupo de HSH es muy heterogéneo, porque existen subgrupos a lo interno.

“El más fácil de identificar puede ser el de los hombres gays, a los que es posible llegarles de primero; eso sin ocultar la dificultad que tenemos de que los hombres gays estan cansados que les hablemos de VIH. Como tradicionalmente han sido una población muy expuesta, los programas de prevención han estado dirigidos hacia ellos y, diay, están hartos de que uno llegue a hablar de VIH con condones”, comentó Sánchez.

El subgrupo de hombres bisexuales también es difícil, dijo a UNIVERSIDAD, porque en Costa Rica el tema de las personas bisexuales ha ido adquiriendo visibilidad muy lentamente y las mujeres bisexuales se han ido haciendo más visibles que los hombres bisexuales.

El subgrupo al que es más difícil de llegar es el de aquellos hombres que tienen prácticas sexuales con otros hombres pero que no se consideran a sí mismos ni gays ni bisexuales, destacó Sánchez. “Quizás es el subgrupo que lo vive en una mayor clandestinidad, al que cuesta muchísimo llegarle porque cuesta que acepten, incluso en un espacio confidencial, que tienen ese tipo de prácticas”.

Para Sánchez no hay otra forma de hacerlo que no sea mediante el trabajo de pares, el acercamiento de uno de ellos, que conozca los símbolos, los lenguajes, los códigos, los ambientes.

Grindr, los “poppers” y la profilaxis pre exposición

Una de las formas en que se buscan parejas sexuales es mediante la aplicación Grindr, una herramienta con geolocalización que permite encontrar a otros hombres en las proximidades.

Y es uno de los espacios en los que trabaja la Asociación Demográfica Costarricense informando e incluso aclarando consultas específicas. “Hacemos charlas sobre cómo Grindr se vuelve un espacio donde se generan vínculos; pero también se puede generar violencia; vemos los pros y contras”, enfatizó David Paniagua.

“Siempre está el eje transversal de la prevención, de la reflexión sobre el cuido, de dar información integral para tomar decisiones informadas. Nunca tenemos esa lógica de ser prohibicionistas, de decir: ‘no hagás esto, no hagás lo otro’”, subrayó.

La ADC también organiza charlas donde hablan sobre el uso de los “poppers”, una sustancia de uso recreativo bastante común en las prácticas sexuales. Están hechos a base del compuesto químico nitrito de amilo, se inhalan y son vasodilatadores, por lo que a menudo se usan para facilitar el sexo anal.

“Altera los sentidos, da hipersensibilidad a la persona; sin embargo también tiene implicaciones, efectos secundarios que muchas veces no son conocidos por la población que los utiliza. Pueden dar dolores de cabeza y taquicardia; por ejemplo”, señaló Paniagua.

También hablan sobre el uso de la profilaxis pre exposición o PrEP, una pastilla (Emtricitabina / Tenofovir), que debe tomarse todos los días y genera una protección en el organismo para disminuir las probabilidades de adquirir el VIH, en caso de que se exponga a él. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede prevenir el VIH en más de un 94%, siempre y cuando se tome la dosis diaria. Alcanza una máxima protección después de siete días de uso diario y si se olvida tomar por cuatro días o más, la protección desaparece.

“Se supone que si se tienen prácticas sexuales sin condón y se está usando la PrEP de forma adecuada, la posibilidad de que se transmita el VIH es muy baja. Sin embargo, no protege de otras infecciones de transmisión sexual. En Costa Rica se vende en algunas farmacias pero no es tan fácil conseguirla. Nos hemos dado cuenta de una dinámica en Grindr, y es que muchos chicos ponen que toman PrEP pero no hay forma de demostrarlo ni de saber si la están consumiendo de forma adecuada”, dijo Paniagua.

Para Julio César Hernández Gil, todavía se requiere más educación en el país sobre esta pastilla, ya que hay que entender que la persona debe tomarla todos los días e igual tomar precauciones y utilizar el condón. “Pero algunas personas la toman hoy, mañana no, o la confunden con una pastilla ‘del día después’”.

Reforman Ley sobre el VIH en Costa Rica

Precisamente este lunes 2 de diciembre se firmará la ley 9797, que reforma la Ley General de VIH (No. 7771), que data de 1998. La reforma hace un énfasis en eliminar el estigma y discriminación.

Hernández explicó que esta ley no solo aplica para la población con VIH, sino para la población en general, a nivel de salud. Cuando la Ley 7771 se creó, se enfocaba en la atención a las personas recién diagnosticadas. La reforma actualiza la normativa en cuanto a tratamientos de segunda línea, atención para mujeres, personas bisexuales, mujeres embarazadas y población migrante.

La reforma destaca los derechos fundamentales de las personas con VIH, como atención integral de la salud y a la prescripción de preservativos y tratamientos antirretrovirales, por parte de la CCSS. Prohíbe la discriminación de las personas con VIH o de sus familiares o redes de apoyo. Se elimina la palabra SIDA –ahora se usa VIH avanzado- . Establece el derecho de confidencialidad y específicamente de los patronos hacia los trabajadores. Y se obliga a los servicios de salud a facilitar el acceso al condón, femenino y masculino, a las poblaciones de alto riesgo, entre otros cambios.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/alta-prevalencia-de-vih-en-hombres-que-tienen-sexo-con-hombres/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments