Gobierno y sector privado se reúnen para buscar solución a problema de transportistas en fronteras

Hasta el momento el Gobierno de Nicaragua mantiene cerrada su frontera en Peñas Blancas y en Panamá sigue bloqueada la frontera por parte de transportistas centroamericanos.

La Ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez Figueres, confirmó que el Gobierno está en conversaciones con el sector privado costarricense para buscar una solución a la situación de los transportistas centroamericanos en las fronteras, que ha provocado una interrupción del flujo de mercancías en la región.

“Estamos en estos momentos buscando soluciones entre el sector público y el sector privado de nuestro país, para lograr una operatividad que permita mayor entrada de las personas. Sin embargo, cualquier plan B debe ser aprobado por el Ministro de Salud para garantizar que nuestra curva se mantenga y siga bajando, y al mismo tiempo para poder abrir un poco más la actividad económica de nuestro país”, dijo Jiménez.

La presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Laura Bonilla, informó que anoche se realizó una extensa reunión entre el Gobierno y el sector privado, en la que participó el Ministro de Salud, Daniel Salas.

“Salimos positivos porque ya iniciamos el diálogo para buscar una solución a este problema. Se definió hacer una mesa de trabajo y ya están trabajando en la parte técnica para solucionar este problema por el bien de toda la región centroamericana y preocupados por el desempleo en Costa Rica”, expresó Bonilla.

Las declaraciones las hizo en una conferencia de prensa realizada esta mañana por la Federación de Cámaras y Asociaciones de Exportadores de Centroamérica y el Caribe (Fecaexca).

Por otra parte, la jerarca de Comercio indicó que el Gobierno de Nicaragua mantiene cerrada su frontera en Peñas Blancas, impidiendo el flujo de mercancías, “a pesar de que nuestro decreto que es de orden sanitario, no llama a cerrar fronteras; por el contrario, llama a buscar mecanismos que hemos dispuesto para el ingreso y la salida de las mercancías a nuestro país y hacia los países vecinos”.

“El diálogo con la región siempre estará abierto, siempre estamos buscando soluciones conjuntas, vamos a seguir conversando con países vecinos”, insisitió Jiménez.

El pasado 15 de mayo, el Gobierno costarricense firmó dos decretos, con medidas sanitarias para los transportistas centroamericanos que deben ingresar a territorio costarricense, para evitar el contagio y propagación del COVID-19.

Las medidas establecen que solo se permitirá el ingreso a los transportistas que realizarán tránsito de frontera a frontera, quienes serán custodiados por autoridades policiales a través de caravanas y únicamente se les permitirá una parada. Los demás conductores deben, o separar su cabezal de su carga/contenedor y dárselo a tro transportista (costarricense o extranjero con estatus legal), que trasladará la mercancía por el territorio nacional, o hacer un relevo y darle todo el cabezal y contenedor a otro transportista.

El anuncio de estas medidas agravó la situación en ambas fronteras, donde ya se acumulaban camiones de carga desde hace ocho días por los retrasos en la entrada y salida, por las pruebas que se están aplicando a los conductores. Los transportistas explican que las medidas de las autoridades costarricenses no tienen lógica, que al ser dueños de sus vehículos no quieren traspasar el cabezal ni los contenedores con llantas a otros conductores; que este método implica un riesgo de que la carga se contamine con mercadería ilícita; y que los seguros que cubren a los choferes individuales no cubren al relevo, entre otras cosas.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments