Cultura

Sector del libro reclama espacio en Festival Nacional de las Artes

Al igual que los escultores y pintores, los escritores se sienten excluidos del FNA, situación que el Ministerio de Cultura niega de forma categórica y afirma que en la convocatoria existen posibilidades reales de participar.

Escritores costarricenses reclaman al Ministerio de Cultura la falta de espacios en el Festival Nacional de las Artes (FNA), una producción que consideran se inclina más por el espectáculo y las artes circenses, por lo que los excluye desde que asumió la dirección la actual Ministra de Cultura Silvie Durán.

La postura del sector del libro nacional se une de esta manera a la Asociación Costarricense de Artistas Visuales (ACAV), quienes en un reportaje anterior expresaron su molestia por sentirse marginados y excluidos desde hace varios años, tanto del FNA como del Festival Internacional de las Artes.

Ada Acuña, directora del Centro de Producción Artística y Cultural (CPAC), el ente designado por la Ministra de Cultura, Silvie Durán, para que organice tanto el festival nacional como el internacional, rechaza tal situación y asegura que en la convocatoria hay espacio para todos.

La situación, sin embargo, la ven distinta los interesados en que haya verdaderos espacios para el libro nacional. De esta manera, Rónald Bonilla, poeta y premio Magón 2015, expresó que cada vez han encontrado más obstáculos para participar directamente de los festivales, por lo que en muchos casos han optado por resignarse ante dicha realidad.

“Nosotros hemos participado en alguna protesta en la medida en que ya no incluyen la exposición y venta de libros en el Festival Internacional de las Artes y en el Festival Nacional de las Artes, y la respuesta del Ministerio de Cultura es que para eso está la Feria del Libro”, afirmó Bonilla, quien realiza una labor de dar a conocer a poetas por medio de la editorial Poesis, la cual impulsa con su esposa Lucía Alfaro.

De acuerdo con Bonilla, el FNA se ha dedicado mucho al arte-espectáculo, al teatro, y a cierto tipo de música, que no toda está incluida, con lo cual han dejado de lado otras manifestaciones artísticas capitales.

En ese sentido, el poeta considera que lo mejor sería que el Ministerio de Cultura le cambiara el nombre al Festival Nacional y al Festival Internacional de las Artes, para que de esa manera no haya confusión ni en el sector de los artistas ni en el público en general.

“Si la disposición es solo para ciertas artes entonces deberían de llamar esas actividades como el Festival Nacional de las Artes Visuales o el Festival Nacional de las Artes Representativas. Lo que notamos es que hay poco apoyo al libro y eso responde a la falta de voluntad de las autoridades”, enfatizó.

El interés de las pequeñas y medianas editoriales y del sector del libro nacional de participar en el FNA y el FIA es porque en el país las posibilidades de exhibición, venta y promoción del libro y la lectura son prácticamente inexistentes, sostiene Bonilla, con la excepción de la Feria Internacional del Libro que se organiza una vez al año por la Cámara Costarricense del Libro con el apoyo del Ministerio de Cultura.

El poeta Rónald Bonilla, ganador
del Premio Magón, asegura que el
libro ha sido marginado del Fes-
tival Nacional de las Artes (FNA)
así como del Festival Internacional de las
Artes (FIA)

“Hace poco nos invitaron a participar en una feria en la que por cada estand teníamos que pagar ¢75.000, y decidimos no acudir, porque era demasiado dinero para una editorial que tiene que vender un montón de libros para recuperar la inversión. Lo que hacemos nosotros es un gran esfuerzo y eso debe considerarse”, manifestó.

El mayor apoyo que encuentran en el país para fomentar la lectura las editoriales independientes lo han encontrado en la Biblioteca Nacional, destacó Bonilla, quien dijo que al menos una vez al mes han tenido opciones de hacer recitales y presentaciones en dicho espacio.

Comisión en defensa del libro

Evelyn Ugalde, de la editorial Club de Libros, dijo que desde hace tres años han intentado abrir puertas en el FNA y FIA y que pese a las reuniones con Cultura la respuesta, entre otras, es que hacer una feria del libro dentro de los festivales resulta caro.

No obstante, Ugalde aseguró que los cálculos hechos por el sector indican que para hacer una feria, o miniferia dentro de los festivales, se necesitaría un presupuesto de un ¢1 millón, lo que puesto en la balanza con lo que se invierte en general no representa mayor erogación.

“Nosotros podemos hacer eso incluso hasta de gratis. Otra de las cosas que nos han dicho es que no tenían el espacio adecuado en el caso del festival en Orotina. A pesar de eso que nos dijeron, sí hubo espacio para la Editorial Costa Rica, por eso insistimos en que nos aclararan ese punto”.

La escritora y editora especificó que otra de las respuestas que les han dado es que quien quiera participar tiene que hacerlo por medio de la convocatoria en línea. Sin embargo, para Ugalde, al igual que le sucede a las artes visuales, en dicha convocatoria no existe la real posibilidad de presentar las propuestas del libro.

“Si se observa la convocatoria, no existe la posibilidad de meter una feria del libro en un show o en un espectáculo. Además, eso es más personalizado, es Evelyn Ugalde presentando un taller de pintacaritas, o un taller de fomento de la lectura, pero eso lo que hace, me parece, es dividir al sector. Nosotros lo que queremos es que todas las editoriales pequeñas, medianas e independientes estén en una feria del libro, donde se puedan poner a disposición de la gente los libros, en especial de autores costarricenses. Cosa que desde siempre existió en el FIA hasta que llegó Silvie Durán a Cultura”.

Ugalde puntualizó, además, que el requisito que les exigen de estar inscritos en 

en Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop) no tiene sentido para el sector del libro, cuyos integrantes lo que piden no es que les paguen por ir a exhibir sus textos, sino que les abran un espacio.

“Es una situación que no tiene sentido. Nosotros no estamos pidiendo que nos paguen. Para eso sería mejor que compren nuestros libros y los regalen en las escuelas. Lo que está pasando es que ellos no aceptan que se han equivocado a la hora de sacar la feria del libro del FNA y del FIA. Segundo, resuelven por medio de una convocatoria que es discriminatoria con las artes visuales, con los artesanos y con el sector del libro”.

Una de las respuestas que más ha inquietado a los escritores, agregó Ugalde, es que el Ministerio de Cultura argumenta que para la venta y exhibición de libros está la Feria Internacional del Libro, que por lo general tiene su sede en el edificio de la Antigua Aduana.

“Nos han dicho que para exhibir y vender libros está la Feria del Libro. Entonces a nosotros se nos ocurre preguntar si el lector solo debe tener la opción de acercarse al libro una vez al año, cuando deberían haber otras actividades en otros momentos”.

La escritora destacó que existe una gran disposición de las editoriales y los escritores en facilitar las cosas y que hay anuencia incluso para llevar las mesas y las sillas a Barva, donde se realizará el próximo FNA, entre el 17 y el 26 de abril de 2019.

Las autoridades de Cultura variaron el mecanismo de convocatorias de los festivales, dado que por la alternancia entre el FNA y el FIA, en el 2020 correspondía el Festival Internacional, lo que variaron para que este coincidiera con la celebración del bicentenario de la independencia.

“Lo que necesitamos es que nos abran un espacio. Estamos dispuestos a llevar las sillas y las mesas y es mentira que para organizar una feria del libro dentro del FNA se necesiten diez millones. Eso es una mentira total”.

En criterio de Ugalde, lo que está haciendo en la actualidad el CPAC en representación del Ministerio de Cultura con los festivales, tanto el Nacional como el Internacional, va contra el reglamento mediante los cuales se crearon esos espacios, porque en realidad “están cerrando” las puertas de participación a las pequeñas editoriales y a los escritores independientes.

Cultura se defiende

La directora del CPAC, Ada Acuña, en conversación con UNIVERSIDAD, defendió que existe total apertura del Ministerio de Cultura para abrir las puertas a todas las manifestaciones artísticas en el FNA y en el FIA y que el mecanismo al cual deben responder los interesados en participar es al de las convocatorias.

Cuando se le preguntó por qué tanto el sector visual como el de los escritores consideran que en los formularios para participar en dichos festivales no existe la posibilidad clara para que se presenten las propuestas, Acuña sostuvo que no es así y que sí hay claras opciones de fomento a la lectura y para la realización de talleres.

Con respecto a la expectativa del sector del libro de contar con un espacio para la venta y exhibición, la funcionaria detalló que muchas veces la logística que ello requiere complica las opciones, pero que  hay total disposición por parte del Ministerio de Cultura para facilitar esos espacios.

La escritora y promotora Evelyn Ugalde sostiene que incluir una feria del libro dentro del Festival Nacional de las Artes o el internacional no requiere un alto presupuesto como aseguran las autoridades de Cultura.

Dijo, además, que tienen la apertura para efectuar una feria del libro en el Centro Nacional de la Cultura, como hicieron recientemente con una feria de saldos que en su opinión resultó sumamente exitosa.

Resaltó, también, que para la venta y exhibición del libro, el Ministerio coorganiza la Feria Internacional del Libro, donde las editoriales tienen la oportunidad de presentar sus creaciones durante diez días al público nacional.

“Nosotros tenemos que garantizar la seguridad y la comodidad de los participantes en el Festival Nacional de las Artes y muchas veces la logística de una feria del libro es difícil, porque no existen las condiciones para hacerla en determinado espacio. Tenemos que responder a las necesidades que tienen los lugares donde se va a realizar el festival”, dijo.

Acuña sí admitió que en la convocatoria del FNA para Barva, por ejemplo, no existe un apartado directo para que haya venta y exposición de libros, pero sí para que se fomente la lectura.

De igual manera, resaltó que la convocatoria para el FNA de 2020 tuvo una gran respuesta del sector artístico que presentó en total 396 propuestas procedentes de prácticamente todo el país.

No obstante, cuando se le insistió a la directora del CPAC sobre el reclamo específico del sector del libro, admitió que la logística de una feria del libro dentro del FNA suele convertirse en un aspecto difícil de lograr, por la falta de espacios y condiciones para hacerla.

Con base en lo anterior, Acuña recalcó, a lo largo de la conversación de 22 minutos, que el FNA no excluye a ningún sector, en este caso ni al libro ni a las artes visuales.

Precisamente, los pintores, grabadores y  escultores agrupados en la Asociación Costarricense de Artistas Visuales (ACAV) se manifestaron por medio de su presidente Gilberto Aquino, quien dijo que se sentían totalmente excluidos del FNA y también del FIA. 

“Si se habla de un Festival de las Artes, sea nacional o internacional, es una incongruencia que no se tomen en cuenta a los artistas plásticos. Si no quieren incluirnos está bien, pero no se debería llamar Festival de las Artes. Para nosotros es una falta de respeto que no existamos”, afirmó Aquino en un reportaje anterior a este.

Sobre el tema, Acuña dijo que ya habían tenido una reunión con representantes de ACAV para tratar de llegar a un entendimiento.

El pintor había sostenido que en la convocatoria –que para el FNA de Barva cerró el 30 de noviembre de 2019–, no existían opciones de participación para los artistas visuales.

Las categorías establecidas en dicha convocatoria establecían los siguientes parámetros: 

“1. Espectáculo al aire libre para todo público (de teatro de calle, happening, musical, circense, escénico, otros). 2. Espectáculo musical (conciertos masivos, pequeño formato, coros, ensambles de música académica, otros). 3. Espectáculos escénicos infantiles (teatro, promoción de la lectura, cuentacuentos, títeres o danzas, bailes, y artes del movimiento, artes visuales, otros). 4. Espectáculos escénicos juveniles (teatro, promoción de la lectura,   danzas, bailes, y artes del movimiento, artes visuales, otros). 5. Espectáculos para adultos (teatro o danzas, bailes y artes del movimiento, otros). 

“Es una burla para nosotros como artistas que se llame Festival Nacional de las Artes y nos excluyan. Si lo que pretenden es hacer un festival de teatro, de música y danza, eso está muy bien, pero entonces que lo llamen así y que no hablen de un festival de las artes, porque un festival de las artes sin la participación de artistas en las áreas mencionadas no lo es”, había afirmado el Presidente de ACAV.

El malestar que en esas palabras expresó Aquino se asemeja al que también tiene el sector del libro, que pretende que en los festivales se incluya una feria para facilitar de esa forma el acceso al libro al público costarricense.

Pese a la molestia de los citados sectores, Acuña remarcó, que las puertas del Ministerio de Cultura están abiertas, así como las del FNA y del FIA para todos los artistas, incluidos los visuales y los escritores.

Si en el próximo Festival Nacional, del 17 al 26 de abril de 2020 en Barva, no se topa con una feria del libro dentro del FNA, de inmediato sabrá quién ganó la partida.

Ir al contenido