Universitarias

Ventiladores con sello UCR se sumarán pronto a la lucha contra la pandemia

Los ventiladores no invasivos Respira UCR y Fluxus Mask han superado múltiples pruebas y se encuentran en espera de aprobación para ser usadas en la atención de pacientes con Covid-19

Los ventiladores no invasivos Respira UCR y Fluxus Mask, gestados en la Universidad de Costa Rica en colaboración con instituciones públicas y empresa privada, han superado múltiples pruebas y están en espera de ser aprobados para su uso en pacientes con Covid-19.

Ambos proyectos surgieron al inicio de la pandemia, a raíz de la necesidad del sistema de salud de disponer de múltiples alternativas de tratamiento para los síntomas respiratorios que genera el virus. Este viernes en una conferencia organizada por la Oficina de Divulgación e Información de la universidad, profesionales de ambos equipos dieron las buenas noticias: pronto estos equipos se sumarán a la lucha contra la Covid-19.

Jean Carlo Segura, médico, informático y coordinador de la Sección Médica de la Escuela de Medicina donde se desarrolla el proyecto Fluxus Mask, comentó que este es un ventilador de bajo costo, práctico, robusto, de fácil utilidad y traslado que no requiere electricidad, es reutilizable y mantiene confortable al paciente.

Segura indicó que este tipo de respiradores mecánicos pueden costear entre $8000 y $10000 en el mercado internacional mientras la producción local recorta hasta 5 veces ese costo. El equipo se desarrolló en alianza con Lucas Electrohidráulica.

El dispositivo de soporte respiratorio está diseñado para usarse en pacientes con sintomatología moderada a grave, para evitar que lleguen a un estado crítico que arriesgue su vida o pueda dejar secuelas permanentes, explicó Lizbeth Salazar, directora de la Escuela de Medicina.

Segura explicó que el Fluxux Mask ha sido sometido a todas las pruebas que se aplican a los equipos que se utilizan en el sistema público de salud: flujo, presión, volumen, uso de temperatura, nivel de oxígeno y parámetros respiratorios, y en todas los resultados fueron favorables. «El equipo ya tiene guía de usuario y buscamos pronto estar en el sistema público de salud», dijo.

Además de ser más barato, el diseño ofrece protección adicional al personal de salud que atienda a los pacientes pues filtra los aerosoles y permite ser usado con los pacientes en distintas posiciones.

Por otra parte los ventiladores Respira UCR también han superado diversas pruebas y calibraciones, y están en proceso de realizar las pruebas en humanos, tras obtener resultados positivos en pruebas en simuladores y animales.

Además, quienes lideran el proyecto están en conversaciones con empresas e instituciones aliadas para determinar cuándo y qué cantidad de ventiladores se podrán poner a disposición de la CCSS. Este equipo está diseñado para ayudarse a un paciente que ya no puede respirar por si mismo.

El dispositivo, explicó Eduardo Calderón, ingeniero e investigador del proyecto, le ayuda a los pacientes a respirar mientras indica al cuerpo médico los niveles de oxigenación, que pueden ser ajustados. Respira UCR es un ventilador de gama media, afirmó, diseñado para «alguien a quien la enfermedad le esté dificultando mucho respirar».

Elian Conejo del Centro de Investigación en Ciencias Atómicas, Nucleares y Moleculares (CICANUM) explicó que al principio de la pandemia se dio «una explosión» de nuevos diseños ante las necesidades manifiestas, pero que este diseño ha sido el que ha superado todas las pruebas de eficiencia y diseño.

«El país cree y confía en el producto UCR, por eso nos recae una enorme responsabilidad sobre el uso que hacemos de los recursos», concluyó Calderón.

Ir al contenido