Sindeu advierte falta de protección para funcionarios que laboran durante receso institucional

Sindicato argumenta que la Universidad carece de planes reales para enfrentar posibles emergencias desde el plano administrativo

El Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindeu) expresó sus preocupaciones sobre la forma en la que esta casa de estudios atiende la prevención y el tratamiento de emergencias durante los periodos de receso institucional.

El Sindeu externó a la Vicerrectoría de Administración inquietudes sobre la forma en la que funciona la Universidad en momentos como Semana Santa, fin de año y emergencias nacionales, en los que – según indica la organización sindical- los trabajadores de la Universidad de Costa Rica (UCR) se ven expuestos a peligros que no están contemplados en “planes de emergencia” reales.

Las preocupaciones del Sindeu se enfocan principalmente a campos como la atención de imprevistos en el funcionamiento de las unidades, así como de accidentes que puedan poner en peligro la integridad física de los trabajadores.

El secretario de Conflictos del Sindeu, Rodrigo Aymerich, indicó a UNIVERSIDAD que el sindicato considera no existen procedimientos reales para enfrentar situaciones de riesgo, tomando en cuenta que la mayor parte del personal administrativo está en vacaciones durante los periodos mencionados.

“Toda la jefatura administrativa, enhorabuena, va a estar disfrutando de sus vacaciones, pero unos doscientos o trescientos compañeros, según nuestras estimaciones, se quedan sosteniendo a la Universidad”, explicó el funcionario.

“Son dejados en estado de abandono, sin una unidad administrativa y sin un equipo de recursos humanos con el que puedan atender una situación de salud o emergencia”, agregó.

Para Aymerich, los planes emergencia que existen no son racionales y toda la responsabilidad para atender cualquier contratiempo recae sobre la Oficina de Seguridad y Tránsito.

“Si un centro se queda con funcionarios trabajando, tiene que haber unidades básicas que tengan disponibilidad, de manera que si se les llama en medio de una emergencia deban salir y puedan atenderla”, explicó.

“Eso no existe en la UCR y si el personal está de vacaciones nadie puede obligarlo a atender uno de esos inconvenientes”, subrayó.

Un plan cuestionado

Según indicó a UNIVERSIDAD el vicerrector de Administración, Carlos Araya, la UCR cuenta con un plan de acción en caso de emergencias durante los periodos de receso, el cual faculta a la Oficina de Seguridad y Tránsito para que se encargue de atender cualquier incidente, una vez sea reportado.

“Nosotros solicitamos a cada director de unidad académica o jefe de oficina administrativa que nos remita el listado del personal que va a trabajar en el periodo de receso institucional, de manera que la Oficina de Seguridad maneje esa información y tenga el conocimiento de qué personal hay en cada edificio”, explicó.

Para el sindicato, las medidas que contempla la Vicerrectoría de Administración son insuficientes, en vista de que no existen pautas claras que permitan determinar cómo se debe reaccionar ante accidentes concretos durante los paros universitarios.

“Lo que nos dicen que es un plan de seguridad, nosotros lo consideramos un plan de papel”, indicó Aymerich.

“Si hay una fuga de gas, una fuga de agua o un equipo que esté trabado y experimente un corte eléctrico, quienes estén trabajando tendrán que esperar a que la Oficina de Tránsito localice a otro equipo, que – muy probablemente – estará de vacaciones”, añadió el sindicalista.

Para Aymerich, este tipo de situaciones pone en peligro incluso la vida de los trabajadores, por lo que considera fundamental que se busquen “verdaderos planes de emergencia y atención de situaciones de trabajo” para los periodos de receso.

El funcionario además indicó que este tipo de problemáticas seguirán siendo reportadas por el Sindeu y que tomarán acciones legales de ser necesario.

“Si hay que poner una denuncia ante el Ministerio de Trabajo, la vamos a hacer. Una vez más, el patrón no puede dejar en estado de abandono a su trabajador, máxime si todas sus oficinas administrativas quedan cerradas”, subrayó.

Incertidumbre sobre las listas

Otro de los puntos que critica el Sindeu es la falta de información oficial que brinda la UCR sobre cuáles y cuántas son las personas que se mantienen trabajando durante los periodos de receso institucional.

Estos datos son registrados por la propia Vicerrectoría de Administración, sin embargo, no han sido del alcance del Sindeu, que solicitó las listas a través de dos oficios elaborados por el propio Aymerich.

No obstante, según estimaciones del Sindeu, son entre doscientas y trescientas personas las que laboran en los recesos, entre encargados de mantenimiento de plantas, de cuido de animales y de seguimiento de proyectos de investigación, entre otros.

Según el funcionario, estas listas nunca le fueron entregadas, por lo que cada vez son más las dudas en el Sindeu sobre la forma en que se tratan los paros institucionales en el centro universitario.

Por su parte, el vicerrector Araya restó importancia a la divulgación de estas informaciones y argumentó que estas son recolectadas con el objetivo de informar a Transporte y Seguridad, por lo que no considera necesaria su difusión a niveles mayores.

“¿Qué sentido tiene hacer pública esa información? Yo creo que lo importante es que nosotros podamos conocer la información y que Seguridad y Tránsito sea el ente que pueda actuar en caso de una emergencia”, argumentó el jerarca.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments

Otros Artículos