«Podemos Volar»: 8 años desmitificando los prejuicios sobre la salud mental en frecuencias FM y AM

El el año 2011 el proyecto ganó el Premio Calidad de Vida, otorgado por la Defensoría de los Habitantes

Un proyecto radiofónico de la Universidad de Costa Rica trabaja desde hace ocho años con pacientes del Hospital Nacional de Psiquiatría para luchar contra los estigmas existentes alrededor de las enfermedades mentales.

Su nombre es “Podemos Volar”, y fue desarrollado en 2011 por los entonces estudiantes de Psicología, Andrés Dinartes Bogantes y Adrián Solís Rojas.

La iniciativa, única de su clase en Centroamérica, nace inspirada en el trabajo realizado desde 1991 por Radio La Colifata, en Argentina, espacio donde se brinda a los pacientes del Hospital  Neuropsiquiátrico José Tiburcio Borda la oportunidad de hablar desde su perspectiva sobre los padecimientos mentales y lo que significa vivir con ellos.

Dinartes y Solís se interesaron por la iniciativa, y en el año 2011 decidieron llevarla a Radio U para crear el espacio que hoy conocemos como “Podemos Volar”. El proyecto se desarrolló y creció hasta llegar a convertirse en un espacio de Trabajo Comunal Universitario (TCU) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El programa se graba los viernes, de 2 a 5 p.m., en el Hospital Psiquiátrico Nacional. Se transmite en la frecuencia de Radio U, 101.9 FM, los lunes a las 4 p.m. y en 870 AM, Radio UCR, los miércoles a las 3 p.m. Cuenta con un equipo de aproximadamente 20 locutores, que usualmente van rotando cada semana.

Evolución

El proyecto inició con seis pacientes voluntarios y actualmente cuenta con aproximadamente quince participantes. Dinartes explicó que ha sido un crecimiento lento. Por un lado, la difusión que ha tenido el proyecto ayuda a que cada vez más personas se interesen en participar, pero también se han topado con dificultades en el camino.

Dijo que pese a que tienen aliados dentro del hospital, también tienen detractores que “consideran que una experiencia así no debería crecer tanto, se le deberían limitar espacios”.

Otra de las limitaciones, dijo Dinartes, es el hecho de que con el pasar de los años, han sido pocos los espacios que les brinda el hospital para desarrollarse. Señaló que no les han brindado la oportunidad de trabajar regularmente con personas que estén internadas en el Hospital a tiempo completo.

“No me parece extraño que un hospital que sigue manteniendo una lógica de dominación de los profesionales sobre los pacientes, no motive ni ayude a que un proyecto como “Podemos Volar” siga avanzando ahí adentro”, declaró.

A la vanguardia de investigación en Centroamérica

Dinartes explicó que desde un inicio se apoyaron en proyectos internacionales similares a su propuesta para sentar las bases de “Podemos Volar”.

Aclaró que contaron con el apoyo de Radio Vilardevoz, de Uruguay, proyecto que fue una de las principales inspiraciones para desarrollar este formato en Costa Rica.

“Nosotros desde un inicio buscamos esas redes, más por una necesidad de apoyo teórico y práctico. Luego, cuando ya el proyecto se desarrolla, se empiezan a desarrollar lazos con otros proyectos similares en diferentes países”, explicó Dinartes.

Interacción con la audiencia

“Nuestro principal contacto es, justamente, cuando salimos a grabar fuera del hospital, y se acercan personas a interactuar con el espacio y con los locutores”, dijo Dinartes.

Explicó que la gente se acerca debido a que el espacio brinda una oportunidad de contacto directo y honesto con los locutores. Dinartes afirmó que la modalidad de comunicación horizontal que existe en “Podemos Volar” es clave en el proceso de desestigmatización de los padecimientos mentales y las personas que los experimentan.

El programa se ha grabado en una variedad de locaciones fuera del espacio del Hospital Nacional Psiquiátrico. Han transmitido desde la Plaza 24 de abril, en la Universidad de Costa Rica, o desde el Museo de Arte Contemporáneo, por mencionar algunos. Dinartes mencionó que también son invitados a colegios y foros para dar charlas sobre salud mental.

Vinculaciones creativas

En estos ocho años de existencia del proyecto, también se han acercado personas que tienen un interés en desarrollar productos artísticos y creativos inspirados en el trabajo que se realiza en “Podemos Volar”.

Este es el caso de la directora costarricense Alexandra Latishev, quien se acercó al espacio del Hospital para seguir el desarrollo del programa, grabó un documental llamado Los Volátiles, un largometraje que busca romper con prejuicios sobre las enfermedades mentales a través de las experiencias compartidas por pacientes del Hospital.

El filme ganó los premios de Mejor largometraje documental y Premio del público del Costa Rica Festival Internacional de Cine.

Romper con el estigma

Dinartes dice que el estigma que existe sobre los padecimientos mentales nace a partir del desconocimiento y la ignorancia acerca del tema. Explica que muchas veces solemos ignorar que existen personas con condiciones de salud mental más complejas que las de otros.

“Todos hemos pasado por situaciones que vulnerabilizan nuestra salud mental. El poder hablarlo abiertamente, poderlo decir sin miedos, darnos cuenta de que otras personas pasan por lo mismo y levantar el espacio empático a partir de esto, ayuda a generar diferentes acciones al respecto”. explicó.

Dinartes dijo también que el programa ayuda a que los participantes sean escuchados y percibidos como seres humanos valiosos, y no como enfermedades y etiquetas.

El micrófono de “Podemos Volar” está abierto para que las personas se acerquen a hablar sobre sus experiencias y la forma en que se sienten. La apertura de este espacio para dialogar, humano y cercano al público, espera cambiar el paradigma que tienen las personas sobre todo lo que encierra a los padecimientos mentales, acabar con mitos y humanizar a las personas que los padecen.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments