OIT aprueba convenio internacional contra violencia y acoso en el trabajo

Empleadores ticos votaron en contra del acuerdo, pues aducen que normativa es ambigua

Aprobación del convenio contra la violencia y el acoso en el trabajo en la OIT, Ginebra-Suiza.

Los representantes de trabajadores, empleadores y gobiernos de todos los países participantes de la 108º Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratificaron el Convenio sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del mundo del trabajo.
La Conferencia del centenario de la OIT concluyó el viernes pasado con la adopción de este convenio y una recomendación complementaria que busca hacer frente a la violencia y el acoso, sentando las bases para forjar un futuro laboral centrado en el ser humano.
Este acuerdo histórico renovó las energías de la OIT, luego de ocho años de que no se aprobaba un convenio internacional y con la participación de unos 40 jefes de Estado durante la Conferencia.
“Lo que hemos adoptado hoy es una hoja de ruta, una brújula que nos guiará al futuro de esta organización, puesto que el futuro del trabajo es el futuro de nuestra organización”, señaló Guy Ryder, director general de la OIT.
La declaración emitida en esta 108º Conferencia hace énfasis en la promoción de beneficios que la transformación del mundo del trabajo brinda a las personas, fortaleciendo las instituciones laborales y brindando la protección adecuado a todos los trabajadores, con desarrollo sostenible, inclusivo y sostenible.
Por su parte, el convenio reconoce que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo pueden constituir un incumplimiento de los derechos humanos y ponen en riesgo la igualdad de oportunidades, además establece que son comportamientos, accesiones o amenazas cuyo objetivo es provocar daños de índole física, psicológica, sexual o económica.
El objetivo de la nueva norma internacional es proteger a los trabajadores y empleadores, con independencia de la situación contractual, incluidas personas que realicen capacitaciones, pasantías y formación profesional, personas que realicen funciones de voluntariado o busquen trabajo.
En virtud de la norma se reconoce que las personas que ejerzan la autoridad, desempeñen las funciones o asuman las responsabilidades de un empleador, también pueden ser objeto de casos de violencia y acoso.
Incluye la violencia y el acoso que se producen en el ámbito laboral, en los lugares donde se remunere al trabajador, realice recesos en el trabajo para descansar o comer, usar instalaciones sanitarias, de lavado o de cambio de indumentaria, en los viajes o desplazamientos, programas de formación, eventos o actividades sociales de índole profesional.
Asimismo, reconoce la protección de las comunicaciones relacionadas con el trabajo, sobre todo aquellas realizadas mediante tecnologías de la información y la comunicación; además, reconoce los casos de violencia y acoso en los que puedan participar terceros.
“En virtud de las nuevas normas se reconoce el derecho de todas las personas a un entorno laboral exento de violencia y de acoso. La siguiente etapa consistirá en la aplicación de esas medidas de protección, con objeto de fomentar un entorno laboral de mejor calidad, y más seguro y decente para mujeres y hombres”, señaló Ryder.

Representación tica
De acuerdo con Martha Rodríguez, secretaria general adjunta de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA) y representante del Bloque de Unidad Sindical y Social Costarricense (BUSSCO) en la Conferencia de la OIT, la aprobación de este convenio significó trabajar en la construcción de este instrumento y sus recomendaciones entre los diferentes sectores, empleadores, trabajadores y gobiernos.
“Estos instrumentos que fueron aprobados con amplia mayoría, sientan un precedente al saldar una deuda pendiente en materia de acoso y violencia a nivel mundial, sin embargo, es lamentable que los empresarios costarricenses votaron en contra de este convenio, contrario a la posición de los trabajadores y del mismo Ministerio de Trabajo”, señaló Rodríguez.
El convenio fue aprobado en la sede OIT en Suiza con 439 votos a favor, 7 en contra y 30 abstenciones. Dentro de los votos en contra estuvo el del sector empresarial costarricense.
Gonzalo Delgado, presidente de la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) manifestó que la legislación costarricense tanto en materia penal, así como con leyes especiales tiene claramente resueltas esta clase de situaciones.
En su criterio, el texto del convenio tiene falencias, recomendaciones que son perjudiciales para el sector empresarial, no solo de costa rica sino a todo nivel latinoamericano, pues introduce la figura de la violencia doméstica en el mundo laboral.
“Además, el convenio es excesivamente ambiguo con respecto a la responsabilidad de los empleadores. Resulta muy difícil para un empleador conocer dónde empiezan y acaban sus responsabilidades, ya sea en una pyme o en una gran empresa y dado el amplio concepto del mundo de trabajo, los empleadores tendrán que asumir las responsabilidades relacionadas con incidentes que implican a personas que nunca han conocido o en lugares fuera de su alcance y en situaciones fuera de su control”, señaló Delgado.
Los convenios de OIT son tratados internacionales jurídicamente vinculantes que pueden ratificar los Estados Miembros, al tiempo que las recomendaciones constituyen directrices no vinculantes, sino que son resoluciones de los Estados que se utilizan para formular observaciones de forma oficial y autorizada.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/universitarias/oit-aprueba-convenio-internacional-contra-violencia-y-acoso-en-el-trabajo/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments