Henning Jensen, Rector UCR:

“La Universidad de Costa Rica es cada vez más reconocida en el mundo”

Previo a la presentación de su informe anual, el rector destacó los avances en materia de infraestructura y sedes regionales.

Una universidad más reconocida internacionalmente, con mayores opciones de inclusión para las poblaciones más desfavorecidas y con un vigoroso crecimiento en materia de infraestructura, es lo que el rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Henning Jensen, asegura que deja durante el último año de gestión.

En entrevista con UNIVERSIDAD, Jensen repasó algunos de los hechos más relevantes del quehacer universitario en los últimos 12 meses y conversó sobre temas álgidos como la negociación de la Convención Colectiva y la oposición de la comunidad a la construcción del edificio de la nueva Facultad de Odontología. A continuación un extracto de esta conversación.

En el 2016, uno de los rezagos más importantes que se hizo evidente en el país fue la infraestructura. Sin embargo, la UCR tiene en construcción simultánea más de veinte edificios en este momento. ¿Cuál es el avance de estas obras y qué se podrá inaugurar antes de fin de año?

-El avance de esas obras es verdaderamente muy grande. Estamos construyendo más o menos 200.000m²; con ello prácticamente estamos duplicando la infraestructura que hemos heredado de los años sesenta y setenta. En este año podremos inaugurar muchas de las obras que de momento vemos que se están edificando en la Sede Rodrigo Facio. Según nuestra planificación -aunque pueden haber ciertos cambios- este año inauguraremos el Edificio de Ingeniería, la Plaza de la Autonomía Universitaria con un nuevo auditorio que llamaremos “Aula Magna de la Universidad”, el nuevo Centro Infantil Laboratorio, el nuevo Edificio de la Facultad de Derecho y también el nuevo Edificio de Odontología. Además del parqueo que llamamos Multiuso, que está a la par del Edificio de Laboratorios de Centros de Investigación en la Ciudad de la Investigación, ese lo vamos a inaugurar el 03 de julio. Muy poco tiempo después de inaugurar esto, se inaugurará el Edificio de Aulas y Laboratorios que está situado detrás del Edificio de Salud Pública, esta es una infraestructura muy importante para toda el área de ciencias básicas.

¿Por qué?

-Es muy importante porque modernizará los laboratorios de todas las ciencias básicas, estamos hablando de biología, física, química, y ampliará también las aulas. Por lo tanto tendremos una mayor capacidad para atender las necesidades de matrícula actuales y futuras.

Esos 200.000m² no son puros suelos o pisos, también hay mucho equipo. ¿Cuáles áreas se van a dotar de equipamiento de distinta índole?

-Todos esos edificios tendrán equipo nuevo. De manera que tenemos reservada una cantidad muy importante de dinero para que todos estos edificios, al momento de inaugurarse, tengan todo el equipamiento correspondiente; tanto en laboratorios dedicados a la docencia como a los de investigación que tienen equipos diferentes. En tanto, un microscopio de docencia es muy diferente a uno de investigación que tiene más capacidad o poder. Todo eso está siendo previsto. Son alrededor de $17,6 millones en equipo.

¿Esos fondos son de Banco Mundial, presupuesto ordinario?

-Eso es una combinación de fondos propios y del Banco Mundial. Pero en el Banco Mundial nosotros hemos procurado que los recursos de equipamiento sean de fondos ordinarios para que eso sea la contrapartida de la Universidad de Costa Rica. Teníamos que aportar una contrapartida, con becas y becas al exterior, porque hemos enviado muchachos y muchachas a sacar doctorados al exterior para que regresen a trabajar en las nuevas unidades que estamos creando.

Esta nueva infraestructura permitirá ampliar la cantidad de estudiantes. ¿Cuántos y en qué áreas?

-En todas las áreas. Nosotros nos hemos comprometido, cuando se firmó el acuerdo con el Banco Mundial, con que en realidad es un acuerdo con el Gobierno. Tengan ustedes presente cuál fue el mecanismo: este es un empréstito dado al Gobierno de la República, nuestro compromiso es en realidad con el Gobierno. Nosotros en ese momento nos comprometimos a aumentar la matrícula en un 20%, pero si vemos cuánto ha aumentado la matrícula desde que firmamos hasta este año, ya hemos aumentado esa matrícula en un poco más del 17%.

Una de las polémicas que se han generado alrededor de los edificios es el tema de la cobertura de áreas verdes, que ha creado conflictos con la comunidad. ¿Cómo ha manejado la Universidad esta polémica?

-Hemos informado a la comunidad nacional y a la universitaria. También hay que hacer referencia a que lo que ahora llamamos Finca 1 es la más construida de la Universidad, la que más edificaciones tiene y es también la que más áreas verdes tiene. Tiene un dosel arbóreo de 122.000m². Yo menciono esto porque creo que es posible -o por lo menos no me inclino por abandonar la utopía- construir una ciudad diferente. Con esa actitud estamos construyendo en Finca 2 y Finca 3. Todo ello se ha rearborizado y de manera abundante. ¿Lo estamos haciendo de una manera antojadiza? Yo diría que no, porque para Finca 3, donde estamos construyendo un Edificio relativamente grande para la Facultad de Odontología, la maestría de Paisajismo y Urbanismo de la Escuela de Arquitectura está diseñando un plan de rearborización, que va a contener medidas de mitigación y protección. No tenemos una aproximación destructiva con respecto al ambiente. Cualquier edificación tiene un impacto sobre su ambiente o el lugar donde está construida. Creo que sí actuaríamos de manera antojadiza e irresponsable si no tuviéramos ese proyecto complementario. Estamos profundamente comprometidos con ofrecerle a la comunidad universitaria un mejor ambiente de trabajo. Vean ustedes que nunca antes se había hecho lo que ahora llamamos la milla verde en Finca 1. Cuando quitamos alrededor de 200 parqueos o más (estacionamientos individuales) y pusimos línea amarilla en ambos sentidos frente a la Carlos Monge, en ese momento, nos criticaron que estábamos quitando lugares de parqueo y lo que hicimos fue crear espacios más amplios para ser humanos. Yo creo que eso muestra más bien cómo estamos pensando en espacios más humanos. Creamos la Plaza de la Libertad de Expresión precisamente para crear un punto de conexión urbana entre la Universidad y la ciudad que nos rodea. Tenemos una actitud precisamente contraria a aquella que se nos imputa, pero yo no entiendo muy bien la preocupación de las personas que piensan que el medio ambiente está siendo destruido. Tal vez no conocen todos estos otros planes que les acabo de compartir; pero yo personalmente siento una gran empatía por quienes luchan por preservar el medio ambiente.

Las sedes regionales han experimentado un avance como yo creo que nunca lo habían tenido en los últimos casi cincuenta años desde que se inició el proceso de regionalización de la Universidad de Costa Rica.

Henning Jensen, Rector UCR

Este año la Administración de la UCR denunció la Convención Colectiva de los trabajadores. ¿Por qué?

-Para mejorarla y para ofrecerle a la comunidad universitaria una Convención Colectiva basada en la perspectiva de derechos. Efectivamente, hemos propuesto un texto que ha sido considerado -incluso externamente- como un texto ejemplar y modélico, que se constituye en modelo para otras convenciones colectivas. Por ejemplo, estamos reconociendo la diversidad de cualquier tipo, pero sobretodo uno piensa en diversidad cuando se trata del reconocimiento de los derechos de personas del mismo sexo. Estamos reconociendo de una manera mucho más clara el derecho a la lactancia materna.  Estamos reconociendo la licencia por pérdida de un hijo y así por el estilo.

Por el momento, los puntos que resultan más problemáticos y que despiertan una respuesta más negativa de parte del Sindicato son los puntos que se refieren a los tiempos sindicales y a la Junta de Relaciones Laborales. Nosotros hemos propuesto una especie de Tribunal independiente del Sindicato y de la Administración. Ahora nosotros tenemos una realidad que se repite de manera consuetudinaria, y es que empatamos en las votaciones, en el análisis de los casos, y la Junta de Relaciones Laborales se vuelve inoperante.

En cuanto a los tiempos sindicales, estamos proponiendo diez tiempos completos y el Sindicato, oficial y formalmente, solo tiene tres tiempos completos en la actualidad. Más bien estamos más que triplicando la oferta. Lo que pasa es que se da un diferendo por el hecho de que el Sindicato, si sumamos los tiempos que se tienen en todas las seccionales, ciertamente supera los tres tiempos completos de la actualidad y según nuestros cálculos llegaría a tener unos quince tiempos completos. Pero yo creo que la comunidad universitaria tiene plena consciencia de que hay unidades académicas que tienen menos de quince tiempos completos. Entre ellas puedo mencionar algunas unidades de investigación que son muy reconocidas y notables. Los tiempos sindicales tienen que ser sustituidos para que los funcionarios  tengan sus sustitutos en las unidades académicas. Es lógico que estas sustituciones se dan con personal interino. Ahí estamos nosotros contribuyendo a tener casi que de manera cautiva a un grupo de interinos que tendrán enormes dificultades para encontrar propiedad.

Una de las críticas más fuertes que se hace en referencia al tema de la Convención Colectiva es que a la Administración se le señala de querer eliminar los pluses salariales. ¿Es correcto esto?

-No, porque este tema no es eliminado. Más bien nosotros hemos hecho la propuesta de una anualidad escalonada, de manera que no estamos eliminando ningún plus salarial. Estamos haciendo una propuesta diferente, incluso mayor que la que tiene actualmente la Convención Colectiva. Recuerden ustedes que la Convención Colectiva habla de un 3% de anualidad y nosotros estamos proponiendo empezar con un 5.5%, con lo cual estamos aspirando a que sea el Sindicato como administración el que llegue a ese acuerdo y no un acuerdo como fue tomado, en el 2009, unilateralmente por el Consejo Universitario. Acuerdo que fue recientemente derogado. No estamos tocando absolutamente nada que tenga que ver con otro plus salarial que es el escalafón, no lo estamos eliminando.

En materia de equidad la Universidad viene aplicando programas de admisión diferida de cuotas. ¿Qué avances hemos tenido en estos programas en la recepción de estudiantes?

-La admisión diferida es uno de los logros que yo llamaría paradigmáticos de esta administración. Por fin, encontramos un mecanismo para aumentar la cantidad de muchachos y muchachas que ingresan a la Universidad, y también de aumentar la probabilidad de ingreso de muchachos y muchachas que provienen de colegios que, para un año específico, muestran una probabilidad muy baja de ingreso a la Universidad. ¿Qué hemos logrado con eso? Hemos logrado que ingresen, en los últimos años, más de 400 o 500 muchachos adicionalmente a la Universidad de Costa Rica. Yo desearía que las puertas estuvieran todavía más abiertas pero tenemos una normativa universitaria que nos dice que el ingreso a la Universidad de Costa Rica solo se da por la vía del examen de admisión.

Este año usted va a brindar su informe anual en una sede regional (Turrialba). ¿Qué avances se han reportado en las sedes regionales este último año?

-Las sedes regionales han experimentado un avance como yo creo que nunca lo habían tenido en los últimos casi cincuenta años desde que se inició el proceso de regionalización de la Universidad de Costa Rica. Los avances que en la Universidad tienden a ser más visibles son aquellos tangibles o materiales, aquellos que nosotros vemos; por ejemplo, sedimentados en una construcción. Esas construcciones también se están haciendo en las sedes regionales, pero yo creo que los avances que, en última instancia, perdurarán son los de naturaleza académica. Precisamente son las sedes regionales las unidades académicas en las cuales se han creado más carreras nuevas en los últimos años. Tan solo eso significa un cambio en el modelo de regionalización que hemos tenido, incluso es un cambio muy grande con respecto al modelo que está manifiesto en el propio Estatuto Orgánico. La política que nosotros hemos seguido ha sido la de creación de carreras nuevas que tengan pertinencia regional y, al mismo tiempo, relevancia nacional. Una carrera que yo creo que va a ser importantísima es Ingeniería en Desarrollo Sostenible, que es una nueva carrera de la Sede del Atlántico en Turrialba. Pero también tenemos una carrera nueva en la Sede del Pacífico que tiene que ver con el desarrollo de productos multimedia, pero todo ello ligado con ingeniería eléctrica (la capacidad de desarrollar plataformas de animación en vídeo). Y así podemos ir sumando hasta que encontramos que, en los últimos años, alrededor de 14 carreras nuevas han sido creadas en las sedes regionales. Por otro lado, hay aquí un elemento de carácter político académico, y es que con estas medidas le hemos reconocido a las sedes regionales su potencial, y al reconocerles su potencial hemos también fortalecido su propia dignidad universitaria. Yo creo que eso es un avance verdaderamente muy grande en la regionalización.

Se está impulsando también bajar el porcentaje de interinazgo en la UCR. ¿Qué medidas se están tomando? ¿Qué resultados pueden ser visibles a corto o mediano plazo?

-Yo he solicitado a las unidades académicas, a todas ellas, y a las unidades administrativas, que presenten de aquí a agosto un plan de reducción del interinazgo. Eso es una medida que, que yo sepa,  ningún rector ha tomado en la Universidad de Costa Rica. Nuestra normativa institucional dice que las plazas son otorgadas en propiedad, en el ámbito académico, por las asambleas de escuela. De manera que el rector no puede determinar eso, pero las asambleas de escuela sí. Pero en vista de que tenemos una política del Consejo Universitario que habla de la reducción del interinazgo, pero sin señalar ninguna medida específica, yo me valido de esa política general para solicitarle a las unidades académicas que cumplan con esa política. La expectativa mía sería que las unidades académicas digan “vamos a sacar un 25% o 30% de nuestras plazas a concurso”. Nótese que -y esto hay que subrayarlo- son plazas que tienen las unidades académicas, ellas son las que han decidido no sacarlas a concurso. El mensaje que yo les estoy mandando es que esas plazas tienen que ser otorgadas en propiedad.

¿Cuánto hemos avanzado en el tema de becas? Este año tuvimos una protesta en la Sede de Occidente por este tema, ¿qué se ha hecho al respecto?

-Yo de esa protesta, que tuvimos en la Sede de Occidente, tengo que decir que no la comprendí muy bien porque lo que exigían es precisamente lo que existe. O sea, exigían algo que ya está logrado. Cuando yo empecé esta administración, en el año 2012, teníamos un presupuesto de becas cercano a ₵8 mil millones. En el año 2017, tenemos un presupuesto cercano a ₵24 mil millones. Es decir, ha aumentado un 300%. Ese aumento se debe en pequeña parte al nuevo reglamento de becas, ha habido una voluntad absolutamente clara de fortalecer un sistema de becas que, hasta donde yo conozco, es el más sólido de América Latina. No conozco ninguno que sea tan estable y abarcador en sus beneficios, y proseguiremos exactamente por la misma línea. Tanto así que, este año, tomamos medidas para aumentar ciertos beneficios y aumentamos beneficios para aquellos muchachos y muchachas beca 5 que viven en residencias, a ellos les aumentamos el beneficio de alimentación.

Yo sí quisiera hacer un comentario, decía anteriormente que las administraciones pueden ser evaluadas y juzgadas por aquellos resultados que son tangibles y no hay nada más tangible que un edificio. Yo desearía, sin embargo, que esta administración que yo he liderado sea reconocida en aspectos menos tangibles que tienen que ver con avances académicos. Nuestra Universidad, por ejemplo, es una de las universidades más internacionalizadas de América Latina. Salió hace pocos días una publicación en el World University News, un artículo en el que se menciona a la Universidad de Costa Rica como una universidad emergente. Es un artículo en inglés escrito por una persona que nada tiene que ver con la Universidad de Costa Rica. Yo encuentro que la Universidad de Costa Rica es ampliamente reconocida y cada vez más reconocida en el mundo y eso se debe a los avances académicos. Esos avances académicos los podemos plasmar o visualizar en diferentes aspectos; entre ellos, la creación de las cátedras internacionales y la creación del espacio de estudios avanzados en la UCR.


No tenemos una aproximación destructiva con respecto al ambiente. Cualquier edificación tiene
un impacto sobre su ambiente o el lugar donde está construida. Creo que sí actuaríamos de manera
antojadiza e irresponsable si no tuviéramos ese proyecto complementario.

Henning Jensen, Rector UCR


 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments