Universitarias

Instituto Tecnológico de Costa Rica: 50 años construyendo desarrollo

Ha sido uno de los pilares para transitar de un modelo económico basado en productos agrícolas primarios a un modelo mixto donde la industria y la tecnología son grandes protagonistas.

Su historia está marcada no solo en los muros que la contienen, sino en las mentes de miles de profesionales y en el desarrollo de toda Costa Rica. Sus aulas, laboratorios, jardines y talleres son la evidencia fehaciente de que es posible educar con calidad desde la administración pública.

Cinco décadas han pasado desde que se convirtió en realidad el sueño de grandes visionarios, quienes le apostaron a crear el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), un centro de formación que se convirtió rápidamente en el soporte del modelo de desarrollo del país, generando conocimiento, así como capacidades científicas y tecnológicas.

Primera generación del Colegio Científico 1989. (Foto: cortesía TEC).

Fue en 1971 cuando arrancó el TEC, en su sede ubicada en Cartago en un humilde barrial; rápidamente creció y en la actualidad cuenta también con un campus en San José y San Carlos, y dos centros académicos, ubicados en Limón y Alajuela.

Surgió como una alternativa para la formación de técnicos que pudieran impulsar la agricultura, el comercio y la industria de la época. Su primera sede fue el edificio Pirie —hoy patrimonio arquitectónico y sede de la Casa de la Ciudad—, donde se instalaron las oficinas administrativas.

Por sus aulas han pasado miles de costarricenses, quienes gracias a la formación profesional que recibieron en el TEC han cosechado logros impresionantes; por ejemplo, Rudy Blanco quien es fundador y gerente de la empresa internacional Pathway Services, dedicada a inspeccionar de forma automatizada las carreteras de Estados Unidos.

También está Kathia Núñez, científica que descubrió la bacteria Listeria costaricensis; o David Campos que es el primer graduado con discapacidad visual en la carrera de ingeniería; Adolfo Chaves y Johan Carvajal, quienes son parte del grupo de especialistas que lanzaron el primer picosatélite centroamericano al espacio; o Jazmín Meza Torres y Rodrigo Arias Cartín, que laboran en el Instituto Pasteur en Francia. Y la lista podría continuar interminablemente.

A lo largo de su historia se han entregado más de 35.888 diplomas, tanto para el nivel de grado y posgrado, en 1973 cuando comenzaron a impartirse lecciones el TEC contaba con 105 jóvenes admitidos, 18 profesores y solamente tres carreras, Ingeniería en Construcción, Ingeniería en Producción Industrial e Ingeniería en Mantenimiento Industrial.

Transformador del modelo económico

“Celebramos el 50 aniversario, cinco décadas que han permitido convertir en realidad el sueño de muchos ciudadanos que se gestó entre 1966 y 1971, el TEC vino a transformar el modelo económico de desarrollo del país, pasando de uno basado en productos agrícolas primarios a un modelo mixto donde la industria se hace presente”, analizó el rector, Luis Paulino Méndez Badilla.

El Tecnológico de Costa Rica se ha convertido, explicó Méndez, en la fuente de profesionales que aportan al sector socio productivo de manera directa, enfocado en una formación especializada en ingenierías, sin dejar de lado las ciencias agrícolas, la administración de empresas, la educación técnica y enseñanza de la matemática, con lo cual han contribuido al desarrollo nacional.

El rector fue enfático en señalar que el TEC ha jugado un rol esencial, lo que es evidente al hacer un repaso por la historia y la evolución de la tecnología en los últimos 50 años.

“Precisamente en las últimas cinco décadas pasamos de programar una computadora con tarjetas perforadas a lo que conocemos ahora; del teléfono de disco a los móviles; y eso precisamente ha sido el tiempo que el TEC ha estado presente, adaptándose a los cambios y aportando soluciones al modelo económico”, añadió.

De hecho, muchas empresas que se instalan en el país y que se ubican en el sector de alta tecnología buscan a los graduados del TEC, una universidad estatal que está lista para afrontar toda la transformación digital que comienza a gestarse con la industria 4.0.

“Hoy reconocemos a los funcionarios de apoyo, académicos, estudiantes y a la comunidad del país, que brinda gran apoyo a través del financiamiento. Queremos responder al país con más investigación de calidad, proyectos de extensión de impacto y con los mejores y más actualizados profesionales para afrontar los retos que vengan”, concluyó Méndez.


Tecnología de primer nivel

Algunos de los proyectos más destacados del TEC son:

  • Único Laboratorio de Sistemas Aeroespaciales de Centroamérica
  • Único laboratorio de investigaciones en plasma y fusión nuclear de Centroamérica.
  • Laboratorio de economía experimental, uno de los pocos de Latinoamérica en su clase.
  • Proyecto eBridge: primer organismo de inspección de puentes en Centroamérica, en el Centro de Investigación en Vivienda y Construcción.
  • Profesores y estudiantes del TEC colaboraron con el Instituto Pasteur en el descubrimiento de la bacteria Listeria costaricensis.
  • El proyecto Ergo TEC desarrolla prótesis económicas, un vehículo robótico para niños con parálisis cerebral, un modelo virtual para prevenir lesiones y máscaras ergonómicas.
  • Proyecto eReal: visualización 3D de sismos.
  • Proyecto de microalgas: nuevo método de producción de proteínas para reemplazar las importaciones de soya a partir de microalgas.
  • Proyecto de energía solar para fincas rurales.

DATOS DESTACADOS

  • Estudiantes en 2020: 13.011
  • Del 2013 al 2020 se otorgaron más de 63.000 becas
  • En 2020: 76,6% de estudiantes provino de colegios públicos y semipúblicos
  • Estudiantes graduados por año: 1.165
  • Más de 35.888 diplomas entregados
  • 98% de graduados tiene trabajo en primeros 6 meses
  • Única universidad pública con certificación carbono neutral
  • Cuenta con 23 carreras


 

Ir al contenido