Estudio del IICE-UCR

Reforma fiscal es progresiva, pero 18.000 personas caerían bajo la línea de pobreza

Estudio del IICE evidenció que la iniciativa aprobada en primer debate en la Asamblea Legislativa lanzaría a unas 18.000 personas por debajo de la línea de pobreza, pero sostiene que es una medida vital para conseguir recursos.

De acuerdo con el Instituto de Investigación en Ciencias Económicas (IICE) el proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas Nº20580, aprobado en primer debate en la Asamblea Legislativa en su conjunto es una propuesta progresiva -a pesar de que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) por su naturaleza es regresivo- pero aún así lanzaría a unas 18.000 personas por debajo de la línea de pobreza.

La investigación desarrollada por expertos del IICE durante los últimos meses y tomando en cuenta todos los ajustes que se hicieron a la propuesta, presenta los escenarios de pago con el impuesto de ventas y el posible aporte que harían los ciudadanos con la reforma fiscal.

“Establecimos un documento técnico para establecer cómo funcionaría este plan fiscal, tomando en cuenta los elementos más sensibles para la población, además del IVA. Estamos claros que no es una reforma perfecta, pero es lo que se pudo plantear y negociar en la Asamblea, pero permite alcanzar un mejoramiento del sistema tributario”, detalló José Antonio Cubero, director del Instituto.

El informe explica que, con el impuesto general de ventas, que es el que funciona actualmente, se recauda de los hogares un 3,13% del Producto Interno Bruto (PIB), siendo el 20% de los hogares de menores ingresos los que aportan el 7,95% y el 20% de quienes tienen mayores ingresos el 41,93%.

Con la implementación del impuesto al Valor Agregado (IVA) se pasaría a recaudar un 3,75% del PIB, siendo el 20% de las costarricenses más pobres quienes aporten el 7,68% de la recaudación obtenida y el 20% de los que tienen mayores ingresos aportarían el 43,85%.

Según el investigador Luis Ángel Oviedo, los componentes que sean gravados con el IVA y que generarán mayor ingreso serán los servicios (como el pago de gimnasio, peluquería, abogados, contadores, entre otros) que generará el 58% de los ingresos, el impuesto a la canasta básica otorgaría un 15,9%, el pago en servicios de salud un 10,4%, la electricidad (para quienes gasten más de 280wts por mes) será del  4,6%, los medicamentos 3,5%, boletos aéreos 2,7%, entre otros.

Oviedo señaló que los rubros que más generarán ingresos con la nueva reforma fiscal son consumidos en su mayoría por el quintil más rico del país, por ejemplo, será el grupo población que más aporte al IVA en alquileres de más de ¢600.000 (un 93,3%), al igual que los boletos aéreos con un 85,5% del peso total y un 60% de los servicios.

“La propuesta no parece tener un efecto tan regresivo, como se ha venido planteando, pero hay que tener claro que el IVA toma como base el impuesto general de ventas, el cual ya es bastante regresivo. Actualmente con el impuesto de ventas el primer decil más pobre paga un 10%, mientras que el decil más rico aporta el 5%, de ahí la regresividad”, indicó el experto.

Además, al ser un impuesto indirecto siempre será regresivo, afectando a las personas más pobre, pues las personas lo pagan independientemente de su ingreso.

No obstante, la expectativa de progresividad que podría tener este impuesto, debido a la trazabilidad que representa (porque será posible determinar lo que se vende y compra) con el establecimiento del IVA las personas que se encuentran en la línea de pobreza pasaría del 20,03% al 20,04%, que en términos absolutos significaría unos 4.000 hogares y unas 18.000 personas nuevas en condición de pobreza.

Por su parte, el investigador de IICE, Rudolf Lucke indicó que el cambio en impuesto de la renta generará a largo plazo una mayor progresividad a la reforma, pues será posible obtener mayores ingresos y hacer un cruce de datos para ver lo que en realidad se genera por servicios.

“La situación actual de liquidez del gobierno hace que la aprobación de la reforma sea clave, el gobierno necesita buscar recursos y difícilmente le van a prestar y generar nuevos recursos es positivo. Además, los factores de empleo público en la reforma permiten reducir ese crecimiento de las remuneraciones, controlando el gasto”, señaló Lucke.

 

0 comments