Ofelia Taitelbaum “tenía pleno conocimiento” de falsedad en declaraciones, señaló Tribunal

Jueces fundamentaron su criterio en la grabación de una llamada que la exdefensora hizo a una costurera sancarleña

La exdefensora de los Habitantes, Ofelia Taitelbaum Yoselewich, de 70 años, tenía “pleno conocimiento” de que usó información falsa en declaraciones que presentó ante la Dirección Tributación con el fin de pagar menos impuestos, consideró el Tribunal Penal de Goicoechea.

Este jueves, ese Tribunal dictó una pena de nueve años de prisión contra Taitelbaum por 32 delitos de uso de documento falso en perjuicio de la fe pública, a la vez que la absolvió por tres delitos del mismo tipo y dos de coacción.

Durante el juicio, la exdefensora afirmó desconocer que había información falsificada en las declaraciones de impuestos de tres empresas que representa. Taitelbaum responsabilizó a una mujer que se encargaba de la contabilidad, quien fue coimputada en esta causa pero falleció antes del juicio.

Los jueces descartaron esa versión al escuchar la grabación de una llamada que Taitelbaum hizo a la denunciante, una costurera sancarleña llamada María Otárola. Esta mujer había señalado a la exdefensora por incluirla en declaraciones tributarias como una proveedora de servicios profesionales de las empresas para, así, reportar más gastos y reducir la base imponible con la que se fijan los impuestos.

Según explicó el juez Jorge Tabash, el audio demuestra que la exdefensora estaba al tanto del ilícito.

“Al inicio (Taitelbaum) le dice: ‘Obviamente esto constituye un problema de verdad, es un problema terrible. No sé si vos te acordás, esto viene de historia antigua, en donde vos, hace como 15 años, que ni siquiera me acuerdo, vos misma me dijiste: doña Ofelia, tranquila, úseme si usted en algún momento lo requiere”, leyó el juez.

Según indicó Tabash, de esta manera la imputada reconoció que estaba al tanto de que se usaba el nombre de Otárola en esos documentos.

Los jueces determinaron que esa grabación -hecha tanto por la ofendida como por periodistas que se encontraba con ella- fue legal de acuerdo con lo establecido por la Ley sobre Registro, Secuestro y Examen de Documentos Privados e Intervención de las Comunicaciones.

“Ella (Otárola) indica que fue una grabación totalmente espontánea, porque ella estaba en una situación de desigualdad frente a la figura de doña Masha (es el nombre de pila de Ofelia Taitelbaum). Ella había presentado un juicio. Se podría cuestionar su palabra porque ella se ubica como una persona con una condición económica diferente en relación con la investidura de la imputada y ella se cuestionaba quién le iba a creer a ella una imputación de esta naturaleza considerando esas diferencias”, añadió el juez.

Tabash resaltó que la denunciante dijo haber conocido a la exdefensora años atrás cuando esta era viceministra de Vivienda y la ayudó a obtener una casa, pues en ese momento Otárola residía en un precario.

Taitelbaum fue sentenciada a 96 años de prisión, pero, de acuerdo con las reglas del concurso material (cuando un mismo agente comete separada o conjuntamente varios delitos), la condena se readecua a nueve años.

Los jueces explicaron que no se le pudo responsabilizar de defraudación fiscal porque este delito requiere que la suma del perjuicio sea 500 salarios base, y en este caso el monto era menor.

“Eso no significa que no hubo una maquinación fraudulenta”, expresó Tabash, quien añadió que “se estructuró un complejo plan revestido de cierta legalidad, valiéndose del engaño, para reducir la base imponible de los tributos”.

Tampoco se le halló culpable de coacción porque, en la llamada, se escuchó que tuvieron una conversación sin amenazas, en la que Taitelbaum le pedía a Otárola que la ayudara a cambio de ayudarla también.

Los jueces le dictaron impedimento de salida del país, por lo cual deberá entregar el pasaporte, y firmar una vez al mes.

Además del juez Tabash, el Tribunal lo conformaron el juez Sergio Quesada y la jueza Erica Calvo.

Al salir del juicio, la exdefensora dijo que tenía “tranquilidad absoluta”. “Esta es nada más una primera etapa (…) Estoy segura que al final el camino va a ser lo que debe ser, que es que brille la luz de este asunto tan difícil que me ha tocado, pero estoy tranquila”, agregó.

Taitelbaum también fue diputada y dejó el puesto de defensora de los Habitantes en el 2014 cuando trascendió este caso.

Afectada

En el 2014, la costurera sancarleña denunció a Taitelbaum por haberla registrado como una supuesta consultora. Esto impidió a la ofendida obtener un seguro ante la Caja Costarricense del Seguro Social por medio de un familiar, porque aparecía reportando ingresos propios.

Otárola interpuso la denuncia y aseguró que nunca había tenido esos ingresos millonarios de parte de las empresas de Taitelbaum.

No obstante, primero el caso se archivó. Posteriormente, Otárola tuvo contacto con el entonces subdirector del OIJ, Gerald Campos, quien la ayudó a reactivarlo.

A la vez, la situación se dio a conocer en la prensa. Incluso se divulgó la grabación de la conversación telefónica entre la exdefensora y Otárola.

En esa llamada, Taitelbaum le ofrecía una pensión y casa a cambio de desdecirse.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments