País

Estado presenta múltiples fallos en controles portuarios de la Terminal de Contenedores de Moín, afirma Contraloría

Según el ente contralor, esta situación hace que no se pueda dar cumplimiento pleno de las funciones de control descritas en el contrato.

Las diferentes instituciones del Estado que participan en los controles portuarios de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) operada por la concesionaria holandesa APM Termales presentan múltiples fallos. Así lo señaló una auditoría realizada por la Contraloría General de la República (CGR).

El estudio determinó una serie de debilidades y limitaciones en la capacidad operativa de la Unidad Ejecutora del Consejo Nacional de Concesiones (CNC), la Unidad de Supervisión de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y la Unidad Fiscalizadora. Esta situación hace que no se pueda dar cumplimiento pleno de las funciones de control descritas en el contrato.

La Contraloría identificó una carencia de mecanismos formales de coordinación que involucren a las diferentes instituciones que ejercen el control en dicha terminal concedente, así como la manifestación de las autoridades, quienes señalan que presentan limitaciones para ejercer sus funciones. 

En cuanto a la supervisión, el informe determinó que existe una débil capacidad de operación y respuesta de parte de la Unidad Ejecutora, la cual es realizada por el CNC. A este problema se suma el hecho de que la Unidad Supervisora, que en este caso corresponde a Japdeva, cuenta con limitaciones que le impiden supervisar integralmente el contrato, y que hay ausencia de planificación estratégica.

“En la presente Auditoría se evidenciaron debilidades en la planificación de la Unidad Ejecutora del CNC, así como en la capacidad de atención de dicha Unidad respecto a gestiones de la Unidad Supervisora de Japdeva y el Concesionario, factores que inciden en la gestión de la supervisión integral en la TCM”, se lee en el informe de la Auditoría. 

Sobre la Policía de Control de Drogas (PCD), la Auditoría señaló  que no existe un sistema automatizado para solicitar las revisiones de contenedores, lo que podría afectar la confidencialidad de la información.

Otro de los problemas se le achacan al Servicio Fitosanitario, pues tampoco existe actualmente un andén para revisar carga refrigerada. En cuanto al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), se registra una limitación con el monitoreo y mantenimiento de la aspersión.

En el caso de la Dirección General de Aduanas (DGA), la Contraloría destacó que hay tiempos de respuesta tardíos por parte del Concesionario y que actualmente no se cuenta con cámara de enfriamiento.

El ente contralor giró disposiciones a la Secretaría Técnica del CNC para que proponga e implemente medidas de reforzamiento de la Unidad Ejecutora a su cargo, en cuanto recurso material y humano se refiere, y para que establezca e implemente una estrategia de coordinación con las dependencias o instituciones públicas, que por ley están obligadas a prestar servicios en la TCM.

En el caso de la  Presidencia Ejecutiva de JAPDEVA, la Contraloría ordenó establecer e implementar medidas enfocadas en reforzar la gestión de la Unidad Supervisora a su cargo, en cuanto recurso material y humano se refiere.

Además tanto la Secretaría Técnica del CNC como la Presidente Ejecutiva de JAPDEVA, deben realizar una planificación de corto, mediano y largo plazo que contemple la integralidad de las funciones de control y supervisión, que considere actividades, responsables, plazos, mecanismos de coordinación y seguimiento, controles financieros, tiempos de respuesta, entre otros, para que el control sobre las operaciones portuarias se planifique adecuadamente.

Ir al contenido