Empresarios esperan acuerdos nacionales

Reducir desempleo, mejorar competitividad, deficiente infraestructura y atender déficit fiscal son prioridades para el sector empresarial

Los empresarios costarricenses esperan que el gobierno de Carlos Alvarado arranque su trabajo, el próximo 8 de mayo, con el pronto establecimiento de acuerdos nacionales que permitan impulsar el desarrollo del país, de manera que se cumpla con las promesas establecidas en campaña.

Así lo confirmó Franco Arturo Pacheco, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), quien enfatizó que el sector productivo nacional está entusiasmado de trabajar al lado del próximo gobierno, pues los retos de Costa Rica son muchos.

“Nuestro llamado en la primera ronda fue sobre la urgencia de reactivar económicamente al país, a reducir las tasas de desempleo, mejorar la
competitividad nacional y la deficiente infraestructura vial. Es necesario materializar diversos proyectos que se necesitan para poner a producir a Costa Rica, pues no se pueden seguir postergando decisiones”, agregó el presidente de UCCAEP.

En este sentido, recordó Pacheco, gobierno está obligado a disminuir el alto déficit fiscal y el nivel de endeudamiento, bajar el gasto público, mediante una reforma al sistema de empleo público, controlar el gasto en transferencia del Estado, reformar la legislación para eliminar destinos específicos de fondos públicos, dejando en manos del gobierno la asignación eficiente. De ahí que el sector productivo nacional confía en que miembros del sector económico concreten las medidas anunciadas en campaña.

De igual forma, los representantes de la Cámara Costarricense de Industria Alimentaria (CACIA) se mostraron satisfechos con los resultados electorales y confiados en que se implementará una agenda nacional de competitividad, que elimine las trabas que impiden generar más y mejores puestos de trabajo.

Mario Montero, Vicepresidente Ejecutivo de CACIA señaló que entre los temas prioritarios, el país requiere una transformación institucional en materia energética, que permita aspirar no solo a fuentes alternativas sino con tarifas competitivas internacionalmente y con alta eficiencia en materia de distribución.

“Es elemental la conformación de una estrategia programática y ejecutiva en materia de competitividad, donde temas como la capacidad de crear mayor valor agregado a través de la innovación y el desarrollo tecnológico, logre ubicarse como prioritario en la agenda política.  La industria debe contar con un clima de libertar y facilitación del comercio en lo que se refiere a los procesos de importación y exportación, así como un Estado eficiente, facilitador y altamente comprometido con la facilidad de la empresa privada”, indicó Montero.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments