País Primer día en nuevo edificio

Aprueban recortes a anualidades de todo el sector público: manifestaciones sindicales no alcanzan a diputados

Recorte a anualidades tuvo 11 votos en contra, la fracción socialcristiana quebró posición y aportó tres de ellos

Las latas que resguardan de la vía pública al nuevo edificio de la Asamblea Legislativa continúan en pie hoy, en su estreno.

Este lunes, cobijados y encerrados por una torre de 21 pisos (cuatro de ellos son subterráneos, incluyendo el plenario), los diputados cumplieron con un cronograma preciso durante la mañana. A las 9:30 a. m., el horario matutino comenzó con la bendición del edificio y, alrededor de la 1 p. m., cerró con la aprobación del plan de recorte a las anualidades del sector público, en su segundo debate.

Pese a que este proyecto (21.917) es una de las leyes que causa roce con sectores manifestantes y formó parte de la agenda de reclamos de los sindicatos manifestantes de este lunes, un total de 39 diputados votó sin reservas a su favor. Las manifestaciones mantuvieron distancia al edificio y, desde el plenario, no se escucharon las consignas de los sindicatos (que, entre otros, se oponen a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional).

En plenario, la pugna contra el proyecto provino de 7 diputados que pidieron la palabra (en total fueron 11 votos en contra); y también de la oficialista Paola Vega que descalificó al plan de recorte llamándolo “un maní en medio de la crisis fiscal” pero, finalmente, votó a favor de la propuesta.

Esa petición dice que a los trabajadores públicos “no se les girará el pago por concepto del monto incremental de las anualidades, correspondiente a los períodos 2020-2021 y 2021-2022”. Originalmente, el Gobierno se comprometió a exonerar a sectores esenciales de la pandemia, como el personal de salud y seguridad, pero los diputados modificaron su aplicación sin diferenciar pisos de ingreso de los trabajadores, ni tampoco las calidades del trabajo efectuado.

“Es realmente lamentable que un día como hoy, después de los sucesos que ha vivido y enfrenta nuestro país, lo primero que discute, y se presta a votar esta Asamblea Legislativa, sea esta ley tan injusta (…) Este parlamento debería estar contribuyendo al diálogo y no echar más leña al fuego con estos proyectos de ley mal planteados, chambones, improvisados y plagados de injusticias”, afirmó el diputado José María Villalta (Frente Amplio), uno de sus principales opositores y quien logró retrasar su votación en primer debate.

Villalta reiteró que la ley que envió el Gobierno llegó sin estudios, “con una exposición de motivos de tres párrafos” y sin aclaraciones de la política salarial del Gobierno frente a la crisis pandémica. Como lo hizo en el primer debate, también afirmó que la medida no toca a los diputados (porque reciben dietas y no salarios).

La oficialista Paola Vega describió que el proyecto no es “el apocalipsis” pero tampoco la “panacea”. Vega afirmó que la aplicación de esta ley aporta “un 0,08%, si acaso, del PIB”.

Nueva pantalla de votaciones muestra el nombre completo de los diputados que votaron a favor y en contra del proyecto de anualidades.

Tres socialcristianos quiebran voto de su fracción

Los diputados Shirley Díaz (subjefa); Óscar Cascante y Aracelly Salas votaron contra la fracción de la Unidad Social Cristiana (PUSC).  Cascante se refirió a la doctrina de “no más impuestos” que pregonan los diputados opositores, pero argumentó que “esto es un impuesto solapado, a través de un recorte”.

“No lo hagamos generalizado, habrán familias muy humildes que se van a ver afectadas. Los funcionarios públicos no son millonarios, millonarios son los evasores y los elusores que tenemos un proyecto de ley, de Hacienda Digital, para evitar esas evasiones, pero también tenemos compañeros que se van a oponer a ese proyecto de ley”, reveló Cascante.

Por otro lado, la legisladora Salas argumentó que están afectando a funcionarios con salarios “menores a ¢800.000” y afirmó que habría reformado la propuesta para recortar anualidades a quienes tienen salarios superiores al millón de colones.

Salas también dijo que es “injusto” que el Gobierno abriera nuevas 4.000 plazas (en una convención colectiva del Ministerio de Educación Pública) al tiempo que se tramita este proyecto. Afirmó que “no hay coherencia entre lo que se dice y lo que se hace”.

“Nos hemos prestado a ese odio que se ha transmitido entre lo público y privado. Es hora de analizar qué hago yo en este plenario, a quién estoy perjudicando. No me veo perjudicando al salario del diputado o al Poder Judicial. No me veo perjudicando a quienes tienen su billetera y alimentación garantizada. Estamos maltratando, limitando esos pequeños salarios”, dijo Salas.

La subjefa de la fracción, Díaz, afirmó que el recorte “no es proporcionalmente tan beneficioso como va a ser el perjuicio en contra de las familias que van a recibir el recorte y ponen en riesgo su colegiatura, el pago de su casa, el pago del carrito, la ida al supermercado, la ropa de los muchachos”.

Otros diputados que manifestaron su rechazo por el plan contra las anualidades fueron los dos diputados de la fracción del Partido Integración Nacional (PIN) y el independiente Eric Rodríguez Steller.

¿Qué más hicieron los diputados este lunes?

Los diputados bendijeron el edificio de la Asamblea Legislativa. Asistió el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, y la pastora evangélico Carmen Carazo.

Aprobaron en segundo debate la eliminación del título de “traidor a la patria” al doctor Rafael Ángel Calderón Guardia.

Aprobaron en segundo debate las sanciones para quienes violen la restricción vehicular sanitaria. Se quitaron las pérdidas de puntos en la licencia y la remoción de placas.

Ir al contenido