Tasas de prisionalización se duplicaron en últimos 17 años

Alto encarcelamiento explica caída de Costa Rica en Índice Global de Paz

País pasó del puesto 34 al 40 en el último ranking.

Las altas tasas de encarcelamiento ocasionaron que Costa Rica cayera seis puestos en el Índice Global de Paz, un ránking en donde sale mejor posicionado que el resto de países en la región, pero con un significativo revés este año.

El país pasó del puesto 34 al 40, una de las caídas más llamativas que publicó el Instituto para la Economía y la Paz, a raíz de un crecimiento en la cantidad de personas que desbordan las cárceles, principalmente.

Además, el país empeoró en aspectos de represión del Estado, que mide rubros como la brutalidad o severidad policial ante sus ciudadanos.

“Costa Rica refleja divisiones que emergieron desde el fin del bipartidismo, hace cuatro años, lo cual ha ocasionado un descenso de seis lugares en los rankings”, reza el informe.

De acuerdo con datos del Ministerio de Justicia, a setiembre de 2017, unas 36.000 personas forman parte del sistema penitenciario, ya sea en cárceles abiertas, semi abiertas o en algún programa diferenciado, como el de arresto domiciliar con tobillera electrónica, entre otros.

El país tiene una de las tasas de encarcelamiento más altas de la región: por cada 10.000 habitantes, 374 personas están en una prisión, una cifra que solo es superada en Latinoamérica por Panamá y El Salvador, de acuerdo con el Instituto de Investigación de Política Criminal.

Es por esto que la capacidad de las cárceles se ha visto desbordada, llegando a cifras de hacinamiento superiores al 50%, hace tres años. Pese a que la administración anterior logró reducir estas cifras hasta un 21%, la hemorragia aún no se detiene.

La situación del país, empujada por el aumento de penas y la creación de los tribunales de flagrancia, llevó al último gobierno a construir tres nuevos centros penitenciarios, ante las elevadas cifras de hacinamiento.

Las nuevas cárceles, diseñadas con un modelo enfocado en el estudio y trabajo de los privados de libertad, habilitaron unos 1.600 nuevos espacios. El gobierno de Luis Guillermo Solís también dejó en fila un proyecto para construir una nueva cárcel especializada para mujeres, lo que habilitaría la actual cárcel Vilma Curling para indiciados (personas que aún no reciben una sentencia).

La crisis del sistema podría agravarse si se toma en cuenta que cada vez ingresan a la cárcel más personas de las que salen. Por ejemplo, entre julio y setiembre del año anterior, entraron 1.875 privados de libertad, mientras que solo salieron 1.603.

Pese a esto, Costa Rica se mantiene como el país más pacífico de Centroamérica y el Caribe, y el tercero a nivel latinoamericano, solo superado por Uruguay y Chile.

A nivel mundial, Islandia y Nueva Zelanda son los países con mejor puntuación en el índice, mientras que Siria se mantiene en el último lugar, como el país más conflictivo del mundo.

0 comments