País

Relator de la ONU preocupado por agresiones en el territorio indígena de China Kichá

José Francisco Calí se refirió a las recientes denuncias de ataques con gases lacrimógenos y detenciones arbitrarias de personas indígenas cabécar por parte de la Fuerza Pública. Más de 370 personas de 150 organizaciones firmaron una petición a las autoridades por las quemas provocadas masivas y la violencia que sufren en el territorio

Jose Francisco Calí, relator especial sobre los derechos de los pueblos indígenas de la Organización de Naciones Unidas (ONU), dijo en su cuenta de Twitter estar preocupado por las recientes denuncias de ataques con gases lacrimógenos y detenciones arbitrarias en el territorio indígena de China Kichá por parte de la Fuerza Pública y que abrían afectado a mujeres, niños y personas mayores. 

La Coordinadora de la Lucha Sur Sur, organización que reúne a varios grupos activistas, ha denunciado desde inicios de este año una escalada de violencia que arrasó, con incendios provocados, on 800 hectáreas de las 1.100 que pertenecen por decreto a este pueblo indígena. 

Los activistas también han denunciado varios intentos de asesinato a raíz de conflictos de tierras entre personas no indígenas y personas recuperadoras; así como inacción policial ante los ataques, detenciones arbitrarias y golpes a personas de la comunidad cabécar. 

En marzo, este semanario visitó la comunidad y constató con imágenes aéreas que las fincas recuperadas están consumidas casi que por completo por el fuego, amenazado con desabastecer de alimentos y agua a la comunidad. En contraste, las que aún son utilizadas para cultivos y ganado por personas no indígenas estaban casi completamente libres de daño, a pesar de su cercanía.

Accionar policial

A inicios de mayor, el recuperador Jesús Villanueva fue detenido por 18 horas sin «una defensa pública adecuada» después de que reclamaran a la policía la no detención del sospechoso de intentar asesinar al hijo de Doris Ríos, una de las caras más visibles del movimiento de recuperación de hecho entre los territorios indígena, según la denuncia de los activistas y declaraciones dadas por varias personas de la comunidad a UNIVERSIDAD. 

El día de ayer la Coordinadora denunció nuevamente ataques lacrimógenos y una detención arbitraria por parte de la Fuerza Pública durante la noche del pasado miércoles, cuando la comunidad atendía a dos personas agredidas. 

“En medio de los gases y de los gritos de los niños, niñas y personas adultas mayores, el recuperador de Kono Jú, Berny Obando, se dirigió a la Fuerza Pública para cuestionar el accionar policial en vista de que hay población vulnerables en medio del ataque de gases lacrimógenos. A ello, la Fuerza Pública respondió arrestando a Berny y sacándolo del Territorio” dice el comunicado. 

Ante la escalada de violencia y el impacto ambienta de los incendios provocados, 370 personas de 150 organizaciones firmaron una carta en la que solicitar el ‘apersonamiento’ de los bomberos de Pérez Zeledón, con presencia del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), cuando hayan incendios en las tierras recuperadas, así como la investigación de las denuncias interpuestas por los incendios por parte de la fiscalía de Pérez Zeledón. 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido