País

Recope cancela proyecto que anunciaba ahorro anual de $8 millones en transporte de combustible

Tiempo atrás la entidad había dicho que la mencionada terminal complementaría a la Terminal Caribe, siendo un punto adicional de importación de combustibles, pero que también permitiría mantener abastecido al país ante eventualidades en el Atlántico.

La tarde de este jueves 22 de setiembre, la Refinadora Costarricense de Petróleo anunció que archivará el  proyecto “Terminal Pacífico», que según sus propios datos, iba a ahorrar al país $8 millones (casi 5.000 millones) anuales en transporte de combustible.

La iniciativa planteaba la construcción de una terminal para recibo de buques y almacenamiento de combustibles en la bahía de Caldera, en el Golfo de Nicoya.

Allí, con un sistema de importación costa afuera tipo monoboya (un artefacto que flota en el mar y se conecta con el fondo marino), los barcos descargarán los combustibles mediante mangueras y mediante una tubería submarina de aproximadamente 4,7 km y una estación de rebombeo, se movería el combustible. De allí saldría una tubería terrestre, con una línea de diésel y otra de gas licuado de petróleo, que bombearían los productos a la Terminal de Barranca para su distribución.

La Junta Directiva de Recope indicó por medio de un comunicado de prensa, que «de una manera responsable y unánime», tomó la decisión de no continuar con el proyecto que se había gestado en la administración anterior y que tendría un costo aproximado de 200.000 millones de colones, aunque meses atrás la entidad indicó que la inversión sería de $234 millones (alrededor de 147.000 millones).

Además, tiempo atrás la entidad había dicho que la mencionada terminal complementaria a la Terminal Caribe, en Moín; siendo un punto adicional de importación de diesel y gasolina, pero que también permitiría mantener abastecido al país ante eventualidades en el Atlántico, pues los camiones cisterna de Recope que abastecen las estaciones, deben atravesar la Ruta 32, una carretera con alta peligrosidad e incidencia de derrumbes y cierres por lluvias.

«La decisión se tomó luego de un riguroso análisis efectuado por la nueva administración de Recope», reza el comunicado y señala que el «proyecto nunca es rentable».

Además lista una serie de razones como que el análisis financiero del proyecto «es insuficiente», que el mismo se sustentaba en un incremento en el subsidio del gas licuado de petróleo (Gas LP), combustible de muy alto consumo especialmente a nivel de hoteles, restaurantes y sodas, hogares y comercios; pero que la administración alega «hubieran tenido que pagar los consumidores de gasolina y diésel».

También afirma que el proyecto partía de una subutilización del 76% de la infraestructura y asegura que pretendía recibirse solamente tres embarques anuales en la nueva terminal.

«Se evidencia una desproporción entre el costo del proyecto y la demanda a satisfacer, siendo que el proyecto hubiese representado una tercera parte de los activos con que actualmente cuenta Recope, para satisfacer el 3% de la demanda total de combustibles».

El expresidente de Recope, Alejandro Muñoz, dijo a UNIVERSIDAD que «la Terminal Pacífico tenía como objetivo redistribuir la administración del gas LP y buscar nuevas fuentes de abastecimiento, especialmente para eliminar la dependencia estratégica que se tiene de Moín». Según explicó, en el caso de las gasolinas, el diésel y otros combustibles no hay ningún problema pues viajan por el óleoducto, pero el gas LP se transporta por camiones, «y eso es peligroso».

«Con todo lo que está pasando, hace poco tuvimos un buen bloqueo de todas las rutas nacionales. Esto no va a ser diferente de aquí en adelante, cada vez va a ser peor y el que se trabe las rutas de acceso hasta la terminal de Moín, que son la 32 y Turrialba, es un problema para garantizar la disponibilidad del gas», explicó.

Además detalló que del gas licuado petróleo que se consume en el país entre el 50 y 60%  lo absorbe  el Gran Área Metropolitana hacia el oeste del país. «Puntarenas, el sur de la zona norte y Guanacaste, toda esa parte iba a ser abastecida desde la Terminal Pacífico en Barranca».

El actual presidente de Recope, Juan Manuel Quesada, dijo que “Recope no está dispuesto a apoyar inversiones donde no hay certeza de sus resultados, por eso decidimos traer abajo este proyecto. Para nosotros es inaceptable cargar a los costarricenses ineficiencias que luego son trasladadas a las tarifas y que terminan pagándolo todos, tal y como ocurrió en el pasado.”

“No vamos a permitir que se pague en tarifas las malas decisiones, porque nosotros sabemos que para los costarricenses cada colón cuenta. Nosotros tenemos claro que vinimos aquí a servirle a Costa Rica y, por eso, estamos actuando con total responsabilidad”, agregó.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido