Nuevos diputados dan señal prometedora frente a un camino empinado

Pese a fragmentación política y complejidad de agendas, el Congreso coloca en la Presidencia a una oficialista de 35 años en Directorio femenino y multipartidista.

La política de Costa Rica mostró su nueva cara generacional en la jornada de este 1º de mayo al designar, por primera vez en la historia, a una mujer joven como Presidenta de la Asamblea Legislativa, quien encabezará un Directorio dominado por el aporte femenino y un evidente sello multipartidista para enfrentar enormes desafíos de conciliación partidaria y temática.

La oficialista Carolina Hidalgo Herrera, alajuelense de 35 años, logró el apoyo de sus compañeros del Partido Acción Ciudadana (PAC) y de 25 opositores para consolidarse como presidenta y quedar acreditada como protagonista de otro acto simbólico: ser quien juramente este 8 de mayo a Carlos Alvarado como el presidente de la República más joven en 100 años.

Hidalgo Herrera, que aún estaba en su colegio Patriarca en San Ramón cuando la última mujer llegó a la Presidencia del Congreso (Rina Contreras, año 2000), encabeza un Directorio con el que las nuevas diputaciones lanzan una señal inicial de diálogo para el período 2018-2022

Voces de uno y otro bando celebraron de manera pública el resultado de la jornada de este 1º de mayo, aunque ese espíritu conciliador deberá ponerse a prueba cuando aborden temas complejos y preponderantes, como la forma de enfrentar el déficit fiscal. La definición de las comisiones legislativas, esta misma semana, será una prueba de fuego para esa inicial actitud de acuerdos.

Por primera vez en la historia de Costa Rica las mujeres ocuparon cinco de los seis puestos sujetos a elección en la jornada de este martes, cuando asumieron funciones los dueños de las 57 curules, cuya juventud y representación femenina llega a puntos que nunca antes se habían registrado.

Se destaca la elección de Hidalgo, que permitirá al PAC ejercer la Presidencia del Congreso en este primer año del gobierno de Carlos Alvarado, a pesar de que los rojiamarillos solo cuentan con diez de los 57 escaños.

Pese a ser la tercera fracción en tamaño (lo que nunca había ocurrido para una bancada oficialista), el PAC recibió los votos casi completos del Partido Liberación Nacional (PLN, 17 escaños) y de Unidad Social Cristiana (PUSC, nueve diputados. Así logró colocar como presidenta a Hidalgo, cuyo cartel de especialista en resolución de conflictos se ofrece como una ventaja para el actual contexto político.

El Partido Restauración Nacional (PRN), que representó Fabricio Alvarado en las elecciones presidenciales, no conquistó con sus 14 diputados la Presidencia para Carlos Avendaño, uno de los seis hombres que repiten como diputados en esta nueva Asamblea Legislativa, donde el promedio de edad es de 45,3 años (era de 50 años en el cuatrienio pasado).

Las cuatro principales bancadas (de las siete existentes) pudieron tener representantes suyas en el Directorio, pues el PLN se quedó con la primera secretaría (clave por la administración de recursos legislativos), con Luis Fernando Chacón. Mientras, la diputada del PRN Ivonne Núñez se apropió de la segunda secretaría y la legisladora del PUSC María Inés Solís, de la vicepresidencia legislativa.

Con Yorleny León (PLN) y Shirley Díaz (PUSC) se completa la formación del Directorio legislativo para esta legislatura en la primera prosecretaría y la segunda, lo que emula parcialmente el multipartidismo que el presidente electo, Alvarado, imprimió a su conformación de equipo de ministros.

Esto cobra sentido si se recuerda la intención del nuevo mandatario: armar un gabinete que reflejara la representación parlamentaria para tratar de evitar que los desacuerdos en temas urgentes.

Diputados de una y otra bandera resaltaron la conciencia de diversidad partidaria que debe imperar en las nuevas negociaciones, sin descuidar las posiciones de cada agrupación. Tampoco obvian la lucha de poder que vendrá de inmediato cuando discutan asuntos como la reforma fiscal o la reforma al reglamento interno, ambas prioridades mencionadas por Carolina Hidalgo tras resultar designada.

Sin asomo físico del presidente electo, Alvarado, ni de su ministro de la Presidencia designado, Rodolfo Piza, la jornada en la Asamblea Legislativa se resolvió sin dilaciones. Los diputados pudieron irse a almorzar sabiendo que quedaba confirmado un Directorio multipartidista y que, ahora sí, empieza el pulso sobre las agendas.

Aunque los jefes de las bancadas opositoras coincidieron en reiterar su disposición a colaborar con el avance de proyectos necesarios para el país, Carlos Ricardo Benavides (PLN) y Carlos Avendaño (PRN) lanzaron discursos de advertencia para el gobierno que dirigirá Carlos Alvarado, así como críticas a la administración de su antecesor, Luis Guillermo Solís.

Solo se puede revitalizar la democracia y evitar el populismo “si mantenemos abiertos los canales del diálogo, si nos desenvolvemos propiciando un ambiente de respeto y apertura, si entendemos plenamente que la fragmentación política tiene su razón de ser en ese descontento ciudadano”, dijo Benavides antes de dirigirse en otro tono al Ejecutivo.

“No vamos a permitir cuatro años más de un estilo que privilegia la forma, sobre la sustancia, que es más empaque que contenido, que lleno de gestos y de símbolos, apalancado por un aparato de propaganda, ha intentado vender, una y otra vez, una falsa sensación de alivio al ciudadano”, expresó el vocero del PLN, consciente de que su bancada resulta clave por su volumen y por ser un punto medio entre PAC y PRN.

Avendaño también dio un mensaje constructivo y después reforzó posiciones discordantes, al subrayar ideas conservadoras basadas en sus creencias religiosas que marcaron en buena medida la campaña electoral. Prometió combatir los intentos de ir más allá en agendas de minorías sexuales antes de acabar recordando que “Jesucristo es el Señor de Costa Rica”.

Como estaba previsto, este martes se presentaron los nuevos legisladores antes de las 9 a.m., eligieron a sus Directorio antes del almuerzo y escucharon los discursos inaugurales de los jefes de las siete fracciones antes de irse a casa con la luz del día. Esto también es noticia.

Al día siguiente escucharían el discurso de salida del presidente Luis Guillermo Solís y comenzarán de inmediato las reparticiones de sillas en las comisiones donde se procesan los proyectos de ley, con especial atención en la de Asuntos Hacendarios, de Gobierno y Administración, y de Control de Ingreso y Gasto Público.

Aunque para este martes ya había negociaciones avanzadas sobre las comisiones, los diputados evitaron confirmar los avances. Prefieren guardarse las cartas y mostrar de momento el discurso unificador. Esto marca de alguna manera el terreno para los proyectos de ley, aunque Víctor Morales (jefe de la fracción oficialista) insistía en que los sucesos parlamentarios poco determinan el éxito del gobierno de Alvarado a partir de este 8 de mayo.

El oficialista Enrique Sánchez felicita a la liberacionista Yorleny León al quedar electa como miembro del Directorio, junto a otras cuatro mujeres. Con cinco de seis cargos, es la mayor presencia femenina en un Directorio Legislativo.

La jornada transcurrió con fluidez, con la presencia llamativa del excandidato Fabricio Alvarado, solicitado por los medios de comunicación a pesar de que no ejerce ningún papel formal en la bancada de su PRN. Se retiró al mediodía después de comentar que tiene en planes retomar sus trabajos con iglesias evangélicas y abrir un programa propio.

El politólogo Fernando Zeledón, director de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), aplaudió las señales de los diputados reflejadas en la elección del Directorio, pero señaló como un desafío mantener vigentes estas aparentes alianzas.

Incluso, apuntó como elemento vital la cohesión de las fracciones legislativas ahora que las líneas de los partidos políticos parecen borrosas. Para el PAC se podría dificultar el trabajo si debe negociar con distintos voceros de las mismas bancadas que podrían responder a diferentes enfoques, intereses o agendas territoriales, comentó.

Las fracciones ya han dado señales de división, pues el legislador Erick Rodríguez Steller llegó con la bandera del Partido Integración Nacional (PIN) y desde antes de tomar su curul se declaró independiente.

En la votación por la Presidencia de la Asamblea Legislativa pudo haberse dado una pequeña ruptura de línea en el PLN. Aunque la votación es secreta por reglamento, los números indican un legislador verdiblanco (Daniel Ulate) votó de manera distinta a la que había anunciado su vocero Benavides.

Pablo Heriberto Abarca, diputado de 34 años del PUSC, aseguró que los nueve diputados socialcristianos apoyaron a Carolina Hidalgo; aunque advirtió que en nada tiene que ver la designación de su excandidato presidencial, Rodolfo Piza, como ministro de la Presidencia de Alvarado.

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments