País Ante retiro de la candidatura de la expresidenta Laura Chinchilla

Ministerio de Hacienda llama a redefinir el BID hacia la eficiencia, transparencia y desarrollo económico regional

Costa Rica trabajaba desde febrero por alcanzar la presidencia del banco mediante la candidatura de Chinchilla.

El Ministerio de Hacienda  reaccionó al retiro de la candidatura de la expresidenta Laura Chinchilla a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), instando a los países integrantes de esa entidad a redefinir su rumbo, mediante una “hoja de ruta hoja de ruta común que nos permita enfrentar los retos que nos aquejan y los que vendrán a futuro”.

Esto, luego de que, también hoy, la expresidenta Chinchilla retiró su candidatura para encabezar el más importante banco regional, en una carta dirigida al presidente Carlos Alvarado, en la cual agradeció tanto al mandatario como a los ministros de Relaciones Exteriores y de Hacienda, Rodolfo Solando y Elián Villegas, respectivamente, como a los partidos representados en la Asamblea Legislativa, por el respaldo dado a su candidatura.

En su carta a Alvarado, Chinchilla explica que las circunstancias de la elección, a realizarse los días 12 y 13 de setiembre han cambiado, puesto que el proceso ya no se realizará respetando tanto las normas estatutarias como la costumbre, según la cual Estados Unidos, quien posee el mayor porcentaje de los votos y tiene derecho a otros cargos claves del banco, no aspira a ocupar la presidencia del banco.

En la actualidad, la administración de Donald Trump está postulando a su asesor Mauricio Claver-Carone, de origen cubano y de militancia republicana, para disputar la presidencia del BID, lo cual resta posibilidades a una candidatura como la de Costa Rica.

“El contenido de esta hoja de ruta –dice el comunicado de Hacienda- deberá contemplar la redefinición del banco como referente de las políticas de excelencia en la región, y como dinamizador del crecimiento económico enfocado en las necesidades de sus clientes, apuntalado por una acelerada incorporación de las tecnologías digitales a todos los ámbitos de la sociedad, y con el capital necesario para una gestión positiva”.

Y agrega que “el BID requiere de una gobernanza eficiente y transparente, que promueva el respeto a la institucionalidad, tanto a lo interno como en los países, fomente la democracia y asegure una cultura organizacional más inclusiva”.

En caso de que el candidato estadounidense no lograra alcanzar la mayoría necesaria para ocupar la presidencia del BID, la elección tendrá que repetirse en el 2021, una vez definida la elección de la presidencia de Estados Unidos, por lo cual analistas estiman que, de convertirse Biden en el nuevo presidente de EE.UU., la candidatura de Laura Chinchilla podría volver a ser vigente.

UNIVERSIDAD intentó contactar a la exmandataria, pero al cerrar esta nota, aún no había respondido.

Ir al contenido