¿Por qué las decenas de sismos en las faldas del volcán Tenorio?

Desde la RSN aseguran que la actividad es normal en la zona y que pudo dispararse por sismo de magnitud 7,6 en el Caribe hondureño.

57 sismos han sacudido las faldas del volcán Tenorio desde el 9 de enero pasado, un fenómeno que el sismólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN), Lepolt Linkimer, califica como “normal” en la zona —altamente sísmica— y que, según los especialistas, pudo dispararse por el reciente sismo de magnitud 7,6 en aguas del Caribe hondureño.

Hablamos de movimientos con magnitudes de entre 2,7 y 5,3 grados (y con profundidades superficiales), incluidos cinco actividades con registros superiores a los 4,5 además del primero, que ocurrió el 9 de enero a las 20:56 horas, apenas unos minutos después de la actividad a 800 kilómetros de distancia.

Al respecto, Linkimer describió la actividad como una especie de “despertar”, en la que se activó la movilidad en la zona casi de forma “simultánea”.

“Lo que sucede es que el sismo de Honduras es el que despierta las fallas (…) esto fue muy interesante desde el punto de vista sismológico porque, en el momento en que ocurre el primer evento, nuestros registros empiezan detectar temblores locales que se sobreponen a las ondas que llegaban de Honduras”, explicó el experto en sismología.

Desde entonces, explicó, la actividad de los entes especializados se ha enfocado en seguir “muy de cerca la actividad”, en vista de que el reto ahora es determinar el origen específico de la actividad.

Por el momento, se presume que se trata de una falla “de desplazamiento por rumbos” llamada Chiquero, que —según Linkimer— estaría ubicada justo en “un sistema de fallas muy importante dentro de la Cordillera Volcánica de Guanacaste, entre dos zonas que se mueven de forma diferente (entre Guanacaste y Alajuela)”

Esta zona es “altamente sísmica” y, sólo en la zona de impacto de este último enjambre, ya se registraban actividades similares en los años 2002, 2011 y 2016.

Los movimientos en el lugar —dice Linkimer— son similares que se registran en la falla de San Andrés, aunque por supuesto “en condiciones menores”.

Efectos normales

A pesar de tratarse de sismos que han ocurrido en las cercanías del volcán Tenorio, Linkimer descartó que los movimientos geológicos hayan ocasionado actividades de tipo eruptivo en el coloso.

En esta línea, comentó que se piensa que los sismos “están ocurriendo en las fallas que pasan alrededor del volcán” y no precisamente por movimientos dentro del mismo, aunque afirmó que siempre será “complicado establecer las relaciones de causa y efecto”.

“Lo más tentador es decir que hay conexión, pero eso siempre es difícil de determinar, preliminarmente vemos que sólo ocurren en las fallas y que las fallas pueden moverse sin actividad del volcán”, apuntó.

Además, el sismólogo comentó que los efectos en la zona han sido los normales para este tipo de movimientos, incluidos los cambios de coloración en ríos, típicos por la inyección de materiales provenientes de deslizamientos o la alteración a lo interno de los mismos.

“Esta zona tiene varios ríos de coloración celeste y luego de los temblores de ayer la gente reportó que los ríos se veían diferentes; esto mismo sucedió en el 2002 y en el 2016, y puede ser por distintos motivos, como deslizamientos o desórdenes en sedimentos internos”, detalló.

No obstante, aseguró que “eso se está analizando”, aunque reiteró que “no es inusual que haya cambios en la coloración de un río después de un sismo fuerte, pensando en que es posible que haya aportes de materiales a los cauces del río”.

Atención de emergencia

Como respuesta directa a las actividades sísmicas, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) informó que se encuentra valorando la zona a través de sus comités municipales en zonas como San Carlos, Upala, Guatuso, Tilarán y Bagaces.

En estas zonas se ha sentido con especial fuerza las actividades tectónicas, lo que incluso provocó daños estructurales en viviendas y el cierre del Parque Nacional Volcán Tenorio, ante posibles deslizamientos en sus senderos.

Al respecto, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Iván Brenes, comentó que si bien “el número de sismos ha ido disminuyendo durante la noche y el día”, se sigue a la espera de reportes e informes locales, “especialmente porque parece que algunas viviendas fueron afectadas de manera importante”.

Además, confirmó que el enjambre “se está siguiendo de cerca junto con las instancias científicas”, a lo que se une la total activación de los comités de emergencia locales como medida de prevención más directa.

0 comments