País

Juan Manuel Quesada: «Es momento de dejar atrás la refinería que no refina»

Presidente Ejecutivo de RECOPE anunció que desmantelarán instalaciones de refinería en desuso desde hace una década y se concentrarán en distribución de combustible

«Es momento de dejar atrás la cruz de ser la refinería que no refina y que como empresa, venimos cargando innecesariamente», manifestó el Presidente Ejecutivo dela Refinería Costarricense de Petróleo (RECOPE) en un comunicado que distribuyeron hoy y en el que se anunció la orden de desmantelar la infraestructura que no se utiliza desde el 2011.

«Días atrás hicimos un análisis sobre la situación en la que se encuentran las instalaciones de la vieja refinería, e incluso el uso que podemos darle a esos espacios. Con base en eso, he dado instrucciones de que se remueva toda esa infraestructura», declaró Quesada.

La refinería se fundó en 1961, cuando un grupo privado solicitó el permiso para construir una refinería, pero en 1963 se inscribió como empresa de capital mixto. En 1967 finalizó la construcción de la refinería en Moín (Limón), y en 1974 el Gobierno compró en $1 las acciones. En 1981 se aprobó la ley 6588, con la que se regulaba las actividades de RECOPE, pero en junio de 2011 dejó de refinar.  Cuatro años antes, en el 2007, el Gobierno de Oscar Arias había anunciado los planes para construir una nueva refinería que sería propiedad de Costa Rica y China, SORESCO, pero que no se concretó, luego de pérdidas por alrededor de $35 millones.

Quesada aseguró en el comunicado que ante las malas condiciones en que se encuentra estas instalaciones y ante los riesgos de accidentes e incluso un colapso por las malas condiciones que presentan, que decidió remover esa infraestructura por completo y que RECOPE siga adelante con un proceso de diagnóstico y reestructuración, para definir su futuro.

«Continuaremos todos nuestros esfuerzos por traer y distribuir el combustible que el país necesita para avanzar», afirmó Quesada.

El proceso de desmantelamiento de la refinería debería concluir en este año, en el que se identificarán la infraestructura que se puede reutilizar, así como la que no se puede reutilizar y se venderá, para procurar devolver esos recursos a los usuarios mediante una rebaja de las tarifas.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido