País Software y tabletas para IMAS suman ¢66 millones

Horizonte Positivo concibió y pagó por diseño bases de datos de pobreza

En el 2014 Horizonte Positivo financió viaje de funcionaria del INEC. Ocurrió seis meses antes de firmar acuerdos de capacitación con el Gobierno y la institución no tiene detalle sobre esos pagos. 

**El título de esta nota se modificó el 16-9-2020 a las 4:40 p.m para aclarar que la organización Horizonte Positivo no pagó por la información contenida en las bases de datos, sino por el diseño de la base de datos y la metodología de medición de pobreza. El 22-9-2020, la exfuncionaria del INEC, Mariela Madrigal solicitó que se corrigiera que ocupa un cargo en Gobierno Digital, sin embargo, no quiso dar información sobre su empleador actual. 

Desde el 2014, Horizonte Positivo logró su meta de “trabajar en alianzas público privadas, con el gobierno que en ese momento esté electo”, como dijo en una entrevista con UNIVERSIDAD el director de relaciones externas de la asociación de empresarios, Miguel Martí. ¿Cómo lo hicieron? Por medio de dos poderosas y robustas bases de datos para identificar geográficamente a población vulnerable y en condición de pobreza.

La primera de ellas es conocida como el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado (Sinirube) del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), base de datos vinculada al caso de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) que investigan tanto el Ministerio Público como la Asamblea Legislativa.

La segunda es un medidor estadístico del Instituto Nacional de Censo y Estadística (INEC), que ahora se aplica dentro de la Encuesta Nacional de Hogares. El medidor se llama Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) y, en el 2016, Horizonte Positivo lo adaptó para venderlo a empresas privadas.

Sobre su relación con Horizonte Positivo, IMAS entregó a UNIVERSIDAD cuatro cartas de entendimiento que se firmaron entre el 20 de noviembre del 2014 y el 23 de mayo del 2018. De acuerdo con estas cartas, la inversión de la asociación, al menos en esos años, fue de ¢66.010.812.

La relación convenida con Horizonte Positivo pasó por cuatro jerarcas del IMAS y ministros: el ahora presidente Carlos Alvarado (2014-2016); los embajadores Emilio Arias (2016-2018) y María Fullmen (2018-2019); y, por último, el actual jerarca y ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social, Juan Luis Bermúdez.

Para las dos bases de datos, Horizonte Positivo coordinó una consultoría con la Universidad de Oxford y le pagó un viaje de una funcionaria del INEC a Inglaterra; pagó a Cenfotec por la creación de un software para digitalizar un viejo procedimiento del IMAS que consolidó al Sinirube (la Ficha de Información Social); y mantuvo, por cuatro años, un préstamo de 110 tabletas con el IMAS, con carácter devolutivo del equipo, según consta en el contrato.

“Las tabletas nunca, nunca, han salido de manos del IMAS”, afirmó Juan Luis Bermúdez en entrevista con este semanario.

Sin embargo, una carta de entendimiento contradice lo que afirma Bermúdez, porque se autorizó a Horizonte Positivo a inspeccionar las tabletas en las instalaciones o sedes del IMAS (ver nota: Horizonte Positivo podía revisar tabletas que le dio al Imas para recoger datos).

IMAS mantuvo tabletas prestadas por cuatro años

IMAS entregó a UNIVERSIDAD: una carta firmada con Oxford (que fue suscrita por Carlos Alvarado, como jerarca del IMAS; el director ejecutivo de Horizonte Positivo, José Aguilar; la entonces vicepresidenta Ana Helena Chacón y el presidente Luis Guillermo Solís, ambos como testigos); un convenio firmado por Alvarado y André Garnier (quien funge como ministro de enlace con las empresas privadas desde el 2018) y cuatro cartas de entendimiento.

Dos cartas regulan el acceso que tuvo Horizonte Positivo a las tabletas, hasta que fueron donadas en julio pasado.

Las cartas dicen que IMAS debía “permitir el libre acceso al Comodante (Horizonte Positivo) para realizar inspecciones en las tabletas y en sus instalaciones regionales o locales que correspondan” y “no realizar modificaciones a cualquier de las tabletas, salvo exista autorización previa y por escrito del Comodante”. 

La cuarta carta es la que hace referencia a los precios de 111 tabletas, con un costo individual de ¢227.606 (en total son más de ¢25 millones) y dice a cuáles funcionarios del IMAS se entregaron. 

Las tabletas se entregaron, donadas, el 23 de julio. Antes de eso, se aplicaron las reglas de acceso irrestricto a las tabletas. 

“Horizonte Positivo como tal no participa, y quiero enfatizar en esto: ni participa ni

participó, ni busco jamás participar, ya en la parte de ejecución y gestión de los programas. Ayudó a que el IMAS y el INEC tengan una herramienta con una base tecnológica sólida y chao. Ahí terminó nuestra participación”, afirmó el vocero Miguel Martí, en entrevista.

Las tabletas tienen instalado un software, que fue la materia de la primera carta de entendimiento, que se llama FIS Digital, que es donde se recaba información sobre viviendas, ingresos, servicios públicos y otros indicadores para el Sinirube.

Ese software lo creó la universidad Cenfotec por un costo, según dice una carta, de $18.954,42 (alrededor de ¢11 millones al tipo cambio más reciente).

La segunda carta, firmada en marzo del 2015, dice que Horizonte Positivo asume “la contratación del asesoramiento de Oxford para el desarrollo del IPM” y “la capacitación de funcionarios públicos involucrados en este proceso, por un monto de $2.990”. 

INEC dice que se capacitó a una única funcionaria en Oxford, pero el viaje ocurrió en agosto. Es decir, seis meses antes de que se firmara el acuerdo. 

La funcionaria fue Mariela Madrigal, según confirmó INEC. Se preguntó al IMAS si ese monto corresponde a ese viaje.  

“A mí no me consta que la capacitación de doña Mariela esté amparada a esta carta de entendimiento. ¿Cómo me va a constar? ¿De quién era funcionaria doña Mariela? En nuestros registros no consta”, contestó el actual jerarca del IMAS.

Horizonte Positivo corroboró que pagó por dicho viaje, afirmando que costó “un poquito más de $2.000”.

INEC no tiene datos de pagos de Horizonte Positivo

Horizonte Positivo propuso cambiar la forma de medir la pobreza en Costa Rica y se ofreció a mediar con la Universidad de Oxford, porque mantienen una red de países que aplican un único instrumento de medición de la pobreza estandarizado.

“Conviene aclarar que el IMAS fue la entidad que planteó al INEC la petición de trabajar el IPM, por nuestra condición rectora del Sistema de Estadística Nacional”, dijo la gerente, en un correo electrónico del 6 de agosto.

“¿Qué función juega Horizonte Positivo? Ayuda a conectar a las instituciones que en Costa Rica trabajan el tema de la pobreza como el IMAS con la universidad de Oxford, pero también, como se trata también de una herramienta de medición, para ir y medir y hacer censos, también se incorpora el INEC”, explicó el vocero de la asociación, Miguel Martí.

Por correo, Méndez explicó que el IMAS prestó un funcionario al INEC para trabajar en el IPM: Francisco Delgado Jiménez, quien es hoy el viceministro de Desarrollo Humano. 

Mendéz confirmó a UNIVERSIDAD que la entonces funcionaria del INEC, Mariela Madrigal, realizó un viaje de dos semanas a Inglaterra en el 2014 porque “se recibió una invitación de parte del IMAS para que alguna persona del INEC asistiera a un curso sobre IPM en la Universidad de Oxford, la cual era fundamental dado el desconocimiento metodológico”.

Cuando UNIVERSIDAD consultó sobre qué institución financió el viaje de Madrigal a Inglaterra, IMAS e INEC responsabilizaron a la otra institución de cómo se pagaron los gastos de la funcionaria, ninguna tiene más información ni facturas del viaje.

No obstante, UNIVERSIDAD corroboró con Mariela Madrigal y Horizonte Positivo que los tiquetes y los viáticos sí los pagó la asociación. 

Ir al contenido