María Rosa López

“He sido perseguida y denigrada”

Aunque recibió pago por prohibición desde febrero del 2011, adujo que lo merece gracias a un título de maestría que obtuvo en el 2015.

La actual alcaldesa de Santa Cruz relató que desde que, en febrero del 2011, inició sus funciones como vicealcaldesa, “por medio de Recursos Humanos, por orden del Alcalde desde luego, se me reconoció el pago de prohibición como profesional que soy”.

López concedió una entrevista a UNIVERSIDAD pocos días antes de presentar un recurso de revocatoria contra un acuerdo del Concejo Municipal sobre la contratación de un abogado para llevar su caso al Tribunal Contencioso Administrativo y reclamar los más de ¢70 millones que recibió por concepto de prohibición.

En ella, adujo que “tres años después” de asumir el puesto de Vicealcaldesa, “resulta que llega un documento de la Procuraduría”, el cual apuntaba que los educadores no son sujetos a ese derecho, por lo que el entonces alcalde Jorge Chavarría “me quita ese pago, lo manda a eliminar sin avisarme, sin ningún debido proceso. Cuando me di cuenta y pregunté en Recursos Humanos, me enseñaron una nota que él había mandado, pero ni siquiera me mandó copia a mí”.

¿De un día para otro a usted le pagaron 65% menos?

-Sí, exactamente, sin avisarme. Quince días después me manda a decir que debo una plata, no recuerdo si ¢70 millones, posiblemente sí, eso mencionó, y que si no los pagaba me iba a acusar ante los tribunales. Yo dije, no es la forma, deberíamos sentarnos y ver cuál es la situación y dicho y hecho, tiempo después por medio de una denuncia o demanda anónima, porque ni siquiera tuvo la persona la valentía de poner su nombre.  Y se fue a los tribunales, en el momento en que algo está judicializado se paraliza la administración, porque es un órgano superior. Había que esperar a que los tribunales de justicia decidieran al respecto.

He estado abocada, han sacado muchas cosas, hay muchos intereses, tengo enemigos políticos, grupos que no ganaron ni la Alcaldía ni regidurías ni nada, entonces se han dedicado a destruirme, el hecho de ser mujer, posiblemente, en un cantón tan machista como es Santa Cruz.

¿Cuándo llegó el caso a los tribunales?

-Creo que fue en el 2014, en el mismo momento que me lo quitan. No preciso. A mí me llaman creo que en el 2015 en los tribunales para que fuera a presentar mi defensa, fue a la Fiscalía.

Estoy esperando que resuelven. Si un tribunal dice que debo pagar, no me queda más que pagar. Lo que voy es que yo no me autorizo el salario, me lo autoriza el Alcalde y muy fácil después comienza él mismo en redes sociales a denigrarme. Pero aquí estoy esperando que se haga justicia.

Llevé un abogado, pero tampoco he tenido que invertir grandes sumas.

Ahora el Concejo Municipal busca contratar un abogado para llevar el caso al Tribunal Contencioso Administrativo.

-Sí. Después de eso se viene la situación de que gano las elecciones como alcaldesa, contra viento y marea porque todo eso sacaban, que debía plata, muchas cosas se decían. Entonces hay dos partidos que me llegaron muy de cerca, se han unido y se han dedicado a ver qué hacen aquí y allá. La Contraloría lo que hizo en un momento dado fue recomendar a ver qué posición se iba a tomar, pero ellos lo que dicen es que la Contraloría les dijo que tenían que hacerme eso… yo lo estoy dejando, dejemos que las cosas sigan su rumbo, que lleguen hasta el final a ver qué es lo que va a ocurrir, aquí estoy tranquila.

Hay criterios tanto de Procuraduría, como de Sala Constitucional o el propio Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Artes (Colypro) que han dicho que ser docente no es una profesión liberal.

-Sí, eso se ha dicho, lo que pasa es que yo también tengo una maestría en administración educativa.

¿Y eso es una profesión liberal?

-Sí, es diferente porque usted administra.

¿Desde cuándo tiene la maestría?

-Yo la había sacado como en el 2013 o 2014, lo que pasa es que el título no lo había retirado y tampoco me había incorporado al Colegio, porque yo soy educadora de profesión y de primaria y a nosotros nunca se nos obligó a colegiarnos.

Me quedé después del 2014 o el 2015 -ahorita no preciso- me quitan la prohibición, me quedo ahí, yo digo “bueno, son cosas”, en este momento sí es bueno analizar muchas cosas, ver que lo que más se ve aquí es maldad, he sido perseguida y denigrada. Todo el que me pregunta, posiblemente hicieron conexión con ustedes y con todos los medios de comunicación, porque lo que les interesa es que a mí todo el mundo me saque.

¿Entonces usted merece el pago de prohibición porque tiene el título de maestría en administración educativa?

-Claro.

 El cual obtuvo entre el 2013 y el 2014

-Sí, por ahí.

 Pero usted era Vicealcaldesa desde febrero del 2011

-Correcto.

 Y desde que entra como Vicealcaldesa recibe el pago por prohibición.

-Correcto.

 Antes de sacar el título de maestría

-Ah sí, exactamente como profesional. Es hasta el 2014 cuando se dice que no, que la educación no es una profesión liberal. Yo estoy ahí sin haberme incorporado, sin haber recibido el título todavía. Retiro el título como hasta en el 2015.

Si usted no presenta el título, el Departamento de Recursos Humanos no debería poder decir si corresponde el pago.

-Antes de eso el ser profesional… se decía que éramos sujetos al ser profesional. ¿Qué se suponía que me faltaba en ese momento? Se suponía que incorporarme al Colegio.

 ¿En el 2011, cuando empieza a ejercer como vicealcaldesa?

-Exacto. Vengo como profesional y en ningún momento pienso que no me lo merezco. Pienso que me lo merezco, que soy profesional. Es hasta el 2014 cuando de la Procuraduría llega un documento, lo pide creo que el auditor y entonces ya me dicen a mí que es que los educadores… y unos meses después me quitan el pago sin debido proceso ni nada, pero no es que yo llegué aquí a obtener un pago que yo sabía que no debía recibir. Yo en todo momento estaba súper segura que yo debía recibir ese pago.

 ¿Por ser profesional?

-Exacto, es que eso era. Lo único era la incorporación al Colegio y dije bueno como ya me pensioné -en ese momento ya yo me había jubilado-  es más, el Colegio obligó a los educadores de primaria hasta el 2008 a incorporarse, pero antes todos estuvimos sin habernos incorporado, pertenecíamos a las instituciones gremiales. Yo soy de la ANDE.

¿Al estar jubilada, aplica el pago de prohibición?

-Sí claro, es un trabajo que uno está realizando.  Lo que había que hacer era… tuve que renunciar a la pensión también porque fue otro problema. Tenía un recurso de amparo donde la Sala me autorizaba con un voto a trabajar siendo pensionada, pero bueno ya ahora al llegar a la Alcaldía preferí mejor renunciar a la pensión, me quedé simplemente como trabajadora municipal.

La Ley contra el Enriquecimiento establece los casos en los que se paga prohibición. Dice que los profesionales liberales al ejercer ciertos cargos entre esos Alcaldía y Vicealcaldía…

-Que es obligación -ni siquiera es si se quiere- pagarles a los profesionales el pago de prohibición.

¿Pero es hasta el 2014 que obtiene su maestría en Administración Educativa y siente que a partir de ese momento ya sí califica como profesional liberal?

-Bueno sí, lo que pasa es que me quedé y me quedé, se fue la universidad con la que lo saqué de Santa Cruz y entonces tuve que ir hasta Cartago y dije “ay qué pereza”, me habían dado una certificación y yo pensaba que con la certificación valía. Después se dijo que no, que tiene que ser el título, entonces fui a una graduación que hizo el colegio (sic), inscribirme y toda la cosa para tener el título en mis manos.

¿Cuándo fue esa graduación?

-Como en el 2015, creo.

0 comments