País

Gobierno gravará con un 0,5% a casas de lujo

Este impuesto gravará todo inmueble, urbano o rural, que contenga una o más construcciones e instalaciones fijas y permanentes, que constituyan una unidad habitacional

El Ministerio de Hacienda anunció que implementará un nuevo impuesto a las casas de lujo del 0,5%, como parte de las medidas para afrontar la crisis económica y fiscal que atraviesa el país y será la Dirección General de Tributación la encargada de su cobro, recaudación, administración y fiscalización.

Con el nuevo impuesto se gravaría todos los inmuebles de uso habitacional, ocasional o de recreo y que su valor sea igual o mayor a ¢150 millones (es decir, el equivalente a 325 salarios base para cada año), será anual, comprenderá entre el 1 de enero y el 31 de diciembre y deberá cancelarse los primeros 15 días de febrero.

Para ello el gobierno presentó el proyecto de ley expediente 22.382 Impuesto a inmuebles de lujo para uso habitacional, ocasional o de recreo, el cual deroga y sustituye el actual Impuesto Solidario para el Fortalecimiento del Programa de Vivienda, que fue creado en 2008 y gravaba las casas de lujo.

“Este impuesto gravará todo inmueble, urbano o rural, que contenga una o más construcciones e instalaciones fijas y permanentes, que constituyan una unidad habitacional, utilizada como vivienda habitual, ocasional o de recreo, aunque esté ubicada en fincas independientes o en edificios parcialmente ocupados por construcciones destinadas a otros usos”, indicó Elián Villegas, ministro de Hacienda.

No se les cobrará este impuesto a los inmuebles donde se desarrollen actividades agrícolas, pecuarias, forestales, de conservación de recursos naturales, agroindustriales y comerciales.

Precisamente una parte de los recursos que se recauden con este nuevo impuesto, se le asignará al Banco Hipotecario de la Vivienda (BANVHI) una partida anual, vía transferencia superior a ¢4.000 millones (8.655 salarios base) y los dineros deberán usarse para financiar programas públicos de asentamientos informales, erradicación de precarios, así como dotar de vivienda digna a personas y familias en condición de pobreza o pobreza extrema.

 

Ir al contenido