Andrea Centeno, nueva presidenta ejecutiva de Japdeva

Falta de previsión de administración anterior provocó hueco financiero en Japdeva

Presidenta ejecutiva analiza estados financieros de la institución pues desconoce el tamaño de hueco en las finanzas. A cinco meses de la entrada en operación de APM Terminals, Japdeva no sabe en qué invertirá el canon ni si efectuará despidos.

Llegó a la presidencia ejecutiva de la Junta de Administración Portuaria y Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) hace dos semanas, luego de que el presidente de la República, Carlos Alvarado, despidiera al anterior exjerarca por no estar “alineado” con la política del gobierno. Se llama Andrea Centeno Rodríguez, es limonense, tiene 38 años y es comunicadora.

Llega a Japdeva tras una tormenta y en medio de un panorama desalentador e incierto. Aún no puede precisar cuántos de los 1.186 empleados conservarán su empleo, cuál es el monto del hueco financiero que tiene la institución, ni tampoco en qué se utilizará el canon de $12 millones que deberá pagar por año APM Terminals a la Junta, que debería ser destinado al desarrollo regional.

En entrevista con UNIVERSIDAD Centeno reconoce que para ella esas preguntas todavía no tienen respuestas precisas. En este momento, asegura, realiza un análisis de las finanzas de la institución para generar un diagnóstico y aclararle el panorama al Gobierno y a los trabajadores, quienes se encuentran en incertidumbre desde hace meses cuando la construcción de la nueva terminal portuaria de APM Terminals iba llegando a su fin.

Alineada totalmente con el pensamiento del mandatario Carlos Alvarado, la nueva presidenta ejecutiva de Japdeva propone dejar de lado los conflictos sobre distribución de carga que mantuvo la anterior administración con el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, y enfocarse en concretar nuevos proyectos que generen ingresos.

Las aguas parecen no estar aún en calma, ya que contradiciendo abiertamente esa posición, Armando Foster, vicepresidente del Consejo de Administración de Japdeva, afirma que seguirán en la pugna con el Ministerio de Obras Públicas (MOPT) pues las potestades de autoridad portuaria les competen a ellos y no al Ministerio.

La presidenta ejecutiva dice estar clara en que su trabajo debe dirigirse a acelerar procesos y concretarlos, pues existen evidentes atrasos, y señala que en el pasado no se tomaron las medidas necesarias para mitigar el problema de ingresos que afecta en este momento a la Junta.

A mediados de la semana anterior, APM Terminals, concesionaria de la Terminal de Contenedores de Moín, presentó serios retrasos en la atención de la carga que provocaron un caos portuario en la provincia de Limón. Está situación originó filas interminables de camiones y barcos varados en bahía durante 20 horas.

Ante el caos, ahora el MOPT, APM Terminals y el Gobierno analizan hacer un traslado de carga al muelle de Japdeva con el objetivo de poder atender a todos los barcos portacontenedores que deben pasar por la provincia. Con ello aseguran que este plan podría, incluso, mejorar las finanzas de la institución.

Enseguida un extracto de la conversación que la nueva presidenta ejecutiva de Japdeva sostuvo con UNIVERSIDAD.

Hay un problema de ingresos que es lógico ante el traslado de carga a la terminal y que no se desarrollaron otros ingresos ni se tomaron medidas anteriores a mi llegada. De acuerdo a ese diagnóstico una de las cosas a analizar es la estructura de Japdeva y el funcionamiento de la institución bajo esa estructura u otra. Eso puede implicar diferentes transformaciones”.

Andrea Centeno, nueva presidenta ejecutiva de Japdeva

Luego de que el presidente de la República Carlos Alvarado despidió a don Greivin Villegas, al día siguiente presentó su nombramiento. ¿Cómo se dio su llegada a Japdeva? ¿Conversó antes con el presidente?

-Con el señor presidente yo tengo mucho tiempo de estar hablando sobre Limón por el rol que tenía en mi trabajo anterior. Incluso en la misma Japdeva yo había tenido interacción con don Greivin (Villegas) y equipo de trabajo durante todo el año anterior, precisamente por estar trabajando en la zona de Limón con diferentes autoridades y porque en su momento Cinde estaba tratando de apoyar a Japdeva junto al ICT en lo que era la estructuración del proyecto de marinas y cruceros. Las conversaciones con el señor presidente siempre han estado abiertas de mi parte, siempre por el interés de Limón. Se da la destitución de don Greivin, el presidente me ofrece el puesto y yo se lo acepto. A mucha gente le ha sorprendido por qué decidí tan rápido, pero yo ya llevaba mucho tiempo atrás hablando -en general- de Limón. A mí no me hablaron meses atrás, no me dijeron estamos pensando hacer esto y esto. Yo la decisión la tomo contra el ofrecimiento del presidente recién destituido don Greivin. Eso fue una decisión muy rápida pero porque yo ya venía muy empapada de los temas de Limón.

De acuerdo con el presidente de la República, don Greivin no estaba alineado. ¿Usted sí se va a alinear a los planes del mandatario?

-Cuando yo me siento con el presidente, le pregunto varias cosas específicas. ¿Es Limón prioridad? Sí. ¿Hay conciencia de la situación en que está Limón como desempleo, cambio de modelo de desarrollo, cambio de modelo productivo, necesidad de capital humano? Sí, la hay. ¿Hay capacidad para innovar en la organización y tomar las decisiones que haya que tomar en cuanto a nuevos negocios, optimización de la estructura y demás? Sí, la hay. ¿Hay plena conciencia de que el canon tiene que usarse para el desarrollo de la zona? Sí, la hay. Entonces con base en esas respuestas yo digo que sí. Si eso significa estar alineada, yo estoy alineada porque yo misma plantee cuáles eran las prioridades que yo veía, incluyendo estabilización de la organización y si se iba a contar con el apoyo para eso. Si la pregunta es sobre si son fully cellular o no los que recibe Japdeva, yo lo que he hecho es que corran todos los procesos legales.

Anteriormente incluso el Consejo de Japdeva había responsabilizado al presidente de futuros despidos. ¿Usted va a ir en la línea del Consejo o les va a dar la espalda?

-La contraposición que había era específicamente en el criterio de la exclusividad de barcos. Si usted le pregunta al Consejo hoy, yo ya tuve mi sesión de trabajo con ellos, y la posición de Japdeva es que hay que trabajar en nuevos proyectos sí o sí para generar nuevos ingresos. Hay que atender la situación financiera de Japdeva y estabilizarla y hay que ponerse a trabajar todos en coordinación de la mejor forma. El Consejo en este momento no ha emitido un criterio de seguir en el proceso legal que se había iniciado con la anterior administración, sino que en la sesión de trabajo que tuvimos dijimos: “señores hay que empezar a generar nuevos negocios, equipar y tomar decisiones y llegar a esa estabilización financiera”. Esa es la posición del Consejo.

Es decir, se echaron para atrás…

-Tendría que preguntarle a ellos.

¿Qué pasa con la pugna que tenía Japdeva con el MOPT? ¿Sigue o, inmediatamente al usted asumir, el conflicto se termina?

-Se termina. Es una pugna sin sentido. ¿A qué me refiero? Hay procesos legales corriendo que hay que respetar. ¿Dónde yo no le veo el sentido a esto? El MOPT, el CNC (Consejo Nacional de Concesiones), Japdeva, el Gobierno de la República y Hacienda somos la administración concedente. Entre las piezas tenemos que funcionar y trabajar procesos de fiscalización, supervisión, coordinación y diseño de la estructuración de los términos de referencia del fideicomiso. Cuando digo que la pugna se acaba es porque yo tengo claridad en que hay que articular y trabajar en grupo.

¿Ha vuelto a tener conversaciones con don Rodolfo Méndez?

-Yo con don Rodolfo me he sentado a trabajar permanentemente al igual que con CNC, presidencia de la República y diferentes ministerios. En estos nueve días he estado coordinando cosas con ICT, Recope, Incofer, Ministerio de Economía, Presidencia de la República directamente, MOPT, CNC. ¿A dónde van las conversaciones? En lo que hay que ver y hacer. No en lo que no se hizo ni en lo que se viene arrastrando, sino en cómo ponerlo a andar. Yo creo que he sido muy clara en eso, mi trabajo es cómo poner a andar y concretar cosas. Por eso es que tenemos que trabajar articuladamente entre ministerios y, en paralelo, van corriendo todos los procesos legales que ya abrieron diferentes partes.

¿Hay claridad en los términos del contrato?

-Mi posición a hoy es que los procesos legales que buscan clarificar por interés de otras partes si hay o no un diferendo en eso correrán pero yo tengo que enfocarme en qué hay que hacer de ahora en adelante. No puede haber un congelamiento en las demás acciones por seguir discutiendo este tema. La disputa de tipo de buque a mí no me resuelve en este momento el hueco financiero en los tiempos que tengo, recoger nuevos ingresos, empezar a estructurar el canon, ni tampoco me resuelve los términos de referencia.

¿Cuál carga va a manejar Japdeva?

-Va a manejar la que por ley debe, que es que es mixta: graneleros, papel, hierro, Ro-ro (Roll On-Roll Off). Esa es la carga que está manejando Japdeva y en este momento las conversaciones que se están teniendo es ver si como medida puede recibir carga por la situación que se está dando. Estamos ahorita con un 30% de la carga.

El jueves APM Terminals tuvo problemas de todo tipo y no pudo hacerle frente a las cargas de los buques por lo que provocó así un caos portuario. Se analiza ahora un traslado de carga a Japdeva. ¿En qué consiste?

-En este momento la conversación está abierta. Es un desahogo por tiempos de espera de los buques que están en bahía para que los pueda atender Japdeva en los muelles que tiene disponibles para ello. Eso se tiene que definir en las próximas 48 horas. Sería básicamente que se reprogramen los buques para que no lleguen a la TCM, sino que lleguen a Japdeva. Las cuadrillas están, el equipo está, es un desvío de los buques para desahogar la fila.

 ¿Quién se beneficia económicamente?

-Lo cobra Japdeva y se lo deja Japdeva.

Esto ayudaría entonces a las finanzas de Japdeva…

-Definitivamente. Es por un lado una forma de acelerar la atención de los clientes que están ahí para que tengan el servicio que requieren y, por otro, que Japdeva podría recibir ingresos que ciertamente -no hay que ocultarlo- son más que apreciados e importantes.

¿Está dispuesto el personal de Japdeva?

-Porsupuesto. El equipo de Japdeva está dispuesto a hacer su trabajo.

El anterior presidente de Japdeva dijo que se iba a producir un cierre técnico debido a la crisis financiera. ¿Cómo están los estados financieros de la institución?

-Yo estoy terminando el análisis financiero que tengo que presentarle a los directores y al señor presidente de la República y MOPT. A partir de esos números se deberán tomar decisiones. Lo que puedo decir es que el cierre técnico se decía que era para marzo y yo pagué planillas en marzo, y Japdeva paga con antelación. Eso significa que los salarios de abril van a estar.

¿Cuándo tendrá ese análisis?

-En dos semanas.

En dos semanas sabríamos si está en crisis o no…

-Correcto. Pero más allá de eso, aquí lo importante es decir qué se va a hacer o no. Yo quiero enfatizar en eso. Mucha gente ha hablado de la crisis, del cierre técnico. Yo lo que necesito poner sobre la mesa son opciones. Se habla de si se hizo o no y yo no hago nada con eso ahorita. Mi trabajo es diagnosticar y poner opciones a seguir, sean las que sean.

Se ha hablado en muchos momentos sobre los despidos pero hasta el momento el  Gobierno no ha confirmado si se efectuarán o no, ni cuántos. En Japdeva el personal está en incertidumbre. ¿Habrán despidos en Japdeva?

-Yo creo que lo importante es terminar el análisis. ¿Por qué yo soy tan insistente en eso? Yo no quiero crear una alarma sin poder dar datos específicos, revisados y consensuados. Cuando a mí me preguntan ¿van a haber despidos? Mi respuesta es esta misma. Contra la determinación de cuál es la situación financiera, de ingresos, proyección de nuevos ingresos, si compensa o no el hueco financiero. Es algo que yo no voy a ocultar; hay un problema de ingresos que es lógico ante el traslado de carga a la terminal y que no se desarrollaron otros ingresos ni se tomaron medidas anteriores a mi llegada. De acuerdo a ese diagnóstico una de las cosas a analizar es la estructura de Japdeva y el funcionamiento de la institución bajo esa estructura u otra. Eso puede implicar diferentes transformaciones. ¿Por qué lo digo así? Porque los dos diagnósticos van de la mano.

Estamos hablando de que ustedes tienen 1.186 empleados y que ahora solo están manejando un 30% de la carga. ¿Sobra gente en Japdeva?

-Yo he escuchado que si proporcionalmente tenemos solo un 30% de la carga, entonces también se debería de ir un 70% de los empleados. Eso sería muy irresponsable de mi parte decirlo, porque yo tengo que garantizar los servicios de Japdeva que le da a la gente que utiliza los muelles. Cuáles son los procesos de los cuales se podría prescindir, los equipos y funcionarios son respuestas que van más allá de decir que si proporcionalmente se me va un 70% de la carga, entonces también debo despedir a 70% de los trabajadores.

Si se tuvieran que hacer los despidos, ¿tiene Japdeva dinero para pagar las cesantías?

-Hay que terminar el diagnóstico, ver cuáles son los funcionarios. Yo no me voy a referir anticipadamente a algo que genere una alerta innecesaria. Si en algún momento ese es uno de los escenarios, se presentará como tal y habrá que decir cómo se salvaguarda y se toman las acciones que se van a requerir.

En cuanto al canon, aún nadie ha dicho en qué proyectos se invertirá. ¿En qué lo van a invertir? ¿Cuánto es el monto del canon?

-El canon es una proyección de ingresos sobre el total. Hay aproximados y proyecciones de cuánto es el total de período y variaciones por año. ¿Por qué variaciones? Porque dependerá de la carga que se reciba. Si empieza a llegar más carga, obviamente subirá. La proyección que hay más ajustada es que supera los $12 millones al año. Hay que recordar que la TCM arrancó hace unos meses. Esto es una experiencia nueva para Costa Rica y estamos en ajustes de cuánta carga está llegando. Eso nos va a determinar cuál será el flujo del canon. Lo que sí se va a hacer es el lanzamiento de los términos de referencia para que los bancos participen y se pueda estructurar la herramienta que se defina. Por el momento lo que está sobre la mesa es el fideicomiso. Los términos de referencia tienen que salir sí o sí. Parecería que es algo muy operativo pero no se ha podido hacer en los últimos años. Una vez que se crea el fideicomiso, se determina cuál metodología se va a usar para priorizar los proyectos que se van a financiar con el canon en cuanto a alcance, generación de empleo, etc. No faltan proyectos. Hay un banco de proyectos enorme que se ha recolectado de diferentes iniciativas. Eso no es un tema nuevo, sino que viene desde que se firmó el cartel. Ideas y propuestas hay, solo deben pasar por el mecanismo. ¿Por qué no me he referido a cuáles son? Porque no voy a crear falsas expectativas hasta que pasen por el filtro metodológico. Eso es importante hacerlo porque las comunidades están ansiosas. Este canon no es solo para el cantón central de Limón, sino que cubre toda la región Huetar Caribe.

¿Cuál es el plazo para tener los términos de referencia?

-Esto no puede pasar de dos meses máximo. Estamos trabajándolo con muchísima intensidad.

Después de eso estarían ustedes diciendo cuáles son los proyectos…

-No es inmediato. En todo tengo que apresurar los tiempos. Esa es mi transversal. Yo llego con atrasos significativos y mi trabajo es acelerar y concretar. Después del lanzamiento de los términos de referencia, la ley de contratación lleva todo un proceso. Hay pasos antes para decir cuáles son los proyectos.

Usted tiene experiencia en la planeación de proyectos. ¿Qué proyectos se vienen para la institución?

-Habrá que hacer un cambio de mentalidad de que no se va a funcionar por procesos administrativos, hay que respetar los procesos administrativos de la función pública pero los equipos tienen que empezar a pensar en que los proyectos se gestionan. ¿A qué me refiero? Hay proyectos albergados en diferentes unidades de Japdeva. El gran cambio es el seguimiento. Desde los internos administrativos Japdeva tiene que convertirse en un Japdeva digital. Hay una mejora en los procesos internos que va a ser básica para nuevos negocios, desde el sistema de facturación hasta el sistema de reporte y servicio al cliente. Eso es un proyecto que requiere estructurarse. En la parte externa estamos trabajando con Mideplan y ya tenemos la asignación de proyectos nuestros que se van a poder pagar la prefactibilidad con dineros que tiene el Mideplan.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/falta-de-prevision-de-administracion-anterior-provoco-hueco-financiero-en-japdeva/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments