País Encuesta de valoración a personalidades políticas

El buen año de la Defensora y el desplome de la marca ‘Luis Guillermo’

A ella la conocen poco y le aplauden mucho. A él lo conocen casi todos, pero está lejos de ser aquel del 2014

[visualizer id=»97810″]

Solo dos rasgos tienen en común: no llegaron con carné de dirigente político a sus puestos y ambos eran perfectos desconocidos hace solo dos años.

Después todo ha sido diferente para el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y para la Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano, en la calificación popular a las personalidades políticas recogida por la encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) realizada para el Semanario UNIVERSIDAD.

Solano, periodista y experta en derechos humanos, cerró su 2015 como la personalidad política con mayores aplausos populares. No la conocen todos, ni mucho menos, pero quienes sí la identifican le hacen el guiño.

Supera en valoraciones positivas al expresidente Óscar Arias, al presidente el Congreso, Rafael Ortiz, y al excandidato presidencial Rodolfo Piza. Estos son los cuatro nombres que encabezan la lista de 12 personalidades políticas mencionadas a los encuestados en el estudio de noviembre.

En la zona media destacan los vicepresidentes Helio Fallas y Ana Helena Chacón, además de la exmandataria Laura Chinchilla y el excandidato presidencial y actual diputado oficialista Ottón Solís.

Y en la parte baja, donde los abucheos superan a los aplausos, aparece el nombre del actual presidente, Luis Guillermo Solís, acompañados de dos figuras antagónicas en su ideología, ambos excandidatos presidenciales: el frenteamplista José María Villalta y el libertario Otto Guevara. La otra casilla es para el alcalde del cantón al que pertenecía el encuestado.

Este es el orden de los políticos según la calificación popular, que no siempre coincide con el grado de conocimiento. Por ejemplo, a Montserrat Solano la conoce solo la tercera parte de las personas que conocen a Otto Guevara, pero ella encabeza el ranquin en porcentaje de valoración favorable y él, el cuatro veces candidato presidencial, es el último.

A Luis Guillermo Solís, como es de esperar, lo conocen casi todos, pero los vítores de abril del 2014 han ido cediendo espacio a las críticas. Queda poco de la marca «Luis Guillermo», aquella oferta política que supo llevar a sus molinos las aguas del desagrado con la política tradicional en los pasados comicios presidenciales.

A mitad del 2014, Solís tenía una calificación de 7,3 en un rango de 1 a 10. Superaba a todos y solo se le acercaban Arias, Piza y Helio Fallas. El presidente estaba entonces en la cima de un tobogán de su popularidad que iba a empezar a descender. Ahora, de 7,3 pasó a 6,6 en noviembre de ese año, después a 5,9 en abril del 2015 y después a 5,3 en agosto.

Esta última encuesta se puede leer entonces como una buena noticia para él: no empeoró, sigue en 5,3.

No se incluye acá una opinión del Presidente sobre su caída en popularidad porque no hubo respuesta a solicitudes del Semanario UNIVERSIDAD antes del cierre de esta edición.

Sí contestó Montserrat Solano, la defensora de los Habitantes que también supo convertir en virtud su falta de currículo político, aunque su cargo no es de elección popular, sino diputadil.

«Todo lo que se me reconoce es por mi trabajo en la Defensoría. Es entonces un reconocimiento al trabajo que he hecho de defensa de los derechos humanos, junto a un equipo magnífico», respondió la Defensora.

Solano resaltó su independencia técnica y su énfasis en los principios básicos de los derechos humanos. «Soy activista de derechos humanos y eso implica no poder hacer negociaciones que los políticos están propensos», añadió.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido