Carlos Avendaño: “todos pescamos en el mismo estanque”

El jefe de Restauración Nacional no descarta costos por la partida de Fabricio Alvarado y la fractura de la bancada, pero tiene una ambición: 30% de las alcaldías.

Llevábamos varios meses pidiéndole una entrevista, pero Carlos Avendaño se hace de rogar. Pasaron antes la batalla de la reforma fiscal y la estampida de media bancada de Restauración Nacional; pasaron las críticas cruzadas con el excandidato Fabricio Alvarado y pasaron muchos episodios en los que el presidente del partido revelación de las elecciones anteriores trató de sacar la bandera de los “valores”, su mayor bandera.

Este miércoles 23 de enero, en una semana de discusiones movidas en la Asamblea Legislativa, el dueño del partido de mayor crecimiento en las elecciones de 2018 andaba sin demasiada prisa por los pasillos legislativos. Ya no son 14 diputados, sino seis. Avendaño pasó de liderar (al menos en la forma) la segunda fracción más grande del Congreso a encabezar el PRN como la quinta bancada en tamaño, aunque a este veterano de la política confesional eso no lo angustia. O eso dice.

Accede a la entrevista de una vez. Solo va un momento a ponerse en la lista para hablar en el plenario, pero la sesión vespertina se cancela porque muchos diputados tienen una gripe fuerte. Avendaño se relaja, atiende una entrevista breve por teléfono e invita a entrar a su despacho.

A la izquierda, un banderín del Saprissa (la casa de Avendaño y la sede del partido, que son la misma cosa, quedan en Tibás) y la derecha un cuadro típico (carreta de pintura de Sarchí) y una bandera del PRN que él fundó allá por el año 2005. Es la divisa de amarillo y azul que la mayoría del país conoció de la mano de Fabricio Alvarado, quien hace un año se colocaba arriba en las encuestas y ahora lidera un partido nuevo que pesca en las mismas aguas cristianas. Se fue. Se cambió de bandera y esta quedó en el escritorio de Avendaño.

¿Han sentido el golpe fuerte de la división?

  • El partido ha seguido con la dinámica normal en la capacitación por todo el país, que es un requisito. Ya hemos empezado en forma fuerte las reuniones y preparativos de las elecciones municipales.

 ¿Cuál es la estrategia general para estos comicios?

  • Nos hemos propuesto tener nóminas en los 82 cantones para alcaldías y regidurías. Tenemos posibilidades francas en unas 25 alcaldías para dar la pelea y en todos los concejos pretendemos tener presencia. Cada cantón tiene sus características, pero creemos en la necesidad de trabajar en los gobiernos locales como un paso ineludible en la democracia.

¿Cuál es la ventaja de PRN sobre otros partidos?

  • Que en todos los cantones tenemos gente afín, organizaciones que tienen afinidad con Restauración y electorado que nos respalda.

¿Gente de las iglesias?

  • Sí, en buena medida, pero no solo de allí. Tenemos temas como la familia y la vida que permiten tener un espectro muy grande en las comunidades. PRN habla de un gobierno con principios y valores desde las municipalidades.

¿Cómo van las posibilidades de alianzas?

  • Hay conversaciones, pero no es totalmente nuevo. En Cañas en las elecciones pasadas tuvimos a un alcalde del PLN y al vicealcalde de Restauración. Hoy tenemos conversaciones en diferentes partes, pero sí es uno de los elementos inherentes a esta lucha electoral.

¿Cuánto afecta la división con Fabricio Alvarado?

  • Siempre una división afecta, pero uno no puede cuantificar hasta dónde. El partido sigue muy sólido en sus bases, con mucha dirigencia que está trabajando en el campo y eso influye mucho en el resultado de las municipales. Ya veremos hasta dónde la dirigencia puede hacer un trabajo eficaz.

¿No se fue dirigencia con el partido de Fabricio?

  • Se fue alguna gente, pero tuvimos pocas renuncias. Creo que como 17 personas en todo el país, nada masivo.

Se ha podido armar muy rápido Nueva República…

  • Mmm bueno, depende de cómo lo vea, pero ellos se venían armando desde la campaña presidencial. No ha sido tan rápido.

¿Por qué dice que desde la campaña?

  • Ellos estaban trabajando para eso, era obvio. Andaban pidiendo los datos de los dirigentes y por eso denunciamos una organización paralela. Para nosotros no fue sorpresivo.

¿Cuál es la diferencia entre Restauración y Nueva República?

  • Lo que se dio en las elecciones anteriores no fue del todo nuevo. Restauración comenzó a principios del 2000 a formarse y se ha venido fortaleciendo. Hemos participado en varias elecciones y hemos tenido representantes en la Asamblea, ya tenemos una historia.

Claro, pero como partido minoritario. Con uno o dos diputados.

  • Correcto, pero no estamos apareciendo ahora. Hemos ido creciendo y tenemos una participación propia, con logros propios, proyectos y luchas que nos reconoce la ciudadanía. El partido que están fundando en este momento no sé, habría que ver cuáles son sus luchas.

Quizás algunos de esos logros del PRN que usted menciona son logros de Fabricio. Cómo harán esa diferencia ante un público igual. Pescan en un mismo estanque.

  • Esas son cosas que he analizado desde hace tiempo. Todos pescamos en el mismo estanque y el electorado es uno solo y más del 80%; es gente de principios y valores cristianos, independientemente de la religión, y ahí es donde nos proyectamos. Nunca hemos tenido un tinte religioso; somos defensores de los valores. Vamos a ese electorado que una y otra vez se ha ido permeando. Somos consecuentes y con una trayectoria propia. Cada elección es un reto diferente.

Dice que nunca ha abogado por lo religioso, pero admite que su base electoral está construida sobre el mensaje de valores religiosos. Cristianos, para ser más específicos. O en concreto, evangélicos, pero el alcance supera a esta comunidad. Imposible olvidar aquella escena del 2005, de un hombre robusto subido en el Monumento Nacional para exigir mejores condiciones para las iglesias evangélicas.

Era el diputado Avendaño, que ha crecido en este nicho electoral, disidente del partido de Justo Orozco y fundador de un partido que en 2018 alcanzó el triunfo en primera ronda y 14 diputados, muchos de ellos pastores, como su presidente y jefe de fracción. Eran la segunda bancada en la Asamblea, pero no duraron juntos ni un semestre. Ahora son rivales.

El PRN ahora queda reducido a seis diputados.

  • Eso le pasa a muchos partidos. Vea que la fracción del PAC se dividió durante el gobierno de Laura Chinchilla y en las siguientes elecciones ganó la Presidencia.

De nuevo, ¿en qué se diferencia la oferta electoral de Restauración y la de Nueva República?

  • Es que el electorado de hoy es muy diferente y ya no vota por un partido fijo. Depende del candidato, vea las elecciones anteriores, y eso importa mucho más en lo local. Es difícil precisar qué candidatos vamos a llevar.

¿Cuál es el perfil de un candidato a alcalde del PRN?

  • Depende mucho de cada cantón, pero debe ser gente muy bien relacionada con las fuerzas locales y que puedan elaborar un mensaje que cale, que llegue y que se identifique, que haga química. Si hablamos de candidatos a la Presidencia, sí creo que los partidos ahora dependen más de quién sea él.

Claro, como con Fabricio? ¿Ya usted tiene claro qué fue lo que pasó?

  • Álvaro, yo le puedo dar detalles, pero no creo que sea conveniente.

¿Conveniente para quién?

  • No sé en este momento. Ha visto que me he mantenido a la distancia y no he comentado esto para no avivar el fuego. Por los años que tengo, sé que la gente hace lecturas, que las cosas van acomodándose con el tiempo. Por eso le dije que esa separación se cuajó desde la campaña… y hay razones, pero prefiero hablar de nosotros

Pero usted compite contra ellos.

  • Es cierto que uno tiene que ver al adversario y cómo juega, pero no es algo que se pregone. El que gana no es el que más golpee, sino el que más cale y que pueda venderse.

Claro, como el candidato presidencial que tuvieron ustedes, pero vamos a otro punto importante: su partido tiene mucho dinero. (De los ₡6.000 millones a los cuales tuvo derecho tras los comicios del 2018, se reservó el 60% para gastos en período no electoral).

  • Bueno, se necesita educar a la sociedad sobre el manejo de la deuda política. Hay recursos para capacitación y para otras tareas, no es que todo cae en un depósito. Eso se va liquidando. Por supuesto es una gran ventaja tener ese derecho, pero no es tan fácil como gastar mil millones; eso está reglamentado.

Pero es claro que esa organización incide en la campaña. Por eso es una ventaja que sean el partido más solvente en este momento.

  • Se tiene el recurso y se hace uso dentro de los cánones permitidos. En el momento de la campaña no habrá ese dinero y cada papeleta se financiará por sus propios medios.

¿Pueden sacar ventaja de la posición que han tenido contra la Reforma Fiscal?

  • Los temas siempre tienen una incidencia. El plan fiscal fue un tema sobresaliente que nos hizo tomar posiciones que pueden beneficiar o no. Fuimos consecuentes desde el principio sobre impuestos a medicamentos, educación y canasta básica. Ganamos en esas posiciones como bajar el IVA del 2% al 1% e impuestos a medicamentos o gravar agua y luz, pero prevalecieron impuestos inconvenientes, como los impuestos a las mutuales o cooperativas. Tuvimos una posición clara y el electorado lo percibió.

¿Vale para la campaña?

  • Correcto, porque dijimos que entendemos la necesidad fiscal, pero hay muchos componentes que se deben defender. También abogamos por contener el gasto, pero todos los gobiernos gastan en todo lo que pueden. Hay que bajar el gasto y mejorar la eficacia en el cobro.

Esta posición pro recortes los separa a ustedes de la gente que participó en la huelga.

  • Sí, pero nosotros nunca estuvimos con ellos.

¿No?

  • Los atendí un par de veces y los escuché, pero no hicimos eco de la huelga, como sí hizo José María Villalta. Coincidimos en muchas cosas, pero nunca hubo un apoyo pleno porque hay diferencias también.

La discusión va a seguir. ¿Qué pasará con empleo público?

  • De primera instancia, creemos que es un tema al que hay que entrarle. Se habla de las pensiones de lujo, pero también hay salarios de lujo y que se deben limitar para sanear las finanzas públicas.

¿Puede contar el Gobierno con ustedes para ese tema?

  • No diría si puede contar con nosotros o no. Somos responsables y tenemos que discutirlo. Son decisiones que no son populares. Hay que entrar con seriedad y no populismo, que sería decir que dejen todo así. Es un rubro al debemos meter el bisturí, sin lesionar los derechos adquiridos, claro.

Hay posiciones de ustedes que son fáciles de prever, pero la defensa de la portación de armas resultó un poco sorprendente. 

  • Vea, yo en eso digo que hay un desenfoque. Con datos que hay sabemos que la mayoría de armas usadas en delitos no eran legalizadas.

Un tercio de esas armas estuvieron legales en algún momento.

  • Correcto, y se las robaron o pasó algo. Pero quieren regular poniendo restricciones a los que quieren armas legales y es un desenfoque. Deberían hacer más redadas para atacar el mercado negro. No hay que endurecer la tenencia legal de armas. Me decía un amigo que él no andaba armas, pero que tenía una en la casa y una en la empresa y no la anda transportando, pero por cualquier incidente.

¿Y si su amigo tiene tres empresas qué? ¿Y si alguien tiene cuatro fincas qué?

  • Correcto, pero no es restringiendo a que solo tenga una, porque entonces va a andar con el arma para allá y para acá.

No deja de ser difícil de calzar su discurso pro vida con la facilitación del mercado de aparatos construidos para matar.

  • Yo estoy diciendo que no es la solución a la inseguridad endurecer los permisos para la tenencia de armas. Hay robos de armas y otras cosas.
  • Si yo soy delincuente y sé que usted tiene un arma voy a querer robársela para hacer mis maldades, ¿no?
  • Pienso igual, pero igual va a robar un carro para ir a asaltar, y no por eso elevamos los requisitos para tener carros. Por eso le digo que hay un desenfoque. Diay, que pongan los requisitos que tienen que poner a las armas. Yo la verdad ni los conozco, aunque sí me han dicho las cosas. Sería como decir que hay que regular los carros porque también los usan los delincuentes.

Con la diferencia de que el arma solo sirve para matar y con el carro usted puede  pasear con su familia. Quizás sí se parezcan en algo: en que hay una industria ¿Ha notado el lobby?

  • Conmigo no ha hablado nadie y no sé si con otros compañeros, pero sí hay toda una discusión sobre la tenencia legal. Podríamos endurecer todo lo que quiera, pero eso nada tiene que ver con que se las roben, sea una o dos.

¿Por qué empezamos a hablar de armas ahora en el país?

  • Es que hay un pico de inseguridad. No es que haya fobia, pero tenemos enorme presencia de extranjeros que sí están incidiendo y si tienen que robar armas lo hacen. Tenemos que ver los componente y atacarlos

¿Es por los extranjeros? ¿Se necesita control migratorio?

  • Control migratorio, mercado ilegal de armas, amplia delincuencia… y nada tiene que ver los requisitos para tener el arma.

Avendaño no es de dar por acabada una entrevista ni de enojarse con el entrevistador. Es un hombre cordial y sencillo que parece poco ambicioso del poder político, al menos en su concepto tradicional. No tiene un proyecto que quiera impulsar (o no lo dice), pero sí sabe a qué se quiere oponer y no hace falta insistirle para que lo mencione.

¿Cuál es el proyecto más importante en este cuatrienio de PRN?

  • El proyecto puede ser luchar por que no se apruebe algo.

¿Están en contención?

  • Es una función inherente nuestra. Sería muy malo que en mi período se apruebe una ley de aborto y mi gran satisfacción será que no se apruebe. Igual con FIV, con matrimonio igualitario, alcohol en la ley de tránsito… Por ejemplo, quedamos satisfechos con nuestro trabajo en la reforma fiscal porque evitamos aspectos gravosos para la sociedad. Ahora con Uber… no estoy a favor ni en contra, pero entiendo que hay una actividad para gente que requiere trabajo y que se debe regular esa informalidad. Es un balance de muchas luchas y algunas de ella pueden ser en contra.

Eso es mejor hacerlo con una fracción grande, pero ahora ustedes son seis. ¿Está tranquilo en que no se irán más diputados a otro partido?

  • Mirá, uno pasa por esas situaciones, pero no puede vivir con esa preocupación de si se van o no. Ellos serán responsables de la decisión que tomaron y yo de lo mío. No puedo estar pensando de que se me va este o el otro. Yo hasta nací solo.

O sea, que usted todos los días revisa si su fracción amaneció del mismo tamaño en que quedó la noche anterior.

  • Diay, es que a veces es uno el que quiere irse (ríe y después aclara que lo dijo en broma). Siempre es difícil, hay debates y hay que armonizar las posiciones.

¿Cómo ve al gobierno?

  • Ha sido deficitario. No se siente un rumbo en materia económica. Le hicimos esa reforma fiscal, porque lo hicimos entre todos, pero en materia económica no hay claridad. No hay inversión en infraestructura y se han descuidado programas sociales, como la red de cuido. Se ha distraído en temas como matrimonio homosexual y aborto, que más distrae su potencial.

¿En serio se ha metido con eso? En matrimonio igualitario ha sido de la Sala IV y en aborto terapéutica más bien ha evitado firmar la norma. ¿Cree que Carlos Alvarado acabará el gobierno sin firmarla?

  • No lo creo, no creo ni que termine el 2019.

¿Por qué cree que se ha tardado tanto?

  • (Piensa unos segundos). Primero quería pasar el paquete fiscal y han existido otras prioridades de criterio que se sale del Ejecutivo. Está esperando un momento oportuno.

A ustedes les beneficia que el tema siga pendiente porque les permite seguir haciendo la defensa.

  • Vea, no sé qué comparte usted o no, pero él ha ido preparando esos temas. Ha tratado de meter toda la ideología de género por toda parte, en Salud y en Educación. Es el patín del gobierno desde que estaba Luis Guillermo Solís con las guías sexuales y en fin. Es un partido de la nueva izquierda que pregona esos derechos humanos que en realidad son preferencias. Vea eso de la norma terapéutica, que dice el Colegio de Médicos que es innecesaria. Lo que quiere el Gobierno es abrir la puerta al aborto. Ni siquiera existe el aborto terapéutico, porque el embarazo no es una enfermedad.

Claro, que el embarazo no es enfermedad y por eso el aborto terapéutico no es aplicable a todo embarazo. Es cuando una enfermedad que pone en riesgo a la madre.

  • Para eso está la norma y el colegio de Médicos lo dice que ya se practica, pero el Gobierno responde a la ideología de género y a las grandes farmacéuticas.

Y podría seguir hablando horas sobre (contra) aborto e “ideología de género” o familia. Los temas vienen de años, pero el 2018 demostró que son capitalizables y los réditos pueden llegar también en las elecciones municipales del 2019, aunque hay muchos competidores con esa bandera. De ellos prefiere ni hablar.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/carlos-avendano-todos-pescamos-en-el-mismo-estanque/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments