País

Campesinos y ecologistas protestarán contra proyecto de «privatización» de semillas criollas y nativas

Doce organizaciones convocaron a un intercambio y plantón en oposición al proyecto de "Ley para la Modernización de la Oficina Nacional de Semillas”, que tendrá lugar este miércoles a partir de las 9 a.m. en la Asamblea Legislativa

Con un intercambio de semillas y un plantón frente a la Asamblea legislativa, el «Movimiento de lucha por las semillas» se manifestará este miércoles 27 de octubre contra el proyecto de ley 21.087, que aseguran «es un nuevo intento del sector agrocorporativo y sus socios del Estado que pretende criminalizar el comercio de semillas criolla, local y tradicional».

En un comunicado de prensa firmado por doce organizaciones de personas campesinas, indígenas y activistas ecologistas, informaron que la actividad en oposición al proyecto de «Ley para la Modernización de la Oficina Nacional de Semillas” (antes  “Ley sobre la producción y control de la calidad en el comercio de semillas”) tendrá lugar a partir de las 9 a.m.

Mariana Porras, integrante de la  RCB y Coecoceiba explicó que se oponen a la legislación propuesta porque aunque en su artículo 4 declara las semillas criollas y nativas «de interés púublico» no se explicita que estas se excluyen de los procesos de registro y certificación. Esto, dijo, representa un portillo para la privatización de las semillas tradicionales.

«La semilla criolla y nativa no debe pasar por registro ni certificación, ya hay convenios internacionales que dicen que hay derecho a intercambiar, regalar e incluso y vender las semillas campesinas», dijo.

Además, explicó la activista, en el diseño del proyecto «no ha habido participación y ni siquiera se ha realizado una consulta indígena, siendo que las semillas son patrimonio de las comunidades y de un valor especial para los grupos indígenas».

«El año pasado pedimos audiencia y fuimos a hablar con la Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Legislativa. Allí emitimos nuestro criterio y explicamos nuestras preocupaciones pero ninguna observación de las que hicimos fue tomada en cuenta

Según detallaron las organizaciones, en el país el 90% de las semillas que se usan no están sujetas a mecanismos de certificación, pues la gran mayoría semillas son variedades locales, nativas y criollas. «Según la Oficina Nacional de Semillas en nuestro país, el negocio de importación de simientes o semillas reporta transacciones de hasta USD$ 36 millones anuales por lo es un negocio potencial de 400 millones de dólares al año para las transnacionales como Bayer, Corteva, ChemChina y Limagrain que hoy controlan más del 50 por ciento de las semillas del mundo. Este proyecto de semillas viene a fortalecer el monopolio de las semillas y por ende el control de los alimentos del mundo», explican.

Agregan que el expediente criminalizaría la comercialización de semillas criollas que se da en la actualidad, «al imponer parámetros y características de semillas comerciales». Además, dicen, se impondrían imponen multas por comercializar semillas de hasta 5 salarios base, aproximadamente 2.3 millones de colones, lo que consideran un ataque a las personas y comunidades campesinas.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido