Elecciones 2022

«¿Aglomeraciones para votar? ¡Todo lo contrario!»

Guías electorales esperaban más votantes durante la mañana. TSE dijo que no monitorea la participación electoral durante la jornada, pero descartó que haya habido filas largas.

«¿Aglomeraciones para votar? ¡Todo lo contrario! Está está muertitico», decía Mariela Solís, guía electoral en el centro de votación del populoso barrio San José de Alajuela, al consultársele en las primeras horas de este domingo de votación presidencial en segunda ronda.

A su alrededor otros jóvenes revisaban el celular y se alertaban del aproximamiento de un posible votante. No eran muchos los visitantes y querían aprovechar para hacer lo que no pudieron hacer el 6 de febrero por los protocolos sanitarios anti COVID-19.

Ahora, con indicadores pandémicos más bajos, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) permitió de nuevo que haya guías electorales y toldos en las afueras de los 2.100 centros de votación del país, pero lo que faltaban eran los invitados, decía Yeinor Gómez, seguidor de Rodrigo Chaves, mientras departía con un amigo enfundado en la camisa con el rostro de José María Figueres.

Un recorrido por San José y Alajuela arrojó la sensación de poca participación durante la mañana, como lo percibían también dirigentes de los partidos políticos y lo confirmó una frase de Héctor Fernández, vocero del TSE: «No se han presentado aglomeraciones. No hemos tenido quejas de largas filas».

Fernández, sin embargo, advirtió que el TSE no monitorea la afluencia de votantes, por lo cual habrá que esperar al final de la jornada para conocer si la participación superó o se redujo frente al 60% de la primera ronda, el porcentaje más alto desde los años 50.

Así  llega a su fin la campaña electoral caracterizada por el desánimo popular y el desagrado que generaron las 25 candidaturas antes de la primera ronda, pero sobre todo Chaves y Figueres después de pasar al balotaje, como midieron diversas encuestas.

«Vengo porque de veras, pero nos la pusieron muy complicada, muy complicada. Voté pidiendo perdón a mi papá por lo que estaba haciendo, pero no quedaba más», dijo sin querer dejar explícita su decisión en la urna Anthony Arguedas en San Pedro de Poás.

Frente a él, una mujer se acercó al toldo del PPSD a pedir una bandera para ponérsela a su carro como señal de que finalmente se había decidido, pues hasta ayer estaba indecisa, según ella. «Me costó mucho porque Chaves es un señor que no me gusta y sí tiene como una personalidad difícil, pero votar por el PLN es como votar por el PAC», dijo. ¿Su nombre? «Ponga que María Herrera», dijo riendo.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido