Las aceras

Pues pasó que me caí en la calle por culpa de uno de los tantos huecos traidores que decoran las aceras del cantón

Pues pasó que me caí en la calle por culpa de uno de los tantos huecos traidores que  decoran las aceras del cantón de Montes de Oca. Mientras  las personas que me auxiliaron  trataban de conseguir una ambulancia,  pasó un taxi, se detuvo y me subí.   Andaba sola,   así que para evitar  las esperas en la atestada  sala de emergencias  del hospital Calderón Guardia, acabé  en la clínica Bíblica.  Durante los dos meses que siguieron al accidente me vi obligada a  desarrollar las habilidades de un contorsionista, porque  la mano que me fracturé  fue, para mayor inri, la derecha.

Las aceras costarricenses  parecen diseñadas por un terrorista sádico, pero los responsables son  los gobiernos locales.   En la convocatoria  para la rendición de cuentas por el  año 2016,  la  Municipalidad de San Pedro de Montes de Oca  solo menciona  las aceras al final diciendo  que  “se aprobó el presupuesto para ejecutar la primera etapa del programa Peatón Primero”.   En cambio destaca, como número uno de la lista – clavel en el ojal –  el rescate de La Mazorca para convertirla en Casa de la Cultura. Eso está muy bien, hay que cuidar el patrimonio cultural, pero primero está la integridad del cuerpo humano.

El abandono que sufren las aceras no es casual, es político.  Convertir el tránsito peatonal en un riesgo que puede ser mortal para las personas más vulnerables,  es tan perverso como la imprecisión en las direcciones que los turistas entienden como folclóricas y  el tico como identidad.  En realidad,  en Costa Rica no existen  las direcciones, lo que hay son referencias, se dan “señas” a partir de un lugar conocido que puede ser una pulpería o una iglesia.   Así, entre una cosa y otra  el espacio urbano  -inseguro, confuso y enmarañado- contribuye a consolidar el temor y la desconfianza de una ciudadanía que  participa poco y nada en los asuntos públicos, para alivio y comodidad de su corrupta clase política.

Muy malo fue caer y romperme un hueso. Pero malo fue también tener que pagar la factura de la clínica privada. El capitalismo sabe  aprovechar las desgracias que suceden por omisión culposa de la democracia.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/las-aceras/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

El tipo de cambio, en especial el relativo al dólar, es un mecanismo de transferencia de riqueza desde distintos sectores hacia otros,

¿Cómo hincarle el diente? Confronto aquí dos enfoques posibles respecto del mismo problema eterno del Medio Oriente.

La experiencia moral es parte fundamental de la condición humana. Las costumbres sociales y culturales preparan el campo conceptual

Pues pasó que me caí en la calle por culpa de uno de los tantos huecos traidores que decoran las aceras del cantón

Desde agosto del año pasado, cuando se dieron a conocer al público los planes de construir la Facultad de Odontología en el fondo de las