El valor de la escasez en la búsqueda de un buen trabajo

Todos los estudiantes o graduados de las universidades en Corea intentan mejorar su inglés para buscar trabajos en importantes empresas.

Todos los estudiantes o graduados de las universidades en Corea intentan mejorar su inglés para buscar trabajos en importantes empresas. Se dice que cada candidato con estudios universitarios aplica en numerosas ocasiones a las ofertas laborales de estas empresas, pero los resultados son poco exitosos. La mayoría no logra conseguir el empleo que se adapte a sus deseos y capacidades por varios años. Actualmente, la alta tasa de desempleo es una problemática a nivel mundial, es decir, no representa un fenómeno que solo afecta a Corea sino también a Costa Rica y otros países, aunque el grado de su impacto socioeconómico sea diferente en cada uno de ellos.

El idioma inglés puede ser muy útil en muchos países a la hora de buscar empleo, pero los jóvenes que saben hablar inglés no necesariamente son mejores candidatos u obtienen mejores resultados buscando trabajo que aquellos que practican otros idiomas mucho menos utilizados, como lo es el idioma coreano. Es necesario tomar en cuenta el valor de la escasez en el aspecto del idioma extranjero, ya que aprendiendo otro idioma poco convencional se pueden generar mayores y mejores oportunidades de inserción y crecimiento laboral que las que brinda el manejo de un idioma comúnmente aprendido y utilizado como lo es el inglés.

Hay un programa semanal muy atractivo del Canal JTBC en Corea llamado “Cumbre de Ciudadanos” (Non Summit) en el que tres presentadores coreanos invitan de 7 a 10 estudiantes extranjeros –incluyendo chinos, japoneses, franceses, belgas, egipcios y ghaneses, entre otros- para charlar sobre algunos temas en coreano. Sin embargo, nunca he visto latinoamericanos participando en el programa. Los latinoamericanos que hablan coreano se beneficiarían del valor de la escasez, consiguiendo becas en universidades coreanas y oportunidades de aprender sobre tecnología e innovación en una de las más grandes economías del mundo. Con ello, es posible forjar una mejor red de contactos con Corea, así como obtener un buen trabajo tanto en Corea como en aquellas prestigiosas empresas coreanas que han expandido sus operaciones en América Latina. En definitiva, aprender coreano brinda la exclusiva oportunidad a muchos jóvenes de ser colocados en un mercado laboral competitivo y desafiante.

Muchos creen que el inglés es fundamental a la hora de buscar un buen trabajo, pero en varias ocasiones no es suficiente. Algunas veces, invertir tiempo y recursos en el aprendizaje de un tercer idioma extranjero y poco común es mucho más ventajoso y tiene mayores utilidades. El alfabeto coreano posee solamente 10 vocales y 14 consonantes, convirtiéndolo en uno de los idiomas de Asia del Este más fáciles de aprender para extranjeros. Actualmente en Costa Rica se imparten clases del idioma coreano en la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional y en el Instituto King Sejong con sede en la Universidad Técnica Nacional. Además, en la Universidad de Costa Rica opera desde 2013 una Cátedra de Estudios de Corea. Los jóvenes que aprenden coreano pasan a formar parte de un pequeño grupo con aptitudes escasas y deseables en el actual mercado laboral, cada vez más globalizado, por lo que sus oportunidades de empleabilidad se incrementan exponencialmente.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/el-valor-de-la-escasez-en-la-busqueda-de-un-buen-trabajo/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

En el marco de la segunda promoción doctoral de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, se publicó el segundo tomo

Conforme inicia el año, se pueden observar banderas de diferentes colores en todos los sitios que podemos imaginar

El uso de psicotrópicos suele desencadenar dramas, como el que sucedió en el hospital de Heredia cuando una doctora se negó a suministrarle morfina