Mundo

Pese a advertencia de Rusia, Finlandia desea una adhesión «sin demora» a la OTAN

La frontera de 1300 kilómetros entre Finlandia y Rusia incrementa el cerco de la alianza militar occidental y es el paso previo a que se sume Suecia.

Helsinki, Finlandia

 

El presidente y la primera ministra de Finlandia se dijeron favorables este jueves a una adhesión «sin demora» a la OTAN, un paso importante hacia una candidatura del país nórdico que será anunciada en principio el domingo.

Rusia reaccionó inmediatamente a esta noticia y consideró que será «sin duda» una amenaza para ella, en palabras del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

«La ampliación de la OTAN y el acercamiento de la Alianza a nuestras fronteras no tornan el mundo ni nuestro continente más estables y seguros», dijo Peskov a la prensa.

La candidatura finlandesa es una consecuencia directa de la guerra en Ucrania y se verá imitada probablemente por una demanda similar de Suecia, esperada en los próximos días.

«Ser miembro de la OTAN reforzaría la seguridad de Finlandia. Como miembro de la OTAN, Finlandia reforzaría también a la Alianza en su conjunto. Finlandia debe ser candidata a la adhesión sin demora», consideraron en un comunicado común el presidente Sauli Niinisto y la primera ministra Sanna Marin.

Los dos responsables han previsto dar el domingo una rueda de prensa sobre «decisiones que conciernen la política en materia de seguridad de Finlandia», que será el momento de hacer oficial su solicitud.

La toma de posición de los dos dirigentes marca la tendencia que seguirá el país, que comparte una frontera de 1.300 kilómetros con Rusia a la que le une un pasado doloroso.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia, iniciada el 24 de febrero, hizo que la opinión pública finlandesa se inclinara a favor de una adhesión a la Alianza.

En este momento, un 76% de los 5,5 millones de finlandeses es favorable a unirse a la OTAN, según un sondeo publicado el lunes. Antes de la guerra en Ucrania este porcentaje rondaba el 25%.

En el Parlamento, la mayoría de los 200 diputados está también a favor.

La decisión formal sobre la adhesión debe de ser tomada por un Consejo sobre la seguridad y política extranjera que reúne al jefe de Estado, la primera ministra y varios ministros.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, saludó este jueves el paso adelante dado por Finlandia y garantizó que su candidatura «sería recibida calurosamente en la OTAN y el proceso sería fluido y rápido».

«Mírense en el espejo»

Los diputados finlandeses se reunirán el lunes por la mañana para estudiar la propuesta del gobierno y votar posteriormente, dijo en la televisión este jueves el presidente de la cámara, Matti Vanhanen.

«Unirse a la OTAN no es una decisión que va contra nadie», dijo el miércoles por la noche el presidente finlandés, respondiendo a las advertencias rusas al respecto.

Para el responsable, que durante años ha apostado por el diálogo Este-Oeste, Rusia solo puede culparse a sí misma de ver a su vecino uniéndose a la Alianza.

«Si nos unimos a la OTAN mi respuesta a Rusia sería: ‘Ustedes provocaron esto, mírense en el espejo'», dijo el presidente.

Sometida a una neutralidad forzada por Moscú durante la Guerra Fría, Finlandia se unió a la Unión Europea (UE) y al Partenariado por la Paz de la OTAN tras el fin de la Unión Soviética, pero no es miembro de la Alianza.

Finlandia fue una provincia rusa (1809-1917) y también fue invadida por la Unión Soviética en 1939.

«Esperemos que Suecia, nuestro socio cercano, llegará a la misma conclusión que nosotros y podremos ser candidatos juntos», dijo el ministro de Defensa finlandés, Antti Kaikkonen, en su blog.

Suecia, que también se mantuvo al margen de alianzas militares durante décadas, anunciará probablemente su adhesión tras una reunión del partido socialdemócrata de la primera ministra Magdalena Andersson prevista el domingo.

Los dos países se preocupan por la reacción rusa a su petición de adhesión y han intentado obtener garantías y protección para los meses previos a su entrada formal en la Alianza. Una prueba son los acuerdos firmados el miércoles con el Reino Unido para una asistencia mutua.

Los parlamentos de los 30 países miembros de la Alianza deben ratificar la adhesión de los nuevos países y el proceso puede llevar varios meses.

Mientras tanto los dos países, ambos miembros de la UE, también pueden sentirse respaldados por el artículo 42.7 que prevé la asistencia mutua de los tratados europeos, subrayó el ministro finlandés de Relaciones Exteriores, Pekka Haavisto.

 

 

La OTAN, de la Guerra Fría a la invasión rusa de Ucrania

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), creada al inicio de la Guerra Fría, se ha convertido en la principal organización militar mundial de defensa común y agrupa a 30 países miembros en América del Norte y Europa.

Ahora, Filandia y Suecia podrían ser los próximos países en ingresar al pacto, con el objetivo de disuadir a Rusia de una agresión, tras la invasión lanzada por Moscú contra Ucrania.

La amenaza soviética

La OTAN fue fundada el 4 de abril de 1949 en Washington por 12 países, 10 europeos, Estados Unidos y Canadá.

Entonces, su objetivo fue contrarrestar la amenaza soviética, basándose en el principio de solidaridad mutua, definido en el Artículo 5º del Tratado: «Las Partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas».

Con el paso de los años se sumaron los primeros nuevos socios: Grecia, Turquía (1952), La República Federal Alemana (1955) y España (1982)

La Unión Soviética respondió en 1955 con la creación del Pacto de Varsovia, una alianza de los países socialistas del Este.

La crisis de los euromisiles

En 1977 la URSS desplegó misiles con cabezas nucleares colocando a Europa Occidental bajo amenaza. Entonces la OTAN replicó con la movilización de misiles Pershing en Alemania Occidental.

La crisis se distendió en 1987 con la firma de un histórico tratado sobre la eliminación de las fuerzas nucleares de alcance intermedio.

Con la desintegración de la URSS en 1991 desaparece el Pacto de Varsovia. La OTAN con los antiguos miembros del bloque del Este, incluyendo Rusia, firman una asociación para la paz en 1994, que fue seguida de un pacto de cooperación en 1997.

Los primeros combates en 1994

La OTAN entró en combate por primera vez el 28 de febrero de 1994 cuando derribó cuatro aviones serbios en una zona de exclusión aérea impuesta por la ONU en Bosnia Herzegovina.

El 16 de diciembre de 1995 llevó a cabo su primera operación terrestre en Bosnia, donde desplegó 60.000 efectivos.

El 24 de marzo de 1999, la OTAN lanzó una campaña de bombardeos para intentar detener la represión serbia contra la población albanesa de Kosovo.

Esta campaña provocó la retirada de los serbios de ese territorio, que pasó a estar bajo administración de la ONU, con una fuerza de 40.000 soldados de la OTAN para garantizar la seguridad.

En 1999 la OTAN acogió en su seno a los primeros países de la extinto bloque del Este: República Checa, Hungría y Polonia.

El 11 de septiembre

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos se convirtió en el primer país en invocar el Artículo 5º y La OTAN respaldó a Washington en su «guerra contra el terrorismo».

Así, en 2003 la Alianza asumió la dirección de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), cuya misión de combates se mantuvo hasta 2014.

En marzo de 2004, otros siete países de Europa del Este se unieron a la OTAN: Eslovaquia, Eslovenia, Bulgaria y Rumania, Lituania, Letonia y Estonia. La entrada de estos tres últimos, antiguas repúblicas soviéticas, molestó especialmente a Moscú.

En 2010 se unieron Albania y Croacia y en 2017 Montenegro.

El 31 de marzo de 2011, la OTAN asumió el mando de la intervención occidental en Libia, establecida bajo mandato de la ONU para proteger a los civiles. La operación condujo al derrocamiento del coronel Muamar Gadafi.

Aumento de las tensiones en Moscú

En 2014 la OTAN suspendió la cooperación con Rusia tras la anexión de la península de Crimea y el apoyo de Moscú a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

En 2016, la Alianza desplegó cuatro agrupaciones tácticas multinacionales en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia. Se trata del refuerzo de su defensa colectiva más importante desde el fin de la Guerra Fría.

En noviembre de 2018, la OTAN realizó en Noruega su mayor ejercicio militar desde la Guerra Fría.

En octubre de 2019, Turquía lanzó una operación militar en el noreste de Siria sin informar a la Alianza. El presidente francés Emmanuel Macron estimó por entonces que el pacto del Atlántico Norte estaba en «muerte cerebral».

En noviembre de 2020, Macedonia del Norte se convirtió en el 30º miembro de la OTAN.

La OTAN frente a la invasión a Ucrania

El 24 de febrero de 2022 Rusia invadió Ucrania, un país socio de la OTAN.

La organización respondió exigiendo el fin de una «guerra sin sentido». Si bien se ha negado a desplegar tropas, entrega armas de Ucrania, aunque esto no incluye tanques ni aviones.

Pese a las demandas de Kiev, la OTAN descartó asumir la responsabilidad de una zona de exclusión aérea, porque esto significaría su implicación directa en el conflicto.

El 15 de marzo, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, que pide una «ayuda militar sin restricciones» a la OTAN, renunció a que su país postule como miembro.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido