Riyad Mansour, Embajador palestino ante la ONU

“Los civiles palestinos requieren protección internacional”

Riyad Mansour nació en la ciudad palestina de Ramalá, en la actual Cisjordania, seis meses antes de la resolución de Naciones Unidas

Riyad Mansour nació en la ciudad palestina de Ramalá, en la actual Cisjordania, seis meses antes de la resolución de Naciones Unidas que creó dos estados. Con los años, tras ir y venir de guerras, uno de los dos Estados –Israel– logró oficializarse; el otro, reducido a territorios inconexos, todavía está en ese proceso.

Los años también pasaron por Mansour y ahora él representa a ese otro Estado –Palestina– ante Naciones Unidas como su embajador; trabaja sobre la vía diplomática para buscar una solución al longevo problema. El palestino habló con UNIVERSIDAD sobre los caminos a seguir en este contexto.

Palestina intentó que Costa Rica prohibiera la importación de productos israelíes fabricados en territorios palestinos ocupados. ¿Qué ha pasado con este proyecto a escala global y con la participación costarricense?

–No tengo muy claro qué productos importa Costa Rica, pero Europa está avanzando a grandes pasos y tiene una serie de regulaciones para no financiar nada que venga de los territorios ocupados. Naturalmente, Israel estaba furioso con esto y dijo que eran sanciones contra ellos. Europa también pidió que marcasen los productos fabricados en territorios ocupados, para que los consumidores europeos puedan decidir.

Si está hecho en los territorios ocupados, está hecho en un lugar ilegal, y Europa confía que a sus consumidores no les guste cosas hechas en un lugar ilegal. Es como ir a una tienda y que nos digan: “Estos son productos robados y estos no, ¿cuál quiere comprar?”.

Todos los países, incluido Costa Rica, deberían seguir este camino y dado que Costa Rica apoya la posición de que los asentamientos (de colonos israelíes en territorio palestino) son ilegales, la lógica señala que no deberían aceptarse productos hechos en lugares ilegales.

Usted lleva ahora cerca de diez años en Naciones Unidas. ¿Cómo ha cambiado la manera en que Naciones Unidas y el mundo mira a Palestina?

–Naciones Unidas ha cambiado. Yo empecé a finales de la Guerra Fría, cuando todavía habían temas por solucionar sobre colonialismo –particularmente en África–, ponerle fin al apartheid, la independencia de Namibia y la nueva Sudáfrica. Luego viene la Cumbre de la Tierra, en 1992; vemos la transición hacia desarrollo sostenible, erradicación de la pobreza, objetivos de desarrollo del milenio y que el cambio climático gana espacio.

Para Palestina, inicialmente estábamos enfocados en la existencia del pueblo palestino y sus derechos nacionales. Con el tiempo, cuando ya fuimos reconocidos como Estado y ahora como “Estado observador” en Naciones Unidas y estamos en tantas convenciones y tratados, estamos avanzando hacia la agenda global de la humanidad. Palestina ya no solo con temas relacionados con Palestina, sino asuntos relacionados con la humanidad en general, hacia donde están contribuyendo todos los Estados.

Este es un esfuerzo diplomático para hacer a Palestina más visible en varios frentes: cambio climático, finanzas en Addis Abbaba. Costa Rica toma una posición similar. ¿En qué pueden aprender un país de otro?

–Costa Rica fue de los miembros fundadores de Naciones Unidas y fue parte de aquellos que votaron por la resolución 181 en 1947, que creó dos estados en la Palestina histórica (Palestina e Israel). Con base en esta posición, Costa Rica, en el año 2008, reconoció a Palestina en un intento de honrar su voto de 1947.

El país es uno de los líderes en hacer cumplir la ley internacional, y sostiene que se puede defender solo con el derecho internacional, en vez de un ejército y apoyado en mecanismos internacionales.

Para nosotros, esto es muy importante, porque queremos que todos los países respeten el derecho internacional, principalmente porque Israel lo viola. Costa Rica está en una posición de mantener el derecho internacional y contribuir en alguna manera en las mentes de los líderes israelíes de que no pueden continuar violando el derecho internacional, que nos moverá más hacia la confrontación y la tragedia.

Ese rol que Costa Rica puede jugar, ya que también es un amigo cercano de Israel, puede contribuir de una manera significativa a la paz, y se lo comenté al Presidente.

Veamos al 2016 para Palestina. ¿Cuáles serán los temas que dominarán su agenda?

–Los grandes temas para nosotros se relacionan con protección internacional. Hay daños severos contra nuestra población civil por el extremista gobierno de derecha que promueve un contexto que mata nuestra juventud, y el extremismo, como lo vemos, también entre los colonos israelíes, al punto que llega a ser terrorismo.

Ha habido más de una ocasión en que los colonos queman casas con civiles adentro, incluyendo el caso donde el bebé de 18 meses y sus padres fueron quemados vivos. Esto requiere que la comunidad internacional provea a la población civil palestina protección hasta el final de la ocupación israelí.

El otro es el tema de la ocupación. Para esto podríamos lo que sirvió en el caso de Irán y lo que se está haciendo para Siria: un esfuerzo colectivo entre países como Estados Unidos, Rusia, los países árabes, y otros, e intentar encontrar una solución pacífica.

Usted mencionó que hay actos deplorables por parte de Israel, pero también la escalada de violencia viene por parte de jóvenes palestinos. Es en general un ecosistema violento. ¿Cómo puede resolverse como un todo?

–Hubo un levantamiento que empezó en Jerusalén del Este a inicios de octubre por jóvenes palestinos, y este lugar no es casual. Es como respuesta a esfuerzos de extremistas israelíes, apoyados por el gobierno, que buscan tener presencia permanente en la Mezquita de Al-Aqsa y el Domo de la Roca, dos lugares sagrados de los musulmanes.

 Para nosotros, los palestinos, estos son el símbolo de nuestra identidad nacional y nuestro orgullo. Sea uno musulmán o cristiano, practique uno Islam o no, este es el símbolo de nuestro país. Los extremistas israelíes quieren profanar y desarmarlos en el proceso de negar lo que son para construir lo que llaman el tercer templo en su lugar. Eso ofende a Palestina, los árabes y los musulmanes del mundo.

En Jerusalén del Este, el desempleo entre los jóvenes palestinos llega al 50%. Es casi como en Gaza. Israel dice que anexó la zona, pero no le dio los mismos derechos a los palestinos y viven a diario la discriminación, porque viven en contacto con israelíes, algo que no pasa en Gaza.

Esta es la situación en Jerusalén: el extremismo en el gobierno israelí y los colones llevaron al límite a los palestinos y los jóvenes respondieron.

Mini-bio

Nombre: Riyad H. Mansour.

Edad: 68 años.

Ocupación: Embajador de Palestina ante Naciones Unidas.

Lugar de nacimiento: Ramalá, ciudad palestina en el Cisjordania.

Destacado: Durante su tiempo como embajador ante la ONU, Palestina pasó de ser una entidad observadora a ser un estado observador, el 29 de noviembre del 2012.

 

“Queremos que todos los países respeten el derecho internacional, principalmente porque Israel lo viola”
Riyad H. Mansour, Embajador de Palestina ante Naciones Unidas


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/mundo/los-civiles-palestinos-requieren-proteccion-internacional/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

Al país se le promociona en el extranjero, como respetuoso de los derechos humanos. En gran medida es correcto, de hecho.

Publicación en redes sociales señalaba a la UCR como autora de una encuesta que colocaba al PLN como potencial ganador en Goicoechea

La primera declaración del Presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, sobre la recaptura del conocido como “Chapo Guzmán” tuvo al menos un mérito.

Marc Richir nació en Bélgica cerca de Charleroi, en 1943, se desempeñó en el campo de la filosofía específicamente en el ámbito fenomenológico.