Mundo

Europa refuerza el cerrojo ante una segunda ola de coronavirus que no cede

En todo el mundo, la pandemia ha provocado 1,13 millones de muertes desde finales de diciembre y 41,7 millones de contagios, aunque el número real es sin duda mucho mayor.

Con la instauración del toque de queda en nuevas regiones de Francia e Italia, el reconfinamiento general en Gales y el aumento de las restricciones en otras zonas del Reino Unido y España, Europa se encierra un poco más este viernes para intentar frenar la violenta segunda ola de la pandemia de COVID-19.

En este momento y según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), la evolución de la pandemia suscita una «grave preocupación» en 23 países de los 27 que componen la Unión Europea (UE), así como en Reino Unido.

Solo se salvan Finlandia, Chipre, Estonia y Grecia. Hace un mes, solo siete países europeos estaban en esta lista roja.

Este viernes, el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, estimó que en el país ha habido al menos tres millones de personas contagiadas aunque oficialmente se hayan registrado un millón.

El jefe de gobierno explicó que la enorme diferencia radica en que al principio de la pandemia la detección de casos era deficiente y ahora se diagnostica el 70% de los casos.

«La situación es grave» y vienen meses «muy duros» con la llegada del frío, agregó Sánchez, en un mensaje destinado a preparar a la población para medidas sanitarias más duras que deben acordar las regiones autónomas, que en España toman las decisiones en materia de salud, con el gobierno central.

Poco antes, las autoridades de varias de las 17 regiones autónomas del país anunciaron nuevas restricciones y algunas pidieron al ejecutivo central que imponga un toque de queda. España es uno de los países más golpeados por la pandemia del covid-19, con más de 34.500 fallecidos.

¿Navidades digitales?

 

En el Reino Unido, país más castigado de Europa con más de 44.000 muertos confirmados, entra en vigor en Gales un segundo confinamiento general el viernes por la tarde.

La región se convertirá así en la primera del país en adoptar esta medida drástica y sus más de tres millones de habitantes tendrán que «quedarse en casa» hasta el 9 de noviembre.

En Inglaterra, el gobierno de Boris Johnson trata de evitar un nuevo confinamiento general, pero más de la mitad de sus 56 millones de habitantes viven en zonas con estado de alerta elevado y en medio de importantes restricciones.

El jueves, uno de los responsables de salud de Escocia advirtió a los ciudadanos que deberían prepararse para una «Navidad digital». Jason Leitch consideró que es «demasiado pronto para decir» cuántos hogares podrían reunirse para las fiestas, pero que de ninguna manera sería una «Navidad normal».

El jueves, Irlanda se convirtió en el primer país europeo en reconfinar por completo a su población, por un plazo de seis semanas, durante las cuales los comercios no esenciales permanecerán cerrados, no así las escuelas.

El perfume de confinamiento de la primavera flota también en Portugal, donde tres municipios del norte del país, unos 150.000 habitantes, se reconfinan el viernes.

Más de 40.000 nuevos casos diarios en Francia

 

En Francia, las cifras siguen aumentando y en las últimas 24 horas se diagnosticaron más de 41.600 casos, 15.000 más que la víspera, una cifra récord. El gobierno amplió el jueves el toque de queda nocturno que ya se aplicaba en París y las principales ciudades del país a otras regiones.

Así, a partir de este viernes esta medida afectará a un total de 46 millones de personas, dos tercios de la población, por seis semanas.

«Las semanas próximas serán duras y nuestros servicios hospitalarios van a verse sometidos a una dura prueba», advirtió el primer ministro Jean Castex.

Francia se acerca ya al millón de personas infectadas y la tasa de positivos ya llega al 14,3%, frente al 4,5% de principios de septiembre.

En Italia, la región del Lazio, donde se sitúa Roma, instaura un toque de queda a partir del viernes entre las 23H00 y las 05H00 y por 30 días. La región se suma a Campania, en el sur, y a Lombardía, en el norte, que aplicaron medidas similares.

La situación de agrava también en Europa del Este. Desde el jueves República Checa aplica un confinamiento parcial hasta el 3 de noviembre.

En Polonia, el primer ministro anunció el viernes que todo el país iba a pasar a «zona roja» con cierres parciales de escuelas primarias y restaurantes. En las últimas 24 horas, este país de 38 millones de habitantes ha registrado 13.632 nuevos casos, una cifra récord.

En la vecina Eslovaquia, el primer ministro anunció el jueves un toque de queda parcial nocturno a partir del sábado.

La vacuna está «por llegar»

 

En todo el mundo, la pandemia ha provocado 1,13 millones de muertes desde finales de diciembre y 41,7 millones de contagios, aunque el número real es sin duda mucho mayor.

Estados Unidos es el país del mundo más enlutado, con más de 223.000 muertos y 8,4 millones de contagios, y el virus ocupa un lugar central en la recta final de la campaña.

La pandemia fue uno de los temas cruciales del debate del jueves entre los dos candidatos, el mandatario Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden, quien consideró que el «responsable de tantos muertos no puede seguir siendo presidente».

«Estamos luchando contra él firmemente», respondió Trump, tres semanas después de haber dado positivo por COVID-19. «Tenemos una vacuna que está por llegar, será anunciado en las semanas venideras», agregó.

En América Latina, región más castigada del mundo con 387.534 fallecidos y más de 10,7 millones de contagios, por primera vez en seis meses, Perú registró el jueves menos de 50 muertos en un día por covid-19

Ir al contenido