El Salvador busca generar oportunidades para disuadir migración, dice presidente

A finales de octubre pasado casi dos mil salvadoreños salieron del país, según ellos mismos huyendo de la violencia de las pandillas y de la falta de empleo.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, aseguró este jueves que su gobierno trabaja en generar “oportunidades de desarrollo” que permitan contener la migración irregular a Estados Unidos.

“Trabajamos para que en el país podamos garantizarle a todos los salvadoreños, sean jóvenes, adultos, niños, las oportunidades de encontrar acá su propio desarrollo”, declaró el mandatario previo a una reunión con parte de su gabinete en la Casa Presidencial.

La postura de Sánchez Cerén es coincidente con la de sus colegas Juan Orlando Hernández (Honduras) y Jimmy Morales (Guatemala), que el pasado lunes se reunieron en Tegucigalpa para discutir un plan de creación de oportunidades para disuadir a sus habitantes de emigrar a Estados Unidos.

Morales también visitó El Salvador para conversar con el vicepresidente Óscar Ortiz sobre los migrantes centroamericanos que atraviesan México en caravana buscando llegar a Estados Unidos. Sánchez Cerén no pudo encontrarse con su par guatemalteco porque mantenía una visita a China.

El fenómeno migratorio ejerce nuevas presiones en los gobiernos centroamericanos tras la multiplicación de caravanas de miles de sus ciudadanos que viajan -en casos, familias enteras con niños en brazos- con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Unos 5.500 migrantes que salieron de Honduras el 13 de octubre habían llegado a Ciudad de México.

Sánchez Cerén evocó reuniones entre su gobierno y los de Guatemala, Honduras y México para buscar “algunas medidas” que se podrían implementar para intentar “disminuir el fenómeno” de la migración irregular a Estados Unidos.

Según el mandatario, las medidas discutidos con México estarían enfocadas en resaltar los riesgos que conlleva un viaje de ese tipo.

“Este fenómeno que se inició en Honduras y continuó aquí en El Salvador ha puesto de nuevo el tema de los migrantes en una situación en donde se necesita tomar algunas medidas por parte nuestra, para hacerle ver a aquellos que quieran migrar sobre la realidad que van a encontrar en Estados Unidos y en México, los riesgos que tiene la travesía”, dijo Sánchez Cerén.

A finales de octubre pasado, casi dos mil salvadoreños salieron del país, según ellos mismos huyendo de la violencia de las pandillas y de la falta de empleo.

Las caravanas de salvadoreños partieron entre el 28 y 31 de octubre con rumbo a Estados Unidos, siguiendo los pasos de los hondureños.

La corriente migratoria generó una respuesta airada del presidente estadounidense Donald Trump, que envió miles de militares a la frontera de su país con México para repeler la “invasión” de los centroamericanos.

Sánchez Cerén aseguró que, según datos del gobierno, unos 1.749 salvadoreños integran las caravanas que avanzan por México, mientras poco más de 200 desistieron de la travesía y optaron por regresar al país.

0 comments