EEUU y México logran pacto comercial y esperan por Canadá para un TLCAN 2.0

El TLCAN 2.0 incluye una cláusula de vigencia de 16 años, con revisión cada seis, así como nuevos porcentajes para las reglas de origen de la crucial industria automotriz y mayores protecciones para los trabajadores.

Tras intensas negociaciones, Estados Unidos y México alcanzaron el lunes un acuerdo para reformular el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y anunciaron que iniciarán este martes las conversaciones con Canadá con miras a concretar un nuevo pacto trilateral.

Pero el TLCAN, que los tres socios revisan desde hace un año, entró en una nueva fase de incertidumbre luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, sugiriera que Canadá puede quedar fuera, e incluso dijera que hay que cambiarle el nombre al tratado por la «mala connotación» que tiene.

«Es un gran día para el comercio. Es un muy buen acuerdo para ambos países», dijo Trump en el Salón Oval, al anunciar lo negociado con México ante las cámaras de televisión, con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto al teléfono.

«Estamos comenzando las negociaciones con Canadá en breve», añadió.

Más tarde, el mandatario y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, mantuvieron una llamada telefónica en la que ambos «saludaron el progreso alcanzado con México y esperan que sus equipos se reúnan esta semana con miras a una conclusión exitosa de las negociaciones», según una nota emitida por Ottawa.

De gira por Europa, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, anunció que viajará el martes a Washington para continuar los esfuerzos de modernización del TLCAN. Su portavoz, Adam Austen, subrayó que «se requiere la firma de Canadá» para finalizar un nuevo acuerdo.

El TLCAN 2.0 ya delineado por Estados Unidos y México incluye una cláusula de vigencia de 16 años, con revisión cada seis, así como nuevos porcentajes para las reglas de origen de la crucial industria automotriz y mayores protecciones para los trabajadores.

– ¿Canadá por separado? –

Vigente entre México, Estados Unidos y Canadá desde 1994, el TLCAN está bajo revisión desde agosto de 2017 a instancias de Trump, que lo considera «un desastre» para su país y amenazó incluso con abandonarlo o entablar acuerdos separados.

En el anuncio desde la Casa Blanca, Peña Nieto celebró como «muy positivo» lo negociado con Washington, pero insistió en que México aspira a sumar a Canadá, luego de que éste revise los temas sensibles que pueda tener con Estados Unidos.

«Podríamos tener un acuerdo por separado o podríamos ponerlo en el mismo acuerdo», dijo sin embargo Trump, apuntando que sería duro con Ottawa con respecto a la industria automotriz y los aranceles de los lácteos, dos temas de tensión.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que si Estados Unidos y Canadá no logran un acuerdo, México aún se beneficiaría de un pacto con Ottawa a través del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP), del que Trump se retiró apenas asumió en enero de 2017.

«Hoy es una buena noticia que la incertidumbre deja de ser si habrá o no tratado de libre comercio y ahora la incertidumbre es si el tratado será trilateral, como queremos que sea, o bilateral», dijo Videgaray en rueda de prensa en Washington.

Estados Unidos es destino del 80% de las exportaciones de México.

De gira por Chiapas, el presidente electo de México, Andrés López Obrador, saludó el acuerdo porque «da estabilidad económica, financiera» al país, y exhortó a Trudeau a participar en la negociación y recurrir a la política para resolver diferencias.

«Nos interesa mucho que sea un tratado de tres países», dijo.

En Twitter, Peña Nieto deseó «una exitosa negociación trilateral del TLCAN esta misma semana».

Con Canadá «los temas directos son muy importantes, pero no numerosísimos. Entonces yo creo que sí se puede manejar rápido», dijo en Washington Jesús Seade, delegado de López Obrador en las conversaciones del TLCAN.

– «Histórico» –

Desde finales de julio, Videgaray y el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, estuvieron yendo y viniendo a Washington para resolver diferencias bilaterales con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, y el asesor y yerno de Trump, Jared Kushner, luego de que la negociación del TLCAN se estancara en mayo.

Lighthizer dijo el lunes a periodistas que el acuerdo logrado con México es «histórico» e incluye los «más altos estándares» de cualquier acuerdo existente sobre comercio digital, servicios financieros y derechos laborales.

«Teníamos un TLCAN que se había salido de control, que generó grandes déficits comerciales y necesitaba una actualización», dijo, y anticipó que lo negociado creará empleo en Estados Unidos y México.

Los mercados financieros también lo celebraron: el índice S&P 500 y los índices bursátiles dominantes de tecnología Nasdaq alcanzaron nuevos récords. El peso mexicano se fortaleció frente al dólar estadounidense, al igual que el dólar canadiense, mientras que el dólar estadounidense se debilitó levemente.

Lighthizer dijo que el gobierno de Trump notificaría al Congreso el viernes sobre el nuevo acuerdo, con lo cual se cumpliría con el aviso requerido de 90 días para que Peña Nieto pueda firmar el trato antes de entregar el cargo a López Obrador el 1 de diciembre.

Un elemento clave de las conversaciones bilaterales era la exigencia de contenido regional para automóviles que Estados Unidos pretendía endurecer.

El nuevo pacto aumentará el requisito, pasando del actual 62,5% a 75%. Además, se exigirá que 40-45% del valor provenga de fábricas con «salarios altos», de unos 16 dólares la hora, para estar libre de impuestos, algo que podría disuadir a las fábricas estadounidenses de instalarse en México.

¿Qué pactaron EEUU y México en términos de comercio?

Los principales puntos del acuerdo, según la oficina del representante comercial de Estados Unidos (USTR):

– Alternativa a la cláusula de extinción –
La polémica «cláusula de extinción» propuesta por Estados Unidos, que obligaría a revisar el TLCAN cada cinco años y a la que tanto México como Canadá se oponen, no se incluyó, acordándose en cambio una alternativa.

Ahora, el pacto comercial permanecerá vigente durante 16 años, pero se revisará cada seis. Si las partes deciden renovarlo, estará vigente por otros 16 años. Pero si hay un problema, ambos países tendrán otros 10 años para negociar y resolver sus diferencias antes de que expire el tratado.

– Más contenido local y mayores salarios en autos –

Liquidar el TLCAN significaría romper la cadena de producción automotriz que está muy integrada por el acuerdo.

En este sensible tema para México y Estados Unidos, ambos acordaron realizar cambios radicales en los requisitos de fabricación y mano de obra que, según los funcionarios estadounidenses, deberían desalentar el traslado de la producción hacia donde la mano de obra sea más barata.

El acuerdo elevó del actual 62,5% a 75% la cantidad de componentes que deben ser originarios de la región para que los vehículos puedan ser comercializados a tasa cero. Además, entre 40% y 45% debe ser fabricado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares por hora.

– Inclusión de derechos laborales –

El nuevo acuerdo incluye requisitos con relación a los trabajadores.

Entre los logros destacados por el USTR están la representación de los trabajadores en la negociación colectiva y la inclusión de derechos laborales reconocidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Además hay nueva disposiciones para tomar medidas para prohibir la importación de bienes producidos por el trabajo forzoso, disuadir la violencia contra los trabajadores y garantizar que los trabajadores migrantes estén protegidos por la legislación laboral.

– Aranceles 0 para productos agrícolas –

Los gobiernos acordaron mantener los aranceles sobre los productos agrícolas en cero, no permitir las subvenciones a la exportación de bienes vendidos en los mercados de cada uno, y actualizar las disposiciones existentes para abarcar las biotecnologías avanzadas utilizadas en los negocios agrícolas.

– Sanciones por robo de propiedad intelectual –

El acuerdo requerirá que las autoriades tengan potestad para detener mercadería sospechosa de haber sido falsificada en todos los puertos de entrada o salida. También establecerá sanciones «significativas» para la grabación ilícita de películas por parte de los espectadores, así como sanciones civiles y penales por el robo de señales de televisión por satélite y por cable.

Las nuevas reglas también proporcionarían protecciones más fuertes en términos de derechos de autor, patentes y licencias.

– Bebidas de origen: Bourbon y tequila –

México y Washington acordaron nuevas disposiciones de etiquetado y certificación para facilitar el comercio de licores y vinos. También se comprometieron a seguir reconociendo los whiskies de Bourbon y Tennessee como distintivamente estadounidenses y el tequila y el mezcal como productos distintivos de México.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments