Centroamérica

Panamá y Costa Rica advierten de «falta de garantías» en elecciones en Nicaragua

Declaraciones fueron hechas durante encuentro tripartito que incluyó al presidente de República Dominicana, quien llamó a "defender la democracia".

Los presidentes de Panamá, Laurentino Cortizo, y de Costa Rica, Carlos Alvarado, expresaron este miércoles su «preocupación» por la «falta de garantías» en las elecciones de Nicaragua del próximo 7 de noviembre, y pidieron la liberación de los «presos políticos».

«(Tenemos) nuestra preocupación, obviamente, por el proceso en las elecciones y por la falta de garantías» para que sean unos comicios «lo más transparentes posibles», dijo Cortizo, tras una reunión celebrada en Panamá junto a Alvarado y el presidente de República Dominicana, Luis Abinader.

«Desde la óptica de la democracia un proceso tiene que tener observación, ser transparente y permitir la participación, parece elemental, pero en este caso no lo es, de la oposición», afirmó Alvarado.

Además, «pedimos» la «liberación de los presos políticos y el restablecimiento de todos sus derechos plenamente», agregó Alvarado, cuyo país limita con Nicaragua y con Panamá.

«Queremos defender la democracia», señaló por su parte Abinader.

Los gobernantes no adelantaron si reconocerán una posible victoria de Daniel Ortega, quien gobierna desde 2007 y busca un cuarto mandato consecutivo, sin rivales que amenacen su propósito. Unos 37 opositores han sido detenidos en los últimos meses, siete de ellos aspirantes presidenciales.

«Deseamos la restauración de la democracia en Nicaragua y esperamos y observamos el desarrollo de los procesos para luego asumir otras posturas», declaró Alvarado.

Las declaraciones de los mandatarios se producen el mismo día en que la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó, con 26 votos a favor de los 34 miembros activos del bloque regional, una nueva resolución pidiendo elecciones libres en Nicaragua.

La OEA volvió a exigir la «liberación inmediata» de los opositores detenidos y alertó sobre el «deterioro» de la situación de los derechos políticos en el país centroamericano.

Durante el encuentro en Panamá, los presidentes firmaron un documento para la creación de una alianza entre los tres países para defender la democracia e impulsar el desarrollo económico regional.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido