Aumento de mortalidad hace temer una propagación del coronavirus en sur de Yemen

Pandemia agrava situación en país que ya enfrentaba una crisis humanitaria a raíz de la guerra detonada desde 2014 entre los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, y el gobierno sostenido por la coalición liderada por Arabia Saudita.

Oenegés y profesionales de salud están preocupados por una propagación del nuevo coronavirus en Adén, gran ciudad del sur de Yemen, ante un aumento de la mortalidad y la ausencia de estadísticas fiables sobre la pandemia en este país en guerra.

A finales de abril, el comité encargado de la lucha contra la enfermedad COVID-19 en el Ministerio de Salud yemení anunció los primeros casos de contagio en el país, la mayoría registrados en Adén, ciudad de 550.000 habitantes ya afectada por focos de dengue, malaria o chikungunya.

El Departamento de Asuntos Civiles, que se encarga de expedir los certificados de defunción, informa actualmente de decenas de muertes a diario.

Tan sólo el sábado, Adén registró «más de 80 muertes causadas por diferentes epidemias», precisó a la AFP Sand Jamil, que dirige el servicio, sin mencionar el nuevo coronavirus. Añadió que normalmente se emitían una docena de certificados de defunción cada día.

El número diario de muertos se multiplicó por siete, dijo a la AFP Saddam al Haïdari, un médico que trabaja en un hospital público de Adén.

«Catástrofe»

Aunque diferentes fuentes no pueden establecer con certeza que este aumento esté vinculado al coronavirus, la oenegé Save the Children lo menciona claramente.

«Nuestros equipos en el terreno veían gente, respirando con dificultad y colapsando, siendo devueltos de los hospitales. Esas personas mueren porque no pueden recibir el tratamiento que los salvaría», dice Mohammed Alshamaa, director de programas de Save The Children en Yemen.

Para Yasser Bamallem, doctor del hospital público Al Joumouriah, la situación es grave: «Estamos ante una catástrofe en Adén.»

«Ya se luchaba contra el dengue o el chikungunya (…) con una mortalidad baja. Pero esta aumentó con la propagación el nuevo coronavirus», declaró a la AFP.

Controlada por separatistas que reivindican la independencia del sur del país, Adén no está en confinamiento. No hay pruebas de detección de la enfermedad COVID-19 ni cuarentena para los enfermos.

Se realizaron campañas de desinfección, pero a falta de equipos, los hospitales dejaron de admitir a pacientes con síntomas similares a los de la enfermedad y los médicos abandonaron sus puestos, según testimonios de personal sanitario.

Save the Children informó el jueves de la muerte en una semana de unas 385 personas con síntomas similares a los del nuevo coronavirus.

Tres médicos murieron recientemente, afirmó Jamil al diario local Al Ayyam, sin precisar la causa de los decesos.

Cifras subestimadas

En el hospital privado Al Kubi, las consultas aumentaron de 150 por día hace algunas semanas a más de 400 actualmente, dice el director del establecimiento Yasser al Nassiri, según el cual entre los pacientes muchos presentan síntomas cercanos a la COVID-19.

«El conflicto entre el gobierno y el (separatista) Consejo de Transición del Sur (STC) que proclamó la autonomía del Sur a fines de abril) y los combates en Abyane complican la situación», indicó a la AFP Nassiri, refiriéndose a una provincia adyacente a la de Adén, donde se enfrentan las fuerzas de ambas partes.

Yemen está inmerso en una guerra mortífera desde 2014 entre los rebeldes hutíes, apoyados por Irán y que controlan varias regiones del país, entre ellas la capital Saná, y el gobierno apoyado por la coalición liderada por Arabia Saudita a partir de 2015.

Este conflicto ha provocado la peor crisis humanitaria del mundo, según Naciones Unidas, y el colapso de la infraestructura sanitarias.

Según un recuento de la AFP a partir de cifras suministradas por el gobierno y los rebeldes, se registraban hasta el domingo 124 casos de contagio y 19 muertos en el país.

Pero esas cifras están ampliamente subestimadas, según Bamallem. Sólo una movilización internacional en favor de Adén puede frenar la propagación de la enfermedad, advirtió.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments