Mundo

Abas fustiga plan de paz israelo-palestino de EEUU ante el Consejo de Seguridad

Propuesta de la administración Trump no otorga a Palestina soberanía sobre su espacio aéreo ni marítimo, entre otras limitaciones.

El presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abas fustigó este martes ante el Consejo de Seguridad de la ONU el plan de paz israelo-palestino propuesto por Estados Unidos, al que calificó de «queso gruyer suizo».

«Rechazamos el plan israelí-palestino» que «pone en duda los legítimos derechos de los palestinos», dijo Abas mientras sostenía un gran mapa de Palestina con las fronteras que marca el plan de Washington.

«Me gustaría decirle al Sr. Donald Trump que este plan no puede lograr la paz y seguridad» porque «suprime todos los derechos de los palestinos. Esto no reúne las aspiraciones de una solución de dos estados», dijo Abas al Consejo.

«Si uno impone la paz, no durará, no puede durar», agregó.

Abas denunció especialmente la ausencia de Jerusalén Este en un futuro Estado palestino, subrayando que el plan hará de Palestina «un Estado fragmentado», similar a una situación de «apartheid» y con ausencia de una soberanía de su pueblo.

El texto no otorga a Palestina soberanía sobre su espacio aéreo ni marítimo, entre otras limitaciones.

Presiones de EEUU

En un serio revés, el lunes los palestinos renunciaron a pedir que el Consejo de Seguridad votara una resolución en rechazo al plan de paz de Estados Unidos para Medio Oriente, por falta de suficiente apoyo internacional, dijeron diplomáticos.

También desistieron de buscar apoyo en la Asamblea General, que se encuentra sometida a fuertes presiones de Estados Unidos para no aprobar el rechazo a su propuesta de paz.

Según un diplomático de una representación de occidente, Washington ha amenazado con «represalias» principalmente financieras a los países que se posicionen en su contra.

Estados Unidos y el Reino Unido enviaron el domingo a los demás países del Consejo de Seguridad una serie de modificaciones con el objetivo de desarticular las críticas que recibió el plan original, elaborado por Jared Kushner, asesor y yerno del presidente Donald Trump, presentado el 28 de enero.

Entre las modificaciones al texto propuestas por Washington, la mención a «dos Estados soberanos y democráticos» se suprimió para dejar en su lugar la redacción «dos Estados democráticos».

La propuesta, que se adhiere a la solución de ‘dos Estados’, otorga al Estado israelí, entre otras concesiones, la autorización para anexar partes claves de Cisjordania, el territorio palestino ocupado desde 1967, lo que incluye el estratégico Valle del Jordán.

Además, propone crear una capital de un eventual Estado palestino en Abu Dis, un suburbio de Jerusalén. Los palestinos quieren que toda Jerusalén Este sea la capital de su Estado. Además, prevé que Palestina sea un Estado desmilitarizado.

«Esos son nuestros territorios», dijo Abas. «¿Qué les da el derecho a anexar estas tierras?»

Propuesta «realista»

Para la embajadora estadounidense ante la ONU, Kelly Craft, el plan, que se acompaña de una inversión de 50.000 millones de dólares, «es realista y puede ponerse en práctica».

Según Craft, no se trata de un «tómalo o déjalo», sino una «oferta inicial», y llamó al diálogo entre israelíes y palestinos.

«Mi esperanza ferviente es que cuando se despeje el humo de la retórica, los líderes palestinos verán este plan como la oportunidad que representa, se remangarán la camisa y aprovecharán esta oportunidad para sentarse con los líderes israelíes a comenzar una nueva conversación», dijo.

En una declaración conjunta previa a la reunión del Consejo de Seguridad, los miembros de la Unión Europea que participan en esta instancia (Bélgica, Francia, Alemania, Estonia) junto a Polonia (que dejó el Consejo de Seguridad a fines del año pasado) subrayaron su compromiso con una solución de «un Estado de una sola pieza, independiente, democrático, soberano y viable» para los palestinos.

Abas reafirmó que «Estados Unidos no puede ser el único mediador» para la paz en Medio Oriente, y llamó al «cuarteto» que conforman Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU a «organizar una conferencia internacional de paz», sin ahondar en la propuesta.

Israel contra Abas

Para Danny Danon, embajador israelí ante la ONU, la paz requiere que los palestinos cambien a sus líderes.

«Solo cuando él (Abas) renuncie los palestinos e Israel podrán avanzar», dijo Danon.

Sin embargo, el rechazo de Abas a la propuesta estadounidense cuenta con el apoyo de la Liga Árabe, la Organización de la Cooperación Islámica y de la Unión Africana.

A pesar de la negativa de los palestinos de negociar con Trump, Abas dijo que sus primeras impresiones del mandatario estadounidense habían sido positivas.

Desde que ingresó a la Casa Blanca, Trump ha tomado medidas emblemáticas como reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, o cortar el apoyo a la agencia de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos.

«No sé quién le dio esos consejos. El presidente Trump que yo conocí no era de esa manera», dijo Abas.

Ir al contenido