Problemas económicos, políticos y sociales son parte de la realidad rusa

Rusia recibe su Mundial en medio de varios retos

Estadios requirieron 40% de los costos mundialistas.
Gobierno deberá resolver problema de megaestadios luego de Mundial.

A falta de una semana para que dé inicio el 21° Mundial de Fútbol mayor masculino organizado por la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) en el país más extenso del mundo, Rusia, UNIVERSIDAD quiere ir más allá de lo estrictamente deportivo. Por ello, en esta ocasión le presentará la realidad política, económica y social del Gobierno de este país, así como los mayores retos que tendrá antes, durante y después del Mundial, y el movimiento de la afición costarricense para apersonarse a la cita mundialista.

En términos generales, el país anfitrión de este Mundial llega con una realidad política, económica, social y deportiva convulsa. A continuación, se explicará cada rubro punto por punto.

Política en declive

En lo político, Rusia posee presencia militar en Siria, además de añejos conflictos territoriales contra Ucrania y Georgia. Además, el Presidente Vladimir Putin, en el poder desde 2000 pese a un corto período entre 2008 y 2012 en el que fue Primer Ministro, y reelecto hasta 2024, ha recibido varias denuncias por supuestas violaciones de derechos humanos en Chechenia, así como contra opositores de su gobierno, migrantes y personas sexualmente diversas. Aunado a ello, se le acusa de concentrar los medios de comunicación.

Prueba de esto es que el Observatorio de Derechos Humanos (RHW, por sus siglas en inglés) denunció el 15 de mayo que algunas de las maniobras gubernamentales incluyen censura de Internet, represión contra la oposición e incluso negar la visa a periodistas de otros países que den a conocer escándalos internos del Gobierno, tales como el dopaje de los atletas de Rusia.

Otro ejemplo tiene que ver con el supuesto envenenamiento de un exespía en Inglaterra, lo cual le valió que tanto los países británicos, como Estados Unidos y cerca de 20 naciones europeas más expulsaran a diplomáticos rusos de su territorio. En respuesta, el Gobierno ruso se sacudió de las acusaciones e hizo lo mismo contra sus sancionadores.

Todo esto lo ha llevado a una baja calificación en términos de democracia por parte de la revista financiera The Economist, que le dio en 2017 un 3,17 (de un máximo de 10), en una tendencia a la baja sin final cercano.

Economía crece, pero no hay bonanza

Por otro lado, el rublo a duros esfuerzos ha logrado mantenerse entre los 57 y 62 por dólar, mientras que los índices inflacionarios han bajado desde hace tres años. Esto fue posible porque se pasó de un 16% en abril de 2015 a un 2,4% en 2018, tomando en cuenta que hasta 2015 experimentaron una recesión económica por culpa de las sanciones internacionales interpuestas debido a la anexión unilateral de Crimea. También, ayudó el alza de los precios de petróleo y gas natural, de los cuales Rusia es uno de los principales productores y proveedores alrededor del mundo.

Pero esa bonanza no la disfruta el ciudadano pues, aunque el desempleo es muy bajo, de un 5,5%, los salarios no dan para un único trabajo, pues el sueldo mínimo es de 134 euros, cuando el costo de la vida les pone un mínimo de 155 para sobrevivir. Esto ha forzado a la población a tener dos o más empleos para salir adelante, según el diario El País de España previo a las elecciones rusas.

Hospitalarios, pero homofóbicos

En el plano social, el ciudadano ruso se caracteriza por ser amigable, generoso y hospitalario con sus invitados. Tanto así que sus fiestas son ostentosas y pueden entregarles a sus invitados cualquier objeto que a ellos les guste.

Igualmente, son muy familiares, y las generaciones conviven en una misma casa, ya que nunca se pasan a los adultos mayores a centros para ellos, ni tampoco se echa de la casa paterna a los hijos que alcanzan la mayoría de edad.

Sin embargo, hay resentimiento y xenofobia contra nacionales de otros antiguos países soviéticos, estadounidenses y países balcánicos. En particular contra Ucrania, al punto de que los entes deportivos internacionales, incluidos futbolísticos, han prohibido competencias entre ambos países.

Además, la homofobia en todas sus manifestaciones es palpable. Según el Pew Global Research, tres de cada cuatro rusos rechazan la diversidad sexual, al punto de que existen grupos que acosan, agreden y asesinan a personas sexualmente diversas de forma impune y legitimada por la Ley contra la Propaganda Homosexual, que persigue con multas y cárcel cualquier difusión a favor de la diversidad sexual por cualquier medio. Así, varios profesionales de distintos ámbitos han tenido que asilarse en otros países para preservar su integridad.

Fútbol en declive y sin esperanzas

Todo el declive de Rusia desde la desintegración de la URSS se notó también en el plano del fútbol. Con el nombre de la URSS alcanzó su mejor puesto en un Mundial (cuarto en Inglaterra 1966), era un cliente frecuente de los mundiales y siempre llegaba a la segunda fase.

Con el nombre de Rusia nunca pasó de la fase de grupos. Y en esta ocasión, la afición no tiene motivos para pensar en un papel diferente, pues el equipo ruso apenas está en la 66° posición del ranking, apenas un puesto encima de su oponente de inauguración, Arabia Saudí. Aunado a esto, tiene varios amistosos contra todo tipo de oponentes, sin ganar ninguno, y sus únicos partidos oficiales fueron los de la Copa Confederaciones 2017, donde se vieron mal, por lo que las dudas y el escepticismo se acrecientan. Medios y aficionados catalogan como un milagro pasar a octavos de final a costa de Egipto y los saudíes.

A tiempo, lujosos, pero…

Pese a que las obras de construcción o remodelación de cada uno de los 12 estadios mundialistas han ido a tiempo, existen denuncias por parte de varios medios y organismos internacionales de derechos humanos sobre el encarecimiento de los costos, la corrupción que implicó a altos funcionarios municipales y la muerte de obreros de construcción durante las obras, así como las malas condiciones laborales que tuvieron algunos. Por ejemplo, la RHW denuncia que a algunos trabajadores en el Arena Yekaterimburgo se les hizo laborar bajo temperaturas inferiores a los -25°C y sin suficientes descansos para calentarse.

Por otra parte, los gastos en toda la logística mundialista excedieron los $10.800 millones. De ellos, solo los trabajos en los estadios representaron más del 40%. Y únicamente San Petersburgo, sede del juego entre Costa Rica y Brasil, representó la sexta parte de ese rubro, debido a filtraciones en el techo y constantes cambios de gramilla por su escaso crecimiento. Estos problemas aún no han sido subsanados. Por otro lado, el Arena Volgogrado fue construido en medio de proyectiles sin estallar y cadáveres de soldados desde la Batalla de Leningrado, durante la II Guerra Mundial.

Sin embargo, los problemas no terminan allí. En Sochi, el futuro es incierto, pues se construyó únicamente para los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014 y se remodeló para este Mundial, pues no hay equipos de fútbol; mientras que en Nizhny Novgorod, donde Costa Rica jugará ante Suiza, el club local registra asistencias promedio muy por debajo de la capacidad de su estadio (menos del 5%); y tras el mundial, el Estado federal y los gobiernos locales serán los únicos responsables de buscar una solución al respecto. Además, otros estadios tienen un difícil acceso respecto de la ciudad, como Sochi o incluso Samara, donde Costa Rica enfrentará a Serbia, pues se estima que los tiempos de recorrido entre estadio y ciudad de estas ciudades superan una hora.

Al respecto, los organismos oficiales justificaron los altos costos debido a que la FIFA les exige esta cantidad de estadios, de los cuales las dos terceras partes deben ser completamente nuevos, construidos para el Mundial y, además, deben tener una capacidad para entre 40.000 y 80.000 personas, así como adaptarse a las exigencias tecnológicas de los tiempos, tales como cámaras de avanzada o diseños amigables con el ambiente.

Expectativas de visitación

Según el director del Comité Organizador Local (COL), Aleksey Sorokin, las expectativas son de 600.000 visitantes según se desprende de una publicación del medio digital Sputnik. Sin embargo, otros sitios como Portal de Turismo estiman que entre junio y julio esta podría ser la cantidad adicional de turistas extranjeros que lleguen a territorio ruso, tomando en cuenta que cada año Rusia recibe a 4,3 millones de turistas internacionales en ese mismo período.

En cuanto a viajeros desde Costa Rica, el embajador ruso Alexander Dogadin proyectó, en una entrevista brindada a La Teja en diciembre de 2017, un total de 10.000 personas. Sin embargo, a mayo de 2018, el jefe de la sección consular, Egor Blagodatskiy, estimó ante UNIVERSIDAD un total de 6.000 costarricenses que irían a territorio ruso a partir de publicaciones que observó, pero sin tomar posición al respecto, ya que desde abril se eliminó el requisito de la visa para turistas costarricenses, siempre y cuando tengan su Fan ID o identificación del aficionado. Con eso ya no es necesario pasar a la embajada rusa a hacer ningún trámite.

Por otra parte, en la Agencia de Viajes Colón, única autorizada para vender paquetes mundialistas en el país ya sea por sí o a través de subagentes no exclusivos autorizados, un agente de ventas que solo se identificó como Luis, se mostró satisfecho con la respuesta de la afición costarricense. “A hoy solo nos quedan siete paquetes completos, teníamos para un partido, para dos, pero ya se agotaron; entonces ha habido muy buena respuesta”, explicó. Consultado sobre otro paquete que se encontró en la página, de clasificación para los octavos de final, Luis respondió que este solo se ofrecería si la Selección conseguía avanzar de ronda.

Para tener este documento, se necesita haber comprado de previo una entrada para alguno de los 64 partidos mundialistas, haberse registrado en el sitio https://www.fan-id.ru/, completado los formularios y haber solicitado que se lo envíen por correo postal y elegir su oficina de correos más cercana, ya que Costa Rica no tiene un centro de distribución de Fan ID. Los más cercanos están en Guatemala, República Dominicana o Colombia.

 

 

 

 

0 comments